ENTREVISTAS

Carmelo Rodríguez: "Todos tenemos claro que nuestro único interés aquí dentro es el académico"

Lunes 26 de enero de 2015
Los resultados de las elecciones al Claustro de la Universidad de Almería han dejado en evidencia que soplan vientos de cambios, y que lo hacen con fuerza. Carmelo Rodríguez es el hombre que encabeza ese cambio que culminaría con su elección como rector, siendo la única alternativa frente a Javier de las Nieves, el candidato oficialista apadrinado por el actual rector, Pedro Molina, y su entorno. Entre las cosas que cambiarán figura la creación de la figura del interventor, la fiscalización de las cuentas, las auditorías externas, un portal de transparencia y apoyo a la interncionalización.

Escuche la entrevista



El candidato a rector se siente reconfortado por los resultados de las elecciones claustrales que han servido, según explica, para medir la intensidad del deseo de cambio en la comunidad universitaria, pero también para que los “indecisos” comiencen a “visualizar” lo que se avecina. Todo esto ha tenido un reflejo positivo en el ánimo de Carmelo Rodríguez y quienes le acompañan en el proyecto, tal como reconoce él mismo.

Pero más allá de cambiar su pequeño despacho en la tercera planta del edificio de Matemáticas donde hablamos, por uno amplio en el flamante rectorado, el candidato abunda en que el cambio debe sostenerse sobre tres pilares: la transparencia ("la gente quiere gestión transparente"), la gestión participativa (no se reune el Claustro desde hace dos años cuando debía hacerlo cada seis meses), y el reconocimiento profesional. Todo lo cual, dicho así, puede no parecer más de lo que cualquier otro pudiera prometer.

Carmelo Rodríguez reconoce que su propuesta no es original, “se trata de parámetros normales, pero en esta Universidad se echa de menos, y hay que buscar que se visualice con medidas concretas”. Parámetros tan normales como dotar a la UAL de un interventor del que carece, motivo por el que "se justifican los gastos pero no se fiscalizan las cuentas", y que también podría aclarar la realidad sobre la deuda, un misterio por lo fluctuante de los datos tal como ha venido publicando este medio. Otra medida para aclarar la situación económica sería la realización de una auditoría externa en la institución, otro compromiso del candidato, tanto cuando sea nombrado rector, como cuando deje el cargo, según adelanta ya.

A disipar las dudas sobre la gestión también ayudaría la creación de un portal de la transparencia “más allá del mínimo que exige la ley”, porque por ahora quienes puede que se enteren de algo, dice Rodríguez, son "los que están en la cocina". Ahí añade la pérdida de competencias del Claustro, ante el que no hay rendición de cuentas.

El cambio que promueve este candidato pretende desterrar la politización en la que ha ido cayendo progresivamente la UAL en los últimos años de modo descarado, y por eso se enorgullece de que en su equipo figuren personas de ideologías tan variadas como Podemos o el PP, pasando por IU o el PSOE, "todos tenemos claros que nuestro único interés aquí dentro es el académico". En esa línea abunda en que hay que tener "respeto a todas las instituciones" al tiempo de ser "un espacio crítico".

"Los propios partidos políticos se han dado cuenta" de lo contraproducente que puede ser hacer una "utilización sesgada" del ámbito universitario, y considera cosa del pasado el afán por apropiarse de esta institución con el objetivo de colgarle las siglas propias. Cree que eso está, en estos momentos, fuera de las estrategias de las organizaciones políticas que "se han dado cuenta de que eso no es beneficioso para ellos".

Pero se hable de lo que se hable con este candidato, lo que queda en evidencia es que la falta de información, la falta de transperencia, es abrumadora, y de ahí la dificultad de conseguir respuestas concretas a algunas preguntas concretas. Si sobre la deuda Carmelo Rodríguez no tenía más información que la publicada en los medios, al abordar cuestiones como la construcción de la residencia universitaria o la contratación de una empresa de trabajo temporal, sus opiniones se fundamentan en lo publicado en los medios, ya que el actual equipo de Gobierno de Pedro Molina no suelta prenda, no da información, no da documentación, no consensúa, no debate.

Es por eso que no puede hacer más que cuestionar el momento en que se invierten más de dos millones de euros en construir la residencia, pero se lamenta de que ni siquiera les quisieran decir quién había elaborado el plan de viabilidad que la justifica, o que no se informara del pliego de contratación antes de publicarlo. Cree que el proyecto está abocado al fracaso y que la UAL acabará teniendo que asumir el edificio y su personal cuando la empresa adjudicataria de la obra y la gestión no puedan seguir con ella.

Más o menos es lo mismo que le pasa con la empresa de trabajo temporal. "De entrada estoy en contra de externalizar cualquier servicio" pero comprende que en un momento de restricción de la contratación pública como respuesta a la crisis, ésta pueda ser una solución para cubrir bajas temporales del personal. De nuevo le falta información, datos con los que formar una opinión más contundente.

"La internacionalización de la Universidad de Almería, debe ser un eje estratégico" y para eso apunta la necesidad de incrementar las facilidades para los investigadores, por lo que para este colectivo apunta hacer como en otras universidades, donde son recibidos con un "kit" que cubre sus necesidades (direcciones de correos, tarjetas de accesos, mapas...) por lo que quiere crear una "oficina de bienvenida" para este colectivo. En ese sentido apuesta no sólo por hacer que las salidas de los jóvenes almerienses sea para estudiar como Erasmus fuera, si no que "hay que dar un pasito para que sea también para prácticas externas".

Al principio de la entrevista, Carmelo Rodríguez reconocía que algunas de sus propuestas podían parecer cosas normales, pero es que esa normalidad no había llegado a la UAL, y como ejemplo estaba lo ya mencionado de la falta de interventor o la nula transparencia, pero también figura como un elemento más la gestión económica. Y es que no entiende que sea preciso hablar de austeridad para justificar la sostenibilidad y el ahorro en el gasto, ya que hay que ser muy cuidadoso con el dinero público, resalta el candidato.

Por último, añade un mensaje al Personal de Administración Servicios (PAS), aludiendo a que los profesores ya han recuperado parte de los complementos que les fueron retraidos dentro del Plan de Eficiencia válido hasta 2013, por lo que "es de justicia que si la situación económica lo permite, si ya se ha eliminado el Plan de Eficiencia a nivel de profesorado, que también el PAS recupere esos complementos".