www.noticiasdealmeria.com

Prietas las filas

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

A la Junta de Andalucía se le acumulan los problemas. A la amenaza real de derrumbe de la muralla norte de la Alcazaba y el ‘taladrazo’ de los casi milenarios muros del Patio de Armas se le ha juntado la paralización de las obras de la Plaza Vieja por un modificado exigido por la propia Delegación de Cultura y el retraso en la entrada en vigor del Plan de Playas, fundamentalmente porque Medio Ambiente ha tardado más de cinco meses en contestar a la propuesta del Ayuntamiento de Almería.

Ante tal cúmulo de despropósitos, Junta y PSOE (tanto monta) han recuperado uno de los lemas del antiguo régimen: mantengamos prietas las filas ante los ataques injustificados propios de una conspiración amparada y alentada, por supuesto, desde el Partido Popular y el Ayuntamiento, que solo buscan la confrontación.

Pues bien, que la Alcazaba se esté cayendo a pedazos no es responsabilidad del Ayuntamiento ni del PP ni de ningún periodista indeseable, sino de quien desde hace décadas lleva ignorando al conjunto monumental, racaneando inversiones y dejando que la desidia burócrata haga lo que no ha hecho el paso del tiempo.

Que las obras de la Plaza Vieja se hayan tenido que parar porque unos muros sin valor arquitectónico alguno no puedan ser derribados, sino que tienen que ser reforzados, con el consiguiente coste de tiempo y dinero, no es culpa ni del PP ni del Ayuntamiento, sino del capricho de alguna lumbrera de la Delegación de Cultura de la Junta.

Y que las playas no hayan estado a punto para el inicio de la temporada veraniega igual tiene algo que ver que Medio Ambiente haya esperado al 21 de junio para dar respuesta a un Plan de Playas que tiene en su poder desde el 8 de enero.

Se puede apelar a la cordura, al consenso o a la lealtad institucional, pero los almerienses nos han elegido para defender los intereses de la ciudad, que son sus intereses, no para que miremos hacia otro lado cuando a la Junta le conviene. Para eso, que no cuenten con nosotros. Se pongan como se pongan.