www.noticiasdealmeria.com
La Guardia Civil investiga al propietario de siete canes por un delito de maltrato animal
Ampliar

La Guardia Civil investiga al propietario de siete canes por un delito de maltrato animal

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Agentes de la Guardia Civil localizan 7 animales de raza canina en mal estado, desnutridos y deshidratados, en una finca del término municipal de Sorbas.
En una actuación iniciada a primeros del presente mes de agosto, agentes de la Guardia Civil de Almería investiga a una persona, vecino de la localidad de Sorbas (Almería), como presunto autor de un delito de maltrato animal.



Dicha actuación se inició a primeros del presente mes, gracias a la colaboración ciudadana, a través de la cual se tuvo conocimiento de la existencia de varios perros en el interior de un cercado, los cuales podrían encontrarse en malas condiciones higiénico sanitarias.



Hasta el lugar indicado se acercan agentes de la Guardia Civil para comprobar los hechos, observando desde el camino de tierra lo que parece ser una perrera cercada con un vallado metálico, de unos cincuenta metros cuadrados, donde tras una primera inspección desde el exterior se observa a varios perros atados con cadenas, así como casetas de construcción y cementadas.



Los agentes realizan varias comprobaciones en una nave cercana para localizar al responsable o propietario de los animales, localizándolo instantes después en el interior de la misma, y con el que se procede a realizar las comprobaciones oportunas para verificar el estado en el que se encuentran los animales.



Una vez dentro, llama la atención de los agentes el fuerte olor a animal muerto existente en el lugar, encontrando atados con cadenas un total de siete perros de gran tamaño y diferentes razas, siendo cinco de ellos de razas potencialmente peligrosas, en estado de desnutrición y deshidratación.



Dentro del recinto también observan excrementos, restos de pelo, orines y restos de huesos tirados por el suelo, así como botes de pintura reciclados para ser usados como bebederos, estando la mayoría vacíos, y los pocos que contenían algo de agua, la misma era de color verde.



Tras las primeras indagaciones con el propietario, este informa que la documentación de los animales no la tiene en ese momento encima, que la guarda en casa o en interior de un vehículo, que lo desconoce, circunstancia que llama la atención de los agentes.



Para verificar este punto, los agentes le solicitan que vaya sacando uno a uno los animales para comprobar el microchip, momento en el que el propietario reconoce que solo cuatro de los animales tienen cartilla y chip, los otros tres carecen de estos elementos y no están vacunados.



De la misma forma informa a los agentes que él saca a los perros de uno en uno a una parcela anexa, ya que los mismos se pelean entre ellos, circunstancia que los agentes sospechan que puede ser falsa, ya que los animales apenas se mueven, no siendo capaces de mantenerse en pie por sí mismos.



Como los animales no salen solos del interior de las casetas, los agentes le solicitan que los vaya sacando para comprobar su estado, observando como todos se encuentran desnutridos y deshidratados, si bien destaca la situación de tres de ellos.



El primero, un mastín cruzado, el cual presenta una herida en el cuello, al parecer provocada por la cadena que lo sujeta, y que no puede moverse, por lo que es sacado en peso por el propietario.



Un segundo can de raza rottweiler, presenta dos heridas, en la pata delantera y trasera derechas, en la que llega a verse el hueso, teniendo también que ser sacado en brazos por el responsable, animal que tras el reconocimiento del veterinario tuvo que ser sacrificado, ya que presentaba gangrena y leshmaniosis en la extremidad inferior derecha.



El tercer can, dogo cruzado, se encuentra en estado famélico.



Los agentes de Guardia Civil instan a esta persona a proporcionar agua y comida a los animales, así como a presentar toda la documentación que posea de los perros, cartillas, seguro de responsabilidad civil, licencia para la tenencia de animales potencialmente peligrosos, así como un informe veterinario.



Al día siguiente la Guardia Civil comprueba la documentación en la cual observan como los animales han sido reconocidos, vacunados, identificados con chip, así como regularizadas las cartillas, tanto de los perros que tenían como de los que carecían, manteniendo inspecciones periódicas para comprobar el estado de los canes.



Las diligencias instruidas por la Guardia Civil han sido remitidas al Juzgado en funciones de Guardia de Almería.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.