www.noticiasdealmeria.com

Desavenencias, contradicciones y bandazos de Pedro Sánchez

google+

Comentar

Imprimir

Enviar



La ausencia de un auténtico líder tal como sucede actualmente en el PSOE, donde proliferan desavenencias, contradicciones y bandazos, todo son complicaciones a las que está contribuyendo el mal hadado “modelo plurinacional”, que nadie sabe en que consiste y menos aún para que sirve, todo lo cual coadyuva al mal clima existente entre las distintas federaciones del partido, situación producida por la falta de criterio que está demostrando su secretario general, Pedro Sánchez.

El mismo secretario de organización, José Luis Abalos, en lugar de observar un discreto silencio, cuestionó que algunos miembros socialistas andaluces sepan en que consiste el “federalismo”, afirmación un tanto peregrina cuando se trata de militantes de su propia formación. Un dirigente de su rango no debe permitirse la licencia de improvisar. De no modificar su comportamiento, obviamente, se encuentran muy lejos de ser una opción mayoritaria al Gobierno.

Las ponencias de las federaciones socialistas están defendiendo modelos territoriales radicalmente distintos. Mientras que los valencianos abogan por el “federalismo asimétrico”, los andaluces se decantan por el “cooperativo”, los extremeños defienden el “autonomista” . Algo sobre lo que militantes y votantes pasan olímpicamente, entre otras razones por desconocer e ignorar el contenido y diferencias entre las tres corrientes al albur de los políticos.

Concretamente, en el 13ª Congreso Regional del PSOE andaluz que se celebra esta semana, su intención consiste en arrinconar al sanchismo y dejar meridianamente claro quien gobierna en Andalucía, tras la derrota sufrida en las pasadas elecciones primarias de mayo, cuyo objetivo es dejar patente que existe un solo líder, que en este se llama Susana Díaz. No en vano, de los 481 delegados con derecho a voto solo 31 apoyarán al sector crítico.

Así las cosas mueve a ratificar que el odio soterrado que mutuamente se profesan ambos líderes, al margen de los besos y abrazos para la galería es una realidad. Dicho sentimiento obedece a un círculo vicioso que no se satisface nunca retroalimentándose con el mal ajeno, circunstancia que Sánchez se siente incapaz de superar, quedando de manifiesto su incapacidad para hacerse con el reino de Taifas andaluz, territorio en el que además no cuenta con ningún predicamento por múltiples razones y entre ellas, su ambición y maneras. Reconociendo que las comparaciones son muy desagradable, .el precedente dejado por Felipe González en el partido, tampoco favorece a Sánchez, desubicado personaje con un criterio excesivamente variable y caprichoso que descoloca a su militancia y en ocasiones a los propios dirigentes, muchos de los cuales no están de acuerdo con las relaciones que actualmente ha retomado con Pablo Iglesias (Podemos), cuya experiencia anterior no resultó precisamente muy satisfactoria. Persiguen similares fines y se disputan los mismos votos, con lo cual, la posibilidad de llegar a pactos que les beneficien por igual es materialmente imposible, reconociendo, eso si, que el deseo de expulsar a Rajoy de La Moncloa es totalmente compartido….¡¡Tiempo al tiempo!!