www.noticiasdealmeria.com

Estabilidad que sienta bien a Almería

google+

Comentar

Imprimir

Enviar




El Gobierno andaluz que lidera Susana Díaz ha dado ejemplo de entendimiento y diálogo, y ha demostrado una gran capacidad de trabajo para dotar a Andalucía de la estabilidad política que necesita y que redundará en una estabilidad económica para invertir en las cuestiones que la población necesita. Los Presupuestos andaluces para 2018, como ha anunciado nuestra presidenta, tendrán un marcado carácter social. Es un buen acuerdo para los andaluces y andaluzas, que da estabilidad política y mejora directamente la vida de los ciudadanos y ciudadanas en nuestra tierra, que tendrán mejores servicios públicos y pagarán menos impuestos, con el objetivo que la recuperación económica llegue a las familias.

El presupuesto de la Comunidad Autónoma para 2018 presentará un crecimiento notable en las partidas que garantizan la igualdad de oportunidades entre los andaluces. En Salud aumentará el presupuesto en un 5%; en Educación, un 3% donde destacan los 1.355 millones en universidades -30 de ellos para la bonificación de matrículas gratuitas. La inversión en Igualdad y política social aumentará un 7%, incorporando una de las medidas ‘estrella’ de este presupuesto: 198 millones para la Renta Mínima de Inserción Social. La Dependencia alcanzará los 1.184 millones, con un incremento del 2,2%. Se reforzará el personal de justicia y habrá un plan especial de refuerzo para la resolución de conflictos vinculados a las cláusulas suelo

En Andalucía, desde una perspectiva progresista, los socialistas hacemos compatible una reforma fiscal que va nuevamente dirigida a las clases medias con un crecimiento y revitalización del Estado de Bienestar, que es lo que garantiza la igualdad.

Un apartado fundamental del acuerdo político alcanzado la semana pasada en el Gobierno andaluz es la tranquilidad que desde el punto de vista fiscal se da a las familias a quienes se les garantiza que solo los millonarios pagarán el impuesto sucesiones. A partir de este momento se van a ver las verdades y las mentiras. Estas últimas, las del PP cuyos políticos van a quedar en evidencia y la sociedad podrá comprobar la burda manipulación que hicieron de dicho impuesto al tratar de atemorizar a la gente con los diferentes impuestos que tienen que asumir las familias cuando se produce una muerte.

El PP hizo creer que todo era el impuesto de sucesiones y ahora se verá que no. Las plusvalías y los gastos de registro y notaría serán los únicos a abonar. El impuesto de plusvalías supone para el Ayuntamiento de Almería unos ingresos anuales de unos ocho millones de euros; cuatro en El Ejido y un millón y medio en Roquetas.

Esas cuentas están claras y se cumplirán gracias a la fortaleza de la que hoy goza el Gobierno de la Junta de Andalucía y de la que nuestra provincia va a salir beneficiada. Almería es, y lo seguirá siendo, una de las provincias en las que más invierte la Junta que, a su vez, es la administración pública que más dinero público revierte en Almería, en su progreso y en su empleo.

La estabilidad política va a permitir que se lleven a cabo muchos e ilusionantes proyectos en 2018 en nuestra provincia, como el materno infantil y la Casa del mar, obras en centros educativos en toda la provincia y construcción de otros como los de Viator y Almerimar, además de la creación de depuradoras y el impulso a la Autovía del Almanzora y otras obras públicas.

Una apuesta decidida de la Junta de Andalucía por Almería que se ve a diario en el BOJA y que tiene en el BOE la cara negra o b del PP y es la ausencia de inversión por parte del Gobierno central. Los sucesivos gobiernos de Rajoy han tenido la cifra de ‘cero’ inversión para la provincia mientras que el Gobierno de Susana Díaz y la estabilidad con la que le ha vuelto a dotar le sientan excelentemente bien a nuestra tierra.