ENTREVISTAS

Patxi López: “No estamos en un proceso para ajustar cuentas ni recibir consignas”

Sábado 18 de febrero de 2017

El precandidato a la Secretaría General del PSOE recuerda en su paso por Almería, que su padre fue exiliado en Huércal Overa por la dictadura franquista, y reclama ante todo, la unidad del Partido en un proyecto “reconocible”



Escuche la entrevista

Patxi López recala en Almería en la gira que está haciendo para presentarse como candidato a la Secretaría General del PSOE, una tierra en la que se siente “como en casa” ya que recuerda en esta entrevista concedida a Noticias de Almería que “mi padre fue exiliado a Huércal Overa durante la dictadura franquista, y allí conoció de verdad la solidaridad de la gente humilde, y conoció a fondo eso que son los valores que defendemos los socialistas, y por eso me encuentro en familia”.

López fue el primer presidente no nacionalista del País Vasco, gracias al apoyo desinteresado del Partido Popular, y también fue el más efímero presidente del Congreso de los Diputados en la anterior Legislatura, en la que el “no es no” de Pedro Sánchez acabó en convocatoria de nuevas elecciones y la investidura de Mariano Rajoy con el apoyo de Ciudadanos y la abstención socialista. A esto se llegó tras aquel más que tenso Comité Federal que devino en la Gestora que preside el asturiano Javier Fernández, un proceso que está en los tribunales tras la denuncia del militantes socialista almeriense Pedro de la Torre.

Aunque en realidad las cosas no están tan claras, a priori, Andalucía parece ser territorio “susanista”, pero López niega la mayor, por lo que también rechaza que darle un apoyo explícito a su candidatura pueda suponer “no salir en la foto” de unas futuras listas electorales, o el acceso o el cese en relación a cargos vinculados a la Junta de Andalucía. Para él “no hay territorios de unos o de otros, hay militantes socialistas dispuestos a escuchar las propuestas, y yo lo que quiero es escucharles a ellos, por eso no hago grandes actos ni grandes mítines”, marcando así una diferencia con respecto a Susana Díaz, que precisamente viene haciendo justo lo contrario.

El candidato señala que en actos con militantes como el de Almería –en el salón de actos de la agrupación provincial- y en el de Huércal Overa, lo que hace es explicar sus propuestas “y hay un tiempo para que ellos expongan también qué es lo que quieren que sea este Partido en el futuro, y después elegirán entre las diferentes propuestas, los diferentes modelos de Partido, entre las diferentes candidaturas, y yo me encuentro muy cómodo por allí por donde voy, en Extremadura, en Andalucía o en Madrid”.

El principal mensaje a los socialistas almerienses es el de la unión, ya que “un Partido dividido, un Partido en el que se grita entre los compañeros, un Partido que enfrente unos militantes con otros, es un Partido al que no se escucha fuera, que no es capaz de enfrentarse a los problemas de la gente, o enfrentarnos a una derecha, que siembra sufrimiento en este país, y por lo tanto algo vital es conseguir unirnos, pero uno no se une en el vacío y por proclamas, uno se uno entorno a algo” . Lo cierto es que en ese párrafo López parecía estar criticando lo visto en Podemos, pero si atendemos a que habla del PSOE, lo que se sugiere es que sus adversarios –Pedro Sánchez declarado, y Susana Díaz in pectore- han generado ese ruido y además funcionan a base de “proclamas” huecas.

El proyecto del vasco es “unirnos en una izquierda exigente, capaz de plantar cara a la derecha, que no tenga complejos con otros movimientos que puedan existir en la propia izquierda, quiero un proyecto reconocible, fiable, que entre al asalto a los cielos que proponen unos, y la resignación en la que se instalan otros, sea capaz de decir “aquí hay una alternativa para cambiar realidades injustas en este país”.

En el caso de Almería, la idea más extendida es que quienes respaldan a López o a Sánchez, en realidad no lo hacen tanto por compartir sus ideas, como por ajustar cuentas con Díaz. El candidato afirma que “no estamos en un proceso para cobrarnos revanchas de nada, estamos en proceso para decidir qué queremos ser en el futuro, cómo queremos al Partido Socialista”. Dice que los militantes son “suficientemente maduros y con la suficiente libertad como para no pensar en ajustar cuentas, ni para recibir consignas de nadie”.

Paxi López insiste en el mensaje que es hilo conductor de su discurso, y que no es otro que saber qué se hará al día siguiente de las Primarias. En ese sentido se compromete a que “si soy elegido secretario general, lo primero que haré será llamar a otros candidatos para ver como integramos a diferentes ideas, diferentes sensibilidades, voluntades y compañeros, en un proyecto común; y si no soy elegido, lo primero que haré será ponerme a disposición de quien sea secretario o secretaria general para lo mismo”. Es tajante al asegurar que “a lo que voy a renunciar es a crear una oposición a quien gane, eso nos desangraría aún más, y eso no estoy dispuesto a hacerlo”.

A lo que no responde el candidato es a si ha mantenido contactos de algún tipo con la diputada almeriense Sonia Ferrer, o con el senador Juan Carlos Pérez Navas, ya que el otro diputado, Juan Jiménez, si parecer haberse decantado visiblemente por Susana Díaz ya que acudió a su último gran acto público.

López prefiere contestar hablando de que “todos somos compañeros, todos somos socialistas, todos queremos lo mejor para nuestro Partido, aunque tengamos ideas y propuestas diferentes, yo no voy a jugar a quienes son de derechas y de izquierdas dentro del Partido Socialista, porque no es verdad, no voy a jugar a quienes son buenos y quienes son malos”. De nuevo ahí se desliza otra crítica que responde a la que desde el PSOE-A se le ha hecho a él mismo, lo mismo que cuando añade “yo no busco adhesiones ciegas ni nada de esto, y voy a mantener relaciones con todos”.

El candidato a la Secretaría General cree que “la inmensa mayoría de los militantes quiere aquello que yo estoy defendiendo”, que se resume –según sus propias palabras- en que “quieren a su Partido por encima de todas las cosas”, que lo quieren “unido” y reconocible en la izquierda.

Patxi López califica de “buen clima” el que capta en relación a su candidatura en Almería, donde su agenda pública sólo contempla los dos actos mencionados, pero en realidad hay más contactos y reuniones con distintos sectores de cara a las Primarias.