www.noticiasdealmeria.com

Cuando tres menos uno es cero

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Ciudadanos comenzó con mal pie en el Ayuntamiento de Almería, anunciado primero que darían sus tres votos para que el socialista Juan Carlos Pérez Navas fuera alcalde en coalición con Izquierda Unida, y cambiando luego esa decisión en el último instante para hacer entregar la Alcaldía al Partido Popular, el más votado -y con diferencia- en las elecciones municipales.

Pero pasados aquellos duros momentos, Miguel Cazorla había logrado encauzar la posición de su grupo municipal, buscando siempre ese difícil equilibrio entre ser oposición, y a veces mimetizarse con el Gobierno municipal a base de vender muy bien ante la ciudadanía aquellas medidas que lograban imponerle al PP en la gestión de la ciudad.

El problema es que todo eso se ha acabado. El paso dado por la concejal Mabel Hernández de abandonar el grupo y permanecer como no adscrita, deja a Ciudadanos sin ningún poder de presión, ni tan siquiera de negociación.

El PP solo necesita un voto para tener mayoría absoluta, y no es que la no adscrita se lo vaya a dar de modo sistemático, pero lo cierto es que cualquier posible acercamiento para una votación ya no pasa solo por Miguel Cazorla, quien tras dar su apoyo a los presupuestos municipales y haber presumido de imponer medidas que luego adopta el PP, tendría muy difícil decir ahora que no. Ahí está la edil no adscrita, con quien también se podrá hablar.

Ciudadanos ha venido ejerciendo de bisagra, y esa era su baza electoral, el colocarse en el centro, el demostrar que puede aportar ideas, que puede lograr que esos proyectos se ejecuten, y que al mismo tiempo está vigilante como cualquier partido de la oposición.

A partir de este momento, Cazorla tiene abiertas dos vías, y tiene que elegir entre ellas. Una es la de mantenerse como si nada hubiera ocurrido, y seguir trabajando en la misma línea aunque sus dos votos no sean del todo determinantes, y la otra es la de optar por el enfrentamiento directo con el PP, alinearse como un grupo más de oposición, y ser eso, oposición. Lo primero le ha venido dando buenos resultados.