www.noticiasdealmeria.com

La Junta seca el campo almeriense

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

El campo almeriense ha encontrado en la Junta de Andalucía un enemigo. El 4 de mayo cerraba el grifo del agua procedente de la depuradora de El Bobar, secando el campo y creando un verdadero problema a los agricultores a las puertas de la siembra de los productos que son referente de la agricultura española en el mundo. Decretando el corte del agua que los agricultores llevaban utilizando veinte años para regar sus cultivos, y sin prever una solución alternativa, el gobierno andaluz ha generado un problema que pone en riesgo el futuro de miles de familias.

La colaboración que presta la Junta ante su propia decisión, que supone verter al mar 14 Hm3 de agua depurada que podrían servir para el riego de los cultivos, es la de ofrecer agua procedente de la desaladora, instalación que no es suya, sino de otra administración, en este caso el Ayuntamiento de Almería, sacudiéndose así el problema de encima.

A pesar de lo que siempre han defendido los socialistas, el agua desalada es mucho más cara y no es la más idónea para regar las plantaciones y eso lo saben todos menos, parece, el Psoe y la Junta, que han demostrado, una vez más, su falta de compromiso con regantes, con agricultores y con Almería porque la agricultura es el motor de nuestra economía.

No solo han dado un portazo cerrando el grifo a 1.500 agricultores, poniendo en peligro 3.000 hectáreas de cultivo de la capital y del Bajo Andarax. También ser han negado a subvencionar el agua de la desaladora que obligan a utilizar, el doble de cara que el agua depurada. Despropósito tras despropósito.

El Ayuntamiento de Almería va a seguir colaborando con nuestro campo para que la agricultura siga siendo motor de progreso y desarrollo de la capital y la provincia. Lo haremos del lado de los agricultores, ofreciendo agua y exigiendo a la Junta y al Psoe que solucionen, de forma definitiva, un problema que, por acción y omisión, ellos solitos han creado.