www.noticiasdealmeria.com
Las contradicciones y pasiones de Carmen de Burgos, al descubierto con ‘La Colombine’
Ampliar

Las contradicciones y pasiones de Carmen de Burgos, al descubierto con ‘La Colombine’

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

La hipnótica representación de Isabel Ampudia sobrecogió anoche en el Teatro Apolo en una obra dirigida por Juan Francisco Viruega

El Teatro Apolo recibió anoche la segunda de las obras teatrales incluidas en el amplio programa de actividades conmemorativas para recordar el 150 aniversario del nacimiento de la periodista y escritora almeriense Carmen de Burgos, organizado por el Área de Cultura, Educación y Tradiciones del Ayuntamiento de Almería, en colaboración con Diputación Provincial y el Instituto de Estudios Almerienses. Si en ‘Sueños de Carmen de Burgos’ del pasado mes de octubre la representación combinaba la cruenta historia de ‘Los Inadaptados’ con pasajes biográficos de su Níjar y Rodalquilar natal con flamenco como banda sonora, ‘La Colombine’ de ayer, dirigida por Juan Francisco Viruega, a partir de un texto de Rosa Jiménez y protagonizada por Isabel Ampudia, ofreció de manera más sobria y dramática los avatares vitales de una mujer desbordante y, en ocasiones, desbordada por una sociedad que no entendía de sus anhelos de libertad e igualdad.

Durante una hora, una soberbia Isabel Ampudia nos trajo las primeras ilusiones de amor de Carmen de Burgos, para pasar al posterior desengaño con Arturo Álvarez y su posterior creación del club de los matrimonios mal avenidos… Incluso llegarían a llamarla ‘la divorciadora’ en las tertulias literarias de Madrid, donde no tardaría en destacar y granjearse la simpatía de numerosas firmas ilustres de la época: Clara Campoamor, Victoria Kent, Blasco Ibáñez, Benito Pérez Galdós…o Ramón Gómez de la Serna, con quien tendría una criticada relación, por la diferencia de edad, durante veinte años, hasta que él huyo por temor a que la periodista que narró ‘el crimen de Níjar’, el que inspiró ‘Bodas de Sangre’ de García Lorca, tomara la venganza por su mano.

Pasiones y contradicciones como las que se reflejaban en sus columnas, donde siempre rechazó el término ‘feminista’ por su carácter excluyente. Y es que la mujer y la maternidad marcó su trayectoria vital: “la sangre huele a hierro y la mujer es sangre”, proclamaría una Isabel Ampudia que supo reflejar el desencanto vital de una mujer que entendía de los dolores concretos, no de los abstractos. Perder tres de sus cuatro hijos en vida, soportar malos tratos en sus relaciones de pareja, ser la primera mujer corresponsal de guerra y la omnipresencia del miedo junto a un ansia de la búsqueda de placer, marcarían una vida que finalizaría un 9 de octubre, mañana lunes se cumplirán 85 años, tras un fallo de corazón tras una tertulia sobre educación sexual.

Un recorrido por aspectos humanos del mito, a través de un excelente texto y una magistral interpretación. ‘La Colombine’ se erigió anoche en las tablas del Apolo, con una gran ovación final, para reclamar la importancia de su legado y el compromiso de su sufrimiento en aras de la dignificación de la mujer y la normalización de las relaciones interpersonales.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.