www.noticiasdealmeria.com

Puerto-Ciudad, un proyecto común

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Hasta hace unos meses, el proyecto Puerto-Ciudad continuaba balanceándose en el proceloso mar de la burocracia hasta que Ramón Fernández-Pacheco, primero como concejal de Urbanismo y luego ya como alcalde de Almería, lo situó en un lugar prioritario de su hoja de ruta. “Se trata de un proyecto que cambiará la fisonomía de Almería, que está llamado a dinamizar la ciudad abriendo además nuevas posibilidades de creación de empleo, convirtiendo también al Puerto en un referente turístico y de servicio”, manifestaba al respecto el pasado mes de septiembre.

Desde entonces, se ha avanzado notablemente y esta semana, durante un curso de verano de la Universidad, no sólo hemos podido comprobar la positiva experiencia en otras ciudades, como Málaga, Alicante y Barcelona, y el abanico de posibilidades que se abren para nuestra ciudad, sino lo que, a mi juicio es más importante, hemos constatado la unidad en torno a esta iniciativa que reúne a Gobierno, Autoridad Portuaria, Ayuntamiento y, no sin cierta rémora, Junta de Andalucía.

La presencia del presidente de Puertos del Estado, José Llorca, no ha venido sino a ratificar el compromiso de la ministra de Fomento en funciones, Ana Pastor, quien en su última visita a nuestra provincia mostró su respaldo a esta idea. ¿Se imaginan ganar para la ciudad el frente marítimo comprendido entre el Cable Francés y la fuente de los Peces, en el Parque Nicolás Salmerón, con locales comerciales y de restauración, paseos, zonas de ocio, espacios culturales, etc…?

Queda mucho camino por delante, seguro que no exento de dificultades como sucede en todo proyecto ambicioso, pero como dijo la presidenta del Puerto, Trini Cabeo, es importante que ya los almerienses hablen en la calle de él y lo vayan sintiendo como suyo.

Estamos ante un reto para la ciudad, como antes lo pudo ser el encauzamiento de la Rambla o los Juegos Mediterráneos, y si ambos los conseguimos, y con nota, por qué no vamos a lograr que éste sea también una realidad. Yo apuesto por ello.