www.noticiasdealmeria.com

'Democracia' neoandalucista farandulera

google+

Comentar

Imprimir

Enviar


A nuestro compañero de tantas batallas por la libertad Al-Mansur Castillo Morón, histórico de Liberación Andaluza, descendiente de supervivientes moriscos de las masacres en las alpujarreñas Cuevas de Berchul y Mecina, el cual nos enseñó como Emiliano Zapata que siempre es mejor morir de pie antes que vivir arrodillados.


"Mi gran amigo Blas Infante fue en peregrinación a Casas Viejas, contempló la casita en ruinas de Seisdedos, con sus ojos cegados por las lágrimas, y recogió condolido aquel rosal profanado por las bestias sanguinarias del Poder". Pedro Vallina, inmortal sevillano de Guadalcanal.




Los historiadores del porvenir, si abordan aspectos pedestres, nimios, del devenir del Pueblo andalusí a caballo entre estos dos últimos milenios, estudiarán tal vez el 'andalucismo' rojasmarquiano y sus epígonos carnavaleros como un subproducto quintacolumnista de Falange, compinchado con los agentes del Estado vaticano en la colonia-'sur'. Esperemos que artículos precedentes como 'Rojasmarquismo: semblanza aproximativa', 'Clerical-andalucismo: misión cumplida' y otros, les ayuden a orientarles en su fatigosa labor investigadora.


Los mismos reaccionarios neoandalucistas - usurpando el Andalucismo del heroico genio Ahmed 'Blas' Infante - de sainete que se regocijan con la política fascistoide de los hechos consumados en la Nación del Guadalquivir, por modus operandi marrullero, no obstante se muestran entusiastas con el Procés, alabando para Catalunya lo que desprecian en el propio Hogar, al que para sus adentros aborrecen llenos de aburguesados complejos, ya que cada vez más andalusíes conscientes nos resistimos a pasar por el aro.


No nos engañemos, gran número de 'nacionalistas', con o sin folclórica bata de cola, han menospreciado siempre a toda minoría, ya sea roja, gitana (salvo asimilada), morisca, inmigrante, judía, los desfavorecidos sociales... Nadie se confunda, para ciertos arlequines de la politiquería el clasismo y el racismo más descarados siempre han sido su seña de identidad. No nos equivoquemos, a pesar de que el primer invasor del actual solar andaluz fue un arzobispo-caudillo extranjero toledano-navarro (el 'adelantado' Jiménez de Rada)... las 'misas rocieras', los curitas flamencos e incluso las monjas cantautoras les hacen segregar su rancia baba paracentralista (ole y ole con olé). Como antaño, en los cenáculos o casinos de los caciques fascistas - o 'republicanos de toda la vida' como Ramón de Carranza o Romanones - no sólo entraban políticos y jueces. Tratar de solapar las intrigas criminales de la clericalla, para depurar contrincantes ideológicos, representa a la luz de la historia una tarea inútil.


En el fondo 'les duele España'. Peroran con desvergüenza sobre la 'democracia de baja calidad' de la jacobina metrópoli desde una sus colonias, con el cinismo de percibir algunos de ellos, incluso a un tiempo, salarios del Ministerio, bochornosas subvenciones o limosneras canonjías del Capital. Veréis, caraduras, esto no es como aquel zafio chiste de don Juan y doña Inés, que si le calza a la novicia sólo la puntita, por eso la lúbrica beata deja de ser golfa. La democracia es o no es, y tiene una reglas tan precisas como las del ajedrez, embaucadores. Y si las desconocéis, siquiera para simular vuestro papelón tardofranquista, molestaos en aprenderlas, estultos patanes.


Para Catalunya gloria 'triomfant', lo cual está muy bien, siempre y cuando sus cipayos panegiristas meridionales de la Península no se desdoblen a lo doctor Jeckyll, y luego pretendan en su subdesarrollada y marginada colonia-'sur' que lo alabado fuera... en casita no vale nada, con cañamerista bipolaridad. Una desvergüenza similar a la de algún mercenario próximo a la Junta del oprobio, cuando llegó a atribuir la causa de la tasa escandalosa del paro a una supuesta 'idiosincrasia' (¡sic!) indígena, aprovechándose de que los andaluces no somos propensos a la violencia, y no temía que le fuesen a dejar los cinco dedos de la mano, como cinco amoratados chorizos, estampados en su infame jeta de cánido tripero.


En realidad los falsificadores del noble Ideal Andaluz de Ahmed - 'Blas' - Infante, lo único por lo que gimotean es por no degustar las mieles de los envenenados asientos de la Partidocracia. Aún me parece verlos, ahora contemplados cual mohosos espectros del pasado, antes de que liquidaran su chiringuito pseudoandalucista este mes hace dos años. Los actuales desertores de la coherencia y la dignidad con lastimeros aullidos suspiraban por un evanescente 'poder andaluz'... ¿y para qué?, ¿para llamarnos a la conciencia y al espíritu de lucha, para emanciparnos del tenebrero y usurario romanismo, para dotarnos de una verdadera democracia, para empezar nuestra construcción nacional, para insuflarnos amor por la libertad, por la justicia, en favor de nuestra esquilmada tierra y sus trabajadores explotados sin marginaciones sectarias...? Nada de nada: para atiborrarse de arrogancia en las poltronas.


Tribunos tahúres demagogos con hedor a incienso, ¿dónde quedó la soberbia de la que hacíais gala en las alcaldías, en las consejerías amancebados con la P$OE, en las sinecuras perdidas? Como no podía ser de otra manera, una vez desactivado el lícito deseo de independencia, de lucha por la dignidad nacional del Pueblo andaluz, fueron reciclándose la mayoría en el partido de Bárcenas, en el cortijo de la Junta, y hasta en el Ciutadans del barcelonés 'Falangito' Rivera (exempleado del supernumerario de la Caixa Isidro Fainé).


Incluso Kichi entona sus cánticos de sirénido 'leninista' cañí dándole la medalla de oro municipal-vaticana a la Virgen del Rosario. Con razón su consorte, la Tere - perdón, Excma. Sra. Rodríguez -, tiene que hacer encajes de bolillos imposibles para vender su camelo de 'soberanía popular andaluza' sin autonomía financiera ni política de su partido, mientras la llamada 'jefa' por el Coletas, la ultracentralista Gusana, 'la Mataora', devota de la Esperanza de Triana, se frota las manos junto a los submarinistas rojigualdos de Equo, a cuyo frente perpetuo se sitúa el mariscal de campo - ecológico - navarro López de Uralde. ¿Puede extrañar a alguien que el Pueblo andaluz sea el más despolitizado del mundo, aunque ya advirtiesen los clásicos griegos que desentenderse de los asuntos públicos implicaba dejarse gobernar por los más perversos?

El patetismo mayor del caso clínico de manual se evidencia en que los mismos idiotas - en el sentido de la lengua de Tsipras - que, en alguna de sus campañas electorales pretéritas, llegaron a excitar el burdo anticatalanismo españolista, ahora simulan incluso 'parlar catalá' con chusca frescura de cantamañanas.


El patetismo mayor del caso clínico de manual se evidencia en que los mismos idiotas - en el sentido de la lengua de Tsipras - que, en alguna de sus campañas electorales pretéritas, llegaron a excitar el burdo anticatalanismo españolista, ahora simulan incluso 'parlar catalá' con chusca frescura de cantamañanas. Y no crean que pasan penurias los 'revolucionarios' de opereta en apariencia pugnando con los gerifaltes españolazos, no... los cebados 'subversivos' de faralaes hasta se presentan en la Diada a hacerse 'selfies' con Junqueras o Rufián, en plan reportaje fotográfico familiar con Copito de Nieve, con el objeto de darse pisto entre su cada vez más menguante parroquia de pardillos y zoquetes (¡en la colonia monárquico-papista 'sur' tiene algún arribista mesiánico la desfachatez de dárselas de 'demócrata' después de haberse reunido públicamente a respaldar y darle ánimos a la oposición golpista venezolana! ¡Hasta la dirección de la sucursal de algún chiringuito 'andalucista' en Catalunya, donde antes cosecharon diputados, dimitió por 'criterios éticos' y 'falta de confianza' en su mascarón de proa!).


La descarada labor de redomados brigadistas político-sociales 2.O - en nómina o por vocación mariana - de algunos se presenta tan nítida, que llegan a darles pomada en los media de la caverna nacional-catolicista, les otorgan carguitos por la cara, y no les duelen prendas colgándose para el autobombo medallas (marca 'acme', la del zorro del Correcaminos). Hay que trabajarse el 'liderazgo' piramidal de su faraoncito parajesuítico de reemplazo, si luego se quiere implosionar el tinglado por vertical orden de arriba cuando toque, y espantar a todas las incautas liebres. Se repite el melodrama populista de aquel jubilado 'marquesito', Rojas Marcos, en esta ocasión a modo de liliputiense farsa.


A los crepusculares neoandalucistas, indefectiblemente, les pasó su fecha de caducidad en su geriátrico de nostálgicos de los sillones y la 'mesa-camilla' (así llamaban a su apesebrada oligarquía cateta de cómplices del clerical-centralismo, en traje de camuflaje). Arremeter contra esa gentuza recrecida en su vanidad autosatisfecha de sueldofijos, pensionistas o discretos estómagos agradecidos, en medio de la inducida miseria generalizada con la que colaboraron - de forma tácita, remunerada o por candor -, representa una tarea similar a la de darle puntapiés a los muertos vivientes. No debe soslayarse sin embargo, ya que desde su resentimiento de fracasados cobardes traicioneros podrían morder a algún andalusí de corazón, si no anda prevenido. ¡No dejaos enredar con el intento de crear un 'nacional-catolicismo andaluz' subordinado a su matriz romano-centralista, la universal Casa de Al-Andalus os abre las puertas de par en par, que corra el aire de punta a punta!


Por suerte hemos detectado a tiempo sus añagazas, ya es demasiado tarde para ellos. No podrán eclipsar la Aurora de la libertad política para una administración andalusí independiente, laica, democrática y republicana. Pechos que se expanden generosos de los que surge la fragancia del albo rosal de Seisdedos, a cada instante, en el Amanecer de un mundo nuevo...