www.noticiasdealmeria.com

Horizonte 2020

google+

Comentar

Imprimir

Enviar



Cuando lea estas líneas estará disfrutando de una jornada de reflexión previa a unas elecciones generales en las que se sabe quién va a ganar, pero, por desgracia, no quién va a gobernar ante la alta probabilidad de que los perdedores puedan forma un matrimonio e incluso un trío de conveniencia que tanto gusta a algunos y que tan desastrosos resultados suele ofrecer.
Atrás quedan quince intensos días donde hemos visto a partidos elevar el nivel de demagogia hasta el populismo más exagerado, a otros regalar sonrisas en platós de televisión, pero no mojarse ni debajo del agua ante la sencilla pregunta de si dejarán que gobierne la lista más votada, e incluso alguno ha pisado tanto el barro que de aquellos polvos llegaron estos lodos. Ya lo dijo el histórico dirigente nacionalista Xabier Arzalluz: “unos mueven el árbol y otros recogen las nueces”.
Sorprendentemente, también ha habido quienes se han centrado en realizar propuestas serias para que España siga consolidando el desarrollo experimentado en los últimos años, pero han sido los menos.
Hoy ya no se puede pedir el voto para ningún partido y no es mi intención hacerlo. Pero sí lo quiero pedir para una España unida, fuerte y respetada en el mundo. Para una nación moderna, estable y avanzada. Para quienes miran hacia delante y no para los que están siempre mirando el retrovisor. Pido el voto por la seguridad de nuestros mayores, las oportunidades de las nuevas generaciones y el bienestar de todos. Pido el voto, en definitiva, para seguir construyendo una España en la vanguardia de Europa.
Depositar la papeleta en las urnas instaladas en los colegios electorales es un gesto muy simple, pero enormemente trascendente. El domingo todos los españoles vamos a decidir el gobierno que queremos para los próximos cuatro años, para que nuestro país siga creciendo y ganando en bienestar. La cuenta atrás para el Horizonte 2020 está a punto de comenzar. Vote a conciencia y en libertad. Pero vote. Si no, otros lo harán por usted…, y ya será tarde.