www.noticiasdealmeria.com

Estabilidad para seguir creando empleo

google+

Comentar

Imprimir

Enviar


Los Reyes Magos llegaron a Almería con una de las mejoras noticias que podrían darnos: la bajada del desempleo en nuestra provincia en 2.168 personas respecto al mes de noviembre, situándose el paro registrado durante el mes de diciembre en 69.326 personas, cifra muy lejana a los más de 100.000 parados que se encontró el PP cuando llegó al Gobierno de la Nación en 2011.
Siempre he dicho que detrás de cada número hay una historia, personas con nombres y apellidos que sufren ante la impotencia de no encontrar un trabajo con el que mantener a su familia. Porque no me cabe duda de que la mejor política social es impulsar la creación de empleo, por eso soy consciente de que mientras exista un solo parado todavía quedará camino por recorrer.
Pero también sé que el camino emprendido es el correcto, que los esfuerzos empiezan a merecer la pena, que las políticas han sido acertadas y que el apoyo a los emprendedores da su fruto. Y sé también que para que la recuperación económica y la creación de empleo no se detengan y puedan llegar a la inmensa mayoría, especialmente a las personas y familias más castigadas por la crisis, es fundamental que haya estabilidad política.
De seguir la tendencia actual se crearían en Almería más de 40.000 puestos de trabajo en los próximos cuatro años, lo que ya son palabras mayores. Por eso, me preocupa la deriva que están tomando algunos dirigentes políticos del PSOE, comenzando por su secretario general, Pedro Sánchez, más preocupado por echar al PP del gobierno a cualquier precio para salvar sus posaderas que por afianzar la creación de empleo, los derechos sociales, la prosperidad y la igualdad de los españoles.
Nuestra provincia, como España, necesita estabilidad y certidumbre para seguir creciendo y eso no se consigue con políticas rupturistas ni recetas antisistema ni tampoco con pactos ‘a la portuguesa’ con una ensalada de partidos de distinto pelaje, incluidos radicales e independentistas. Así al único sitio al que iremos será al carajo. Se pongan como se pongan.