www.noticiasdealmeria.com

Las cuentas claras

google+

Comentar

Imprimir

Enviar



El Ayuntamiento de Almería ha aprobado la Cuenta General del Presupuesto de 2016 en tiempo y forma, cumpliendo la totalidad de las magnitudes que nos marca la Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera en cuanto al límite en la regla de gasto, porcentaje de deuda viva financiera y el límite máximo de periodo medio de pago a proveedores.

Los datos económicos siempre son farragosos, pero resumiendo: las cifras vuelven a confirmar la excelente salud de las finanzas municipales, repetidas durante los últimos años, en un escenario general de crisis, que han permitido bajar las tasas e impuestos a los almerienses y no renunciar a las inversiones, necesarias para el desarrollo de la ciudad y el mantenimiento diario de los barrios.

El nivel de ejecución de las inversiones del Consistorio en 2016, presididas en no pocas ocasiones por el obstáculo de administraciones como la Junta, siempre tan dispuesta, se cifra en un 38,6 %, por encima de la media en Andalucía, que es de un 31,8%, y el nivel total de ejecución de nuestro presupuesto ha sido de un 82,12 %, mejorando la media de los ayuntamientos andaluces (76,11 %).

82,12%

es el porcentaje del presupuesto del Ayuntamiento

de Almería.



Los datos positivos de la Cuenta General se evidencian también en un descenso del endeudamiento por habitante, de 658 a 607 euros, o el periodo medio de pago a proveedores, que de 27,14 ha pasado a 16,07 días. Indicadores que han posibilitado una rebaja en la presión fiscal y estimular la creación de empleo, objetivos prioritarios de nuestra gestión municipal.

Una administración cumplidora, y el Ayuntamiento lo es con sus proveedores y en el pago de sus inversiones, se traduce sin duda en una mayor confianza que posibilita a emprendedores, autónomos y empresas a colaborar en la dinamización económica de la ciudad y, por tanto, a generar puestos de trabajo. Y por este camino vamos a seguir porque, como siempre hemos defendido, donde mejor está el dinero no es en las arcas municipales, sino en el bolsillo de los ciudadanos.