www.noticiasdealmeria.com

El Gobierno andaluz cumple con Almería

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Más de 316.000 habitantes de la provincia de Almería, casi el 50 por ciento del total de la población, son los beneficiarios de las obras que en materia de depuración lleva a cabo la Junta de Andalucía. Con una inversión cercana a los 50 millones de euros, las actuaciones que ha culminado recientemente el Gobierno andaluz o aquellas en las que está trabajando suponen un extraordinario impulso a la mejora del tratamiento de las aguas residuales urbanas de la provincia. Estas obras son una realidad gracias al denominado canon de mejora de infraestructuras hidráulicas. Su carácter solidario permite realizar estas y otras actuaciones en nuestra provincia.

Una de las más destacadas -se ha puesto en servicio recientemente - es la ampliación de las instalaciones de El Bobar en Almería capital y las obras de Saneamiento de la Mancomunidad del Bajo Andarax, que han supuesto en su conjunto una inversión por parte de la Junta de 22,9 millones de euros. La ampliación de la capacidad de tratamiento de la planta depuradora de la capital ha permitido la conexión, a la red de saneamiento ejecutada, de los vertidos de los municipios de Benahadux, Gádor, Huércal de Almería, Pechina, Rioja, Santa Fe de Mondújar y Viator, eliminando de esta manera el problema histórico de vertidos incontrolados de aguas residuales al cauce del río Andarax y que daba lugar a la proliferación de malos olores y mosquitos.

De otro lado, durante este año se han iniciado las obras de la estación de tratamiento de aguas residuales de El Cautivo, en el Municipio de Níjar, que cuentan con una inversión de 5,3 millones de euros; las de las nuevas instalaciones de Huércal-Overa, con un presupuesto de 4,8 millones de euros y, de la misma manera, continúan las de la depuradora de Uleila del Campo, que entrará en servicio a finales de este año tras una inversión de 2,6 millones de euros.

Además, se acaban de licitar las obras de construcción de la nueva depuradora de Antas, que tiene un presupuesto de 4,8 millones de euros y está dimensionada para el tratamiento equivalente a los residuos generados por más de 6.000 habitantes. De esta manera, al igual que en el resto de las infraestructuras citadas, se garantiza su funcionamiento teniendo en cuenta el crecimiento de la población que pueda experimentar el municipio en los próximos años.

Las actuaciones que está llevando a cabo el Gobierno andaluz en esta materia, también en otras que hemos comentado en semanas anteriores, contrasta con la inactividad del Gobierno de Rajoy, que tiene entre sus compromisos, al estar declaradas de Interés General, la ampliación de las depuradoras de El Ejido, Adra y Roquetas de Mar, que se encuentran al límite de su rendimiento desde hace ya varios años. La mejora de estas instalaciones permitiría, además, mediante un tratamiento complementario, reutilizar estas aguas para el regadío, tal y como vienen demandando los regantes del Poniente almeriense.

Es evidente, a la vista de los hechos, que hay un gobierno que cumple con Almería, el de Susana Díaz, y otro que lleva cinco largos años castigando a nuestra provincia con cero obras y cero inversiones. En ese sentido, el Partido Popular debería pedir perdón todos los días por este desprecio a los almerienses, a una provincia donde la obra pública corre a cuenta exclusivamente de la Junta de Andalucía en más del 80 por ciento del total de las licitaciones. Del Gobierno de Rajoy seguimos sin noticias.