www.noticiasdealmeria.com

Un Ayuntamiento inversor y fiable

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Encontrar un empleo, a ser posible de calidad, es la mayor preocupación de los ciudadanos. Eso lo sabe el Psoe y no hay rueda de prensa o acto público en el que no saque el tema, aliñado, eso sí, con mucha dosis de demagogia y obviando la mayor parte de las veces que las competencias de empleo están transferidas por el Estado a las comunidades autónomas, teniendo Andalucía, tras casi cuarenta años de gobiernos socialistas, el dudoso honor de encabezar la tasa de paro en España, con cerca de un millón de parados.

Las frías cifras ocultan verdaderos dramas familiares que nos obligan a los responsables públicos a asumir nuestra responsabilidad, cada uno en el ámbito que ocupa, para intentar paliar esa sangría que tanta desesperanza lleva a las familias. Pero el postureo no crea puestos de trabajo ni tampoco se consigue a base de eslóganes vacíos de contenido, sino sentando las condiciones necesarias para dinamizar la economía y crear confianza entre los empresarios y emprendedores, que son los verdaderos generadores de empleo.

En la última Junta del Gobierno del Ayuntamiento de Almería aprobamos adjudicaciones de obras o expedientes de contratación por más de dos millones de euros, que contemplan desde la instalación de contenedores soterrados hasta mejoras en el Palacio de Congresos de El Toyo, pasando por el mantenimiento y la conservación de los parques infantiles y biosaludables o la eliminación de barreras arquitectónicas. Inversiones que van a contribuir a dinamizar la economía local y provincial, lo que, a su vez, consolida puestos de trabajo y contribuye a generar otros nuevos, que es nuestro gran objetivo.

Y eso lo podemos hacer porque aplicamos una gestión rigurosa y de sentido común, lo que nos permite tener la solvencia y el crédito suficiente ante empresas y proveedores, que encuentran en el Ayuntamiento de Almería una administración fiable y, lo que es más importante, pagadora. Porque el empleo no se genera hablando, sino actuando.