www.noticiasdealmeria.com

El Estado de Derecho funciona

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

La deriva separatista que está llenando estos días de incertidumbre y tensión algunas zonas de Cataluña, es lo suficientemente grave como para que todos los demócratas dejemos claro que estamos del lado de la Constitución y de la Ley que nos hace a todos iguales. Somos testigos del ambiente irrespirable que ha creado allí la irresponsabilidad de unos dirigentes políticos que han metido a la sociedad a la que representan en un bucle sin salida, que no lleva a ninguna parte. Por eso creo que es muy importante los alcaldes de toda España estemos alzando la voz en defensa de quienes se niegan a colaborar y participar en un referéndum ilegal.

En este sentido, he querido transmitir, como Alcalde de Almería, mi apoyo y respaldo a todos los alcaldes, concejales y funcionarios que en estos momentos están defendiendo la democracia, la constitución y la ley en Cataluña. Desde aquí, quiero enviar mi apoyo a todos los que, no sólo en el PP, sino también en otros partidos, han dado un paso al frente y se han puesto donde hay que estar: del lado de la legalidad y actuando con firmeza, y con inteligencia. Y dando una respuesta proporcional a la gravedad del desafío secesionista: con la ley y desde la ley, situándonos frente a las coacciones, del lado de la legalidad y la Carta Magna. Estoy convencido de que todo este proceso tiene unos únicos culpables, que son los dirigentes de la Generalitat de Cataluña, unos políticos irresponsables que pretenden, mediante la coacción y la amenaza, chantajear a funcionarios honrados, a políticos honrados, en muchos municipios y ciudades de Cataluña para que vulneren la ley. Ante esta situación es necesario mandar un mensaje de tranquilidad y de apoyo a esos trabajadores y representantes de la ciudadanía que han apostado claramente por la ley, así como al conjunto de la sociedad catalana para que el conflicto se reconduzca por cauces estrictamente legales y apelando al sentido común para evitar escaladas de tensión tan innecesarias como peligrosas e impredecibles.

Ante esta situación es necesario mandar un mensaje de tranquilidad y de apoyo a esos trabajadores y representantes de la ciudadanía que han apostado claramente por la ley.

El resto de España está con los ciudadanos de Cataluña, está con los concejales de Cataluña que defienden la ley y está con los funcionarios que están haciendo bien su trabajo. Las actuaciones judiciales que se están produciendo en distintas instituciones catalanas son la demostración de que el Estado de Derecho funciona, y que no hay nadie por encima de la legalidad, ni siquiera los cargos públicos. Aquellos que han tomado la vía de la ilegalidad, el desacato y la desobediencia a la Constitución no ganarán en ningún caso.