www.noticiasdealmeria.com

Cínico Estado de Excepción españolista

google+

Comentar

Imprimir

Enviar




"Los crímenes de la dictadura son particularmente graves por el hecho de ser promovidos por el aparato del Estado, garante teórico de la legalidad. No solo destruyen las vidas de los individuos, sino las mismas bases de la vida común".

Tzvetan Todorov




El gerifalte Mariano... ¿se levantó quizá alguna vez una mañana contemplándose en una condición más elemental, transformado en la monstruosa curiana creada por el autor de La Metamorfosis? En la misma cama matrimonial política se vería yaciendo con Pedro Sánchez, vuelto babosa informe complaciente, y con el escarabajo pelotero Falangito Rivera. ¡Quién sabe! O tal vez entre la vigilia y el sueño no agita el registrador pontevedrés sus seis espinosas patas y sus antenas, recostado sobre sus élitros... sonámbulo daría órdenes a sus tropas de la judicatura creyéndose el general Cneo Pompeyo Magno, disponiendo en hileras a los esclavos crucificados, todos con barretina. No le importan los perdidos despojos del cadáver de su tenaz adversario, un desdibujado Espartaco Puigdemont.


Ni siquiera hubiera aceptado la capitulación al estilo de sus otros vasallos euskaldunes de Neguri, atiborrándoles con inflados 'cupos' de chuletones mientras discriminan a los siervos andaluces con ilegal 'asimetría' mezquina, sin reparar en que más de la mitad de los niños al sur del Guadiana andan malnutridos. Los delirios de algún portador de RH megalomaníaco pueden llegar a manifestarse con los más extraños contornos oníricos del supremacismo clasista, al trasegar riojitas gran reserva. Basta con contemplar las hechuras del diputado del PNV Aitor Esteban, tan magras seguro por su escasa ingesta de proteínas.


Interpretar las leyes al antojo de inescrupulosos mandatarios no representa novedad alguna. Nos previene de ello el sabio refranero desde antaño: "Allá van leyes, do quieren reyes". Ya en septiembre lo denunciaron el presidente de la Generalitat, ahora a punto de ser depuesto para humillación de los catalanes; y también Anna Gabriel, parlamentaria de la CUP: "Catalunya vive en un Estado de Excepción encubierto". Lo que el mes pasado parecía casi un vaticinio, ahora se ha convertido en brutal realidad. La presunción del 'estado de derecho' de ciertos desalmados en muy poco se diferencia de la ley de la jungla, donde el gorila marca su territorio. Mucho peor aún al mediar la hipocresía, como veremos.


Prima facie pudiera considerarse que la autodenominada 'constitución española' otorga alguna legitimidad a la hora de su aplicación. Nada más lejos de la realidad. En sus orígenes hace cuarenta años no fue dispuesta la preceptiva Asamblea Constituyente, con posterioridad a una Destituyente. Se pasó de unas Cortes constituidas franquistas a otras 'constituyentes' por la jeta en la pseudodemocracia que hoy hace aguas por todas partes, y por ello no encuentra más argumento que la bestial represión, adobada por un aluvión imparable de corruptelas impunes, las cuales escandalizan al mundo por su desfachatez. Sin auténtica Separación de Poderes - en origen, ejercicio y funciones - no asombra a propios y extraños por ello que Nicolás Maduro no se deje intimidar, con las zafias formas caciquiles de los bucaneros opusinos, dándole lecciones de moral inverosímiles.


Fueron 'siete papás' de la sedicente 'ley de leyes' - entre los cuales figuraban el Carnicero de Vitoria, Fraga, y el abogado de la mujer de Urdangarín, Roca - los que reunidos en secreto y con retales de otras constituciones pergeñaron el presente sacrosanto e inmutable camelo. Cuando una verdadera Constitución se caracteriza por no convertirse en dogma y corsé para las generaciones futuras, como ya advirtieron los primeros constitucionalistas del S. XVIII. Hoy la mayoría de los súbditos, creyéndose ciudadanos de la impresentable monarquía partidocrática que nos sojuzga, no la han votado. Sin embargo el indigno y decimonónico bipartidismo turnista mal camuflado hoy sí la modificó de la noche a la mañana con el delicuescente ZP, según el diktat de Berlín, para imponer un techo de déficit sin que mediase aceptación popular alguna (ved Art. 135 de la constitución, antes y después del apaño de la Pp$OE).


El despótico tripartito en el poder pretende ejecutar ahora el Artículo 155 de su 'constitución', sin atender a que para hacerlo debe dar instrucciones a las Autoridades Autónomas, según advierte el Párrafo 2, que ellos se saltan a la torera. No sólo esa posible arbitrariedad. Ya han intervenido las finanzas, las comunicaciones postales y enviado fuerzas militares a Catalunya con carácter policial - indefinición en la que está la guardia 'civil' sin equiparación de sus salarios con las otras Fuerzas -, sin la aprobación del Senado o el Congreso, ni mucho menos respeto a la voluntad mayoritaria de todos los votantes del Estado previa consulta.

Copian de modo salvaje a Francia con la Operación Centinela perennizada a capricho para recortar derechos, como si allí estuviesen en Afganistán.



Lo que nos están colando con ilegalidad e ilegitimidad manifiestas, en apariencia - en plan interpretación arbitraria del redivivo TOP, Tribunal de Orden Público franquista -, con el trampantojo 'constitucional' del 155, es el Artículo 116, Apartado 3, sin someterlo a la aprobación de la mayoría del Congreso, ni respetando los treinta días prorrogables prescritos, burlando la ley orgánica o decreto necesarios para ello. Un brutal Estado de Excepción permanente (por si fuera poco anuncian la violación de los medios de comunicación autonómicos, y les van a imponer unas elecciones donde por la ley del Gran Capitán contarán los votos los clerical-franquistas, junto con sus tiralevitas naranjas y sociatas vendidos, quizá con ayuda de nuevo del 'hermano' de Indra, Abril-Martorell). Copian de modo salvaje a Francia con la Operación Centinela perennizada a capricho para recortar derechos, como si allí estuviesen en Afganistán. Si bien con el patético mayordomo de Merkel, Macron, a nadie debe sorprenderle...


Se pudiera entender que la vergonzante P$OE, neofalangista a partir de Suresnes, se postre a los pies de Moncloa fingiendo oposición, al igual que los oportunistas de Ciudaenanos con los que conforman una troika ordoliberal (y los tres completan la cuadrilla con sectas de facinerosos del Vaticano, sin fiscalización económica digna de tal nombre y cesión de soberanía). Pero ¿qué decir de Pablo Manuel Iglesias Turrión, mascarón de proa de la 'izquierda' de Unidos Podemos? Podrían los morados haber contenido esta crisis sin problema, porque cuentan con los votos suficientes para consultar a toda la ciudadanía del Estado, propiciando un referéndum por su misma ley obligatorio. No vinculante, aunque sí serviría de brújula o toma de temperatura para una reforma constitucional, con una sencilla pregunta... por ejemplo: "¿Desea que su Autonomía sea un Estado con forma de República?". Sabríamos así con que grado de aceptación cuentan los pretendidos 'constitucionalistas' y la propia monarquía. México se llama Estados Unidos Mexicanos, como su ingrato vecino del norte, o el Reino Unido lo es con varias naciones dotadas de carta de naturaleza legal, y nunca se ha hundido la bóveda celeste. Si Unidos Podemos no hace ni el amago de preguntar a la sociedad civil, y al Coletas le pone mucho más posar de charlatán de feria que de estadista... ¿no cabe figurarse que Vistalegre II ya se ha encastado en la mamandurria del machito de los cargos, y su supremo líder incuestionable se ha tornado Isidoro 2.O?


Mas el imperialismo se caracteriza por simular su grosera condición. Ficción que consigue si el 'adversario' flaquea con tanta labilidad como Alberto Garzón, de Izquierda Unida, el cual sostiene que 'hay que desconfiar de la exigencia de autodeterminación por las partes ricas' del Estado. Al parecer no subraya idéntica lógica en relación a la difuminación identitaria y la presunta falta de interés por el autogobierno en 'las partes pobres'. La redención de los parias de la tierra se conoce que únicamente puede ser susceptible de interés o aplicación del Duero-Ebro para arriba. Los meridionales ya nos alimentamos con las pamemas doctrinales propagandísticas que le ordena su politburó centralista, para consumo de pardillos. Lo del 'patria o muerte' de tantas naciones socialistas a lo largo de la historia, para el señorito de Logroño puñito en alto en la intimidad, no le cuadra o lo desprecia.


Mientras tanto Mariano aún no ha despertado de sus ensoñaciones autoritarias. Faraoncito cañí del espacio y del tiempo. Contempla por inepto a un imperio rojigualdo perdido en el sentir de las gentes por el Levante a causa de su bárbara arrogancia. Al menos dejará ahora a todos con una hora de luz vespertina menos, obligando a atrasar el reloj con el cuento del 'ahorro', senda marcada por Hitler para recluir a los de los países fríos septentrionales en casita, con discreción, sin necesidad de un toque de queda. Sobre todo los Pueblos que dependemos del turismo estamos encantados...


Irracional, la penumbra de la inconsciencia no cesa. Quieren auparlo en vano del colchón kafkiano tres coleópteros elegidos por el dedazo de su gorda führeresa Merkel, insaciable depredadora que ya ni se sonroja por tener a casi seis millones de ciudadanos que han votado a un partido nazi y racista, convirtiéndolo en tercera fuerza del Reichstag con noventa y cuatro diputados. De similar factura a aquella tétrica ideología que causó setenta millones de muertos, le importa menos ese Horror resurgido de las tinieblas, que el grado de 'blanqueo' de su ciudadanía germana, la cual se traga 'derechos de sangre' ¡en un nuevo milenio! Los tres cínicos insectos coprófagos de Berlín: el lacayo de Berlusconi Tajani, el ultranacionalista polaco Tusk (colmillo, en inglés) y el feliz ciudadano de un paraíso fiscal, el luxemburgués Jüncker - tan querido por las corporaciones industriales a las que tantos impuestos ha ahorrado -, no consiguen incorporar de su absurdo lecho inmovilista y lavarle las zurrapas a su paladín Mariano, el Fumigacatalanes.


Y es que representar al partido más corrupto de Europa da más pesantez que al tirano Franco en el 75 sus achaques... sólo que ahora la extremaunción podría cernerse inexorable sobre el monárquico-papismo.