www.noticiasdealmeria.com

Seguimos haciendo ciudad

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

La ampliación el Paseo Marítimo, la Biblioteca central, el Puerto-Ciudad, la eliminación del paso a nivel de El Puche o, en su día, la urbanización de la Rambla son proyectos que cohexionan y hacen ciudad, como el acuerdo anunciado la pasada semana, tras la reunión que el alcalde, Ramón Fernández-Pacheco, celebraba en Madrid con el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, para la cesión de una nueva parcela junto a la Estación de Ferrocarril.

El acuerdo cerrado con el Ministerio supone la cesión de casi diez mil metros cuadrados de terreno que discurre paralelo a la Carretera de Sierra Alhamilla para que el Ayuntamiento pueda acometer las obras necesarias para ampliarla, mejorar la movilidad, tanto de peatones como de vehículos, y hacer una gran avenida más diáfana y con espacios verdes, desde la rotonda del Cable Inglés hasta el puente de la Avenida del Mediterráneo. La urbanización prevista convertirá una calle hoy de nueve metros de ancho en una gran avenida de veinte, con zonas verdes, carril bici, aceras más amplias, mejor movilidad y mejores accesos a los barrios.

La noticia llega tras meses de contactos y negociaciones, desde una labor silente pero muy productiva para los intereses de la ciudad que, puedo adelantar, no va a quedar solo aquí. Más allá de reivindicaciones justas que se vienen realizando al Gobierno en materia de infraestructuras ferroviarias, reclamadas también desde el Ayuntamiento, es de justicia agradecer de la misma forma la receptividad y predisposición del actual responsable de Fomento en una colaboración entre administraciones necesaria para que proyectos fundamentales en el desarrollo de cualquier ciudad puedan verse culminados.

Frente a esa voluntad que viene esgrimiendo el alcalde, reivindicativa ante cualquier administración en defensa de los intereses generales, se han vuelto a apostar en su atalaya partidista los de siempre. Agoreros mohínos, como el senador Pérez Navas, no han dudado en criticar algo que objetivamente es bueno para esta ciudad. Una actitud que no es nueva y que sólo puede entenderse desde la cortedad de miras de quienes siguen pensando que cuanto peor le vaya a Almería mejor les irá a ellos. Pues tendrán que hacerse el cuerpo porque esta es la primera de unas cuentas buenas noticias para la ciudad