www.noticiasdealmeria.com
Paco Espinosa: “La militancia de Almería está muy cabreada (…) y puede que en unas Primarias haya más partidarios de una opción alternativa a Susana Díaz”
Ampliar

Paco Espinosa: “La militancia de Almería está muy cabreada (…) y puede que en unas Primarias haya más partidarios de una opción alternativa a Susana Díaz”

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Un veterano militante socialista que ha ocupado distintos cargos en la Junta de Andalucía y en otras administraciones, habla desde la independencia que le da estar ya jubilado, pero activo en el debate de ideas y personas del PSOE

Ahora está jubilado, pero eso no le impide a Paco Espinosa participar de modo activo en aquellos foros –y también en las redes sociales- que se abren para debatir sobre el presente y el futuro de su partido, el PSOE.

Fue teniente de Alcalde en el Ayuntamiento de su pueblo, El Ejido, donde sigue residiendo y donde le entrevistamos, y también formó parte de la dirección provincial en la época de Nono Amate, habiendo estado al frente de varias delegaciones de la Junta de Andalucía durante bastantes años, fue el máximo responsable de la Empresa Pública de Suelo de Andalucía, e incluso ocupó un puesto relevante en las obras del Metro de Granada, y en Madrid también, cuando gobernaba José Luis Rodríguez Zapatero.

Espinosa, desde esa distancia que da el haber estado dentro y ahora poder mirar desde fuera, es uno de los militantes de base que acude en Almería a las reuniones que se realizan últimamente y que, como en casi todas las provincias está sucediendo, tratan de plantar cara a la Gestora que se hizo cargo de la dirección del PSOE tras la dimisión forzada de Pedro Sánchez.

En un primer análisis de lo que ocurre en su partido procura no ser duro, y apunta a que es fruto de la “crisis de identidad” que está teniendo la socialdemocracia europea. Ahí se ha llegado “por el surgimiento de ciertos movimientos que apelan a los sentimientos más directos de la persona”, y como veo que no suelta la palabra, le pregunto directamente “¿el populismo?”; y la respuesta es sí, por lo que comenzamos a hablar de Podemos, aunque la primera referencia que utiliza para explicar este concepto es Donald Trump, el presidente de los Estados Unidos.

Vincula esa crisis también al momento en que Zapatero tuvo que tomar ciertas medidas “de las que luego se tuvo que arrepentir él, y nosotros, los socialistas”, y cree que “debió convocar elecciones” y explicar qué estaba ocurriendo en relación a la Unión Europea, para que fuera el electorado quien decidiera.

No cree que Podemos esté en disposición de disputar el liderazgo de la izquierda al PSOE, pero que antes tiene que “modularse, y pensar que la política no es solo la algarada callejera, sino que hay que trabajar en las instituciones”. Entiende que “el movimiento de Errejón es quitarle la hegemonía al PSOE, pero pareciéndose a él, porque sabe que ahí está la gran cantera electoral”, pero aun así confía en que esa moderación sería la que podría permitir “articular un gobierno de izquierdas”. Apuesta por la "centralidad" en la línea del debate socialista de las ideas.

¿Y quién podría estar al frente de ese gobierno? Esa es “la pregunta del millón”, contesta el socialista. Su opinión es que “tanto Pedro (Sánchez), como Susana (Díaz), han quemado muchas de sus posibilidades en la fractura que se produjo el uno de octubre (el Comité Federal en el que dimitió bajo presión el secretario general y se hizo cargo la actual Gestora)”. “Unos con más responsabilidad que otros, pero los dos, han convulsionado el Partido como yo no recuerdo en mi vida de militancia, por lo que creo que los dos deben apartarse, aunque a ambos les reconozco elementos de valía muy importantes”, y afirma que “no es el momento de que ella, ni Pedro Sánchez, tensionen más al Partido”.

Mientras “pugnar entre ellos significaría ahondar en la brecha”, para él, la opción de Patxi López es la mejor. Cree que haber estado con Sánchez diciendo no al PP y luego abstenerse, o haber aceptado el voto del PP para ser lehendakari no le pasará factura ante la militancia.

Sobre la figura de Díaz se atreve a predecir que “no descarto que siendo una mujer muy inteligente, a última hora no se presente”. La responsabiliza de intentar “tutelar” a Sánchez “y de hecho lo tuteló”, y “pensó que luego iba a estar a su merced y eso no fue así”.

Tampoco se corta Espinosa al valorar el comportamiento de los exsecretarios generales, Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero, o Alfredo Pérez Rubalcaba, de quienes dice que le parece bien que “hagan aportaciones reflexivas, distantes, para componer ideas” pero rechaza de plano su intervención si se trata de “meter la mano para manipular la situación; eso no me parece bien”, y apunta que le pasa lo mismo en el caso de José María Aznar en relación a Mariano Rajoy.

Si bajamos a nivel provincial, el veterano socialista dice que “la dirección ha tomado una decisión clara de apoyo a Susana Díaz, pero no está claro que la militancia esté ahí”, y ratifica que “la militancia está muy enojada, muy cabreada, con la gestión del último año, y está indignada” con lo ocurrido el pasado uno de octubre.

Es por eso que advierte “puede haber sorpresas en unas Primarias, y personas que se piensan que Andalucía es partidaria de Susana Díaz, y luego no saque el porcentaje que se espera, y eso puede pasar en Almería, que haya más partidarios de una opción alternativa que de ella”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.