www.noticiasdealmeria.com

Arellano: la falta de inversión del Gobierno central en infraestructuras merma la competitividad de Andalucía

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, ha señalado que las exportaciones han sido motor del crecimiento andaluz

El consejero de Economía y Conocimiento, Antonio Ramírez de Arellano, ha asegurado que la falta de inversión del Gobierno central en materia de infraestructuras, unido a la infrafinanciación de la comunidad autónoma y el “ridículo” Fondo de Compensación Interterritorial “merman” la competitividad y la convergencia de Andalucía, cuya economía pese a todo sigue creciendo por encima de la media española y muy por encima de la europea impulsada por el motor de las exportaciones.



El consejero, que ha intervenido en el Foro Joly del Diario de Almería, ha pedido al Ejecutivo que “reflexione” y cambie su política con Andalucía, donde “las infraestructuras son esenciales”, poniendo como ejemplo la provincia de Almería con el Corredor Mediterráneo o las infraestructuras eléctricas. “No se trata de un capricho, pedimos inversiones para poder realizar cambios estructurales que impulsen la reindustrialización de Andalucía, para proyectos innovadores” que sitúen a Andalucía en una posición competitiva internacional.



Ramírez de Arellano ha recordado que el Gobierno incumple la Disposición Adicional Tercera del Estatuto de Autonomía, que establece que Andalucía debe recibir una inversión en función del peso de su población (casi cinco puntos más). Esto suma una diferencia de 2.300 millones de euros en los últimos diez años, una cantidad que equivale a un 1,6% del PIB de Andalucía y a la creación de 38.000 empleos, lo que demuestra el impacto que hubiera tenido sobre la marcha de la economía andaluza y su convergencia con la UE.



Ramírez de Arellano ha criticado con dureza que el Gobierno haya “desnaturalizado por completo” el Fondo de Compensación Interterritorial, un instrumento que nació con el objetivo de lograr la igualdad entre regiones y cuyo importe se ha reducido a una cantidad “irrisoria”, 432 millones de euros, menos del 0,1% de los Presupuestos Generales del Estado para 2018. Con esta cantidad, que supone 16 euros por habitante de las comunidades más desfavorecidas, se tardarían unos 1.000 años en converger, dado que en la actualidad la brecha es de 10.000 euros por habitante.



El consejero ha lamentado que Andalucía esté infrafinanciada, de forma que “las regiones más ricas no sólo suelen recibir más financiación sino que tienen que destinar menos fondos a corregir la divergencia en las condiciones de las personas” a través de los servicios públicos básicos. En cambio, la Junta de Andalucía tiene que hacer un “esfuerzo” adicional para mantener sus servicios básicos en una comunidad autónoma donde la elevada tasa de paro, pese a lo cual gracias a dichas políticas “los indicadores de riesgo y de pobreza han mejorado”.



Convergencia

Ramírez de Arellano también ha destacado la evolución positiva de la economía andaluza, marcada por las exportaciones, que se sitúan en un 20% del PIB andaluz y que han batido de nuevo récords con cifras superiores a los 20.000 millones de euros entre enero y agosto, con un 18,5% de incremento respecto al año anterior. Para lograr esto se ha tenido que producir un cambio estructural, porque “el mercado internacional es muy competitivo y con ventajas coyunturales relacionadas con bajos salarios –por los que optó el Gobierno central ante la crisis--, sólo con cualidad y la innovación”.



El consejero ha destacado el papel de los empresarios en el cambio de modelo productivo de Andalucía y especialmente ha subrayado la capacidad del empresario almeriense para cambiar su mentalidad e incorporar continuamente innovaciones que han hecho que los productos hortofrutícolas almerienses multipliquen por cuatro su productividad. Innovación que está, además, “conectada de forma directa con la calidad” y que les ha llevado a competir en los mercados internacionales.



En este sentido advirtió que estos aumentos exponenciales terminarán en un futuro, aunque las exportaciones seguirán en cotas muy altas, por lo que considera necesario que se produzca una reactivación del mercado interior mediante la subida de salarios.



El consejero ha repasado la evolución de la comunidad autónoma en los últimos 30 años (1981-2015, el último año fiscal cerrado), en los que ha convergido con el resto de España en distintos aspectos, entre los que destaca la formación. En este aspecto en 1981 sólo uno de cada cinco andaluces tenía una formación reglada, mientras que en la actualidad nueve de cada diez tiene algún tipo de cualificación, lográndose los mismos niveles de España y “salvando una brecha enorme”.



En cuanto a la estructura productiva, también se ha convergido y en la actualidad es similar a la del resto de España, con un mayor peso del sector servicios. De hecho, en estas tres décadas “Andalucía ha retenido más industria” que la media del país, pasando de un peso del sector industrial del 17,7% al 12% mientras que en España se ha pasado del 30% al 17% actual. En cuanto a su población activa, se ha duplicado hasta los cuatro millones de personas y en este periodo se ha generado un millón de empleos. En el caso de las exportaciones, se han multiplicado por 25 en este periodo.



No obstante, para continuar la senda de la convergencia se hace imprescindible, asegura, una financiación y una inversión en infraestructuras adecuadas y que cumplan con el Estatuto de Autonomía de Andalucía.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.