www.noticiasdealmeria.com

Niegan la indemnización a unos padres cuyo hijo de ocho años trepó y se cayó de una canasta de baloncesto en el CEIP Colonia Araceli

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

El accidente ocurrió en el año 2012 y el Consejo Consultivo entiende que no hubo negligencia ni falta de vigilancia por parte del profesorado

El Consejo Consultivo se ha mostrado favorable a la decisión de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, de no indemnizar a unos padres cuyo hijo sufrió un accidente cuando jugaba en recreo en el CEIP Colonia Araceli en el año 2012.

La indemnización solicitada era de 61.774,29 euros ya que atribuyen el accidente tuvo lugar el 14 de septiembre de 2012 aunque la reclamación se interpuso el 6 de septiembre de 2013, a una falta de vigilancia del profesorado, de manera que la acción u omisión supuestamente dañosa se inserta en el marco del servicio público educativo prestado por la Administración Autonómica, contra la que se dirige la reclamación.
La Administración niega que las secuelas del menor hayan sido causadas por incumplimiento del deber de vigilancia, de manera que rechaza la existencia de un daño antijurídico causado por el funcionamiento del servicio público educativo.

Según consta en la documentación conocida por Noticias de Almería, el niño sufrió un accidente cuando cursaba tercero de primaria, en el curso del segundo tramo horario del recreo, que va de las 13.00 horas a las 13:15 horas, al caer desde la estructura de la canasta de baloncesto, donde estaba subido. El accidente se produce a las 13:05 horas y ante la gravedad del mismo se activa el protocolo de accidentes dentro del ámbito escolar; se avisa a los padres y al Servicio de Emergencias Sanitario, que tras atender al accidentado, decide trasladarlo al Hospital de Torrecárdenas, acompañado de sus padres. Una vez ingresado, el director del colegio se pone en contacto con los padres para interesarse por la salud del niño, comunicándole éstos que iban a intervenirlo quirúrgicamente. En fechas posteriores, el Equipo Docente mantiene sucesivos contactos con los padres del menor para proponerle diversas alternativas (asistencia como oyente, aulas hospitalarias, tutorías regulares,…) para seguimiento del menor y procurar que mantenga el nivel de su grupo-clase.

El informe continúa refiriendo que según los reclamantes, el accidente se produjo cuando su hijo de ocho años “se subió a una canasta que hay en el colegio y cayó”; hecho del que responsabilizan a los maestros, cuya vigilancia en el momento del recreo habría sido -según sostienen- “claramente insuficiente y negligente”, teniendo en cuenta “los niveles de evitabilidad y previsibilidad exigidos por la edad del niño y demás circunstancias concurrentes”. Por tal motivo consideran que la Administración debe responder por el daño causado (una lesión en el codo, de la que el menor no se ha recuperado, a pesar de haber recibido fisioterapia y rehabilitación continuada).

En este sentido, los interesados subrayan que el accidente se produce en el ámbito de la actividad docente y es responsabilidad del centro educativo, porque lo sucedido no puede considerarse un hecho imprevisible para los maestros que vigilan el recreo. De hecho, el riesgo de que un niño pueda subir a una canasta y caerse consta en el Manual de Seguridad de los Centros Educativos de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía. En dicho Manual se expone que un gran porcentaje de accidentes se producen en porterías y canastas situadas en patios o pistas deportivas de los colegios, recomendando por ello “un correcto anclaje y una mayor vigilancia” para evitar en su mayoría los posibles accidentes. A lo anterior añade que “como acción correctora se controlarán los juegos violentos en el patio y se vigilará que los niños no se suban a las porterías ni trepen por ellas, ni arrojen objetos como piedras, etc.”

También consideran los reclamantes que era un daño evitable, en la medida en que cualquier maestro podría haber llamado la atención a su hijo para que no trepase por la canasta. Insisten en que la edad que el niño tenía en el momento del accidente (ocho años), hace que éste no sea consciente del peligro que corre y por ello exige una vigilancia más intensa, de manera que la vigilancia y el cuidado de los profesores juega un papel decisivo.

“Es un hecho incontrovertido que el hijo de los reclamantes sufrió el accidente referido en horario lectivo, en el segundo recreo de la mañana, apenas comenzado éste, al caerse de la canasta de baloncesto, a la que había trepado” afirma el Consultivo.
Por otro lado el informe emitido por el Director del CEIP Colonia Araceli, se señala que no se comparte la tesis de los reclamantes respecto a la deficiente vigilancia que los profesores ejercieron sobre el menor y que contribuyó al accidente.

“En efecto recoge el dictamen del Consejo- en dicho informe se deja constancia de las circunstancias en que acaecieron los hechos, justificando sobradamente la presencia de suficientes profesores en el tiempo de recreo (ocho maestros para seis unidades de alumnos), que superaba la ratio establecida reglamentariamente (1 maestro por cada 2 unidades) y que son relacionados con sus nombres y apellidos; los profesores que fueron testigos de los hechos se prestan a comparecer en caso de ser requeridos para ello. Asimismo, el informe subraya la existencia de una advertencia efectuada a los alumnos (“no nos subiremos a las porterías, canastas, bancos y árboles del colegio”), según se recoge en las normas de clase del Área de Educación Física; también se da cuenta de la advertencia particular efectuada al menor en el recreo anterior (tramo de las 11:00 h. a las 11:15 h.), por una profesora del centro, que se dirigió a él hasta en dos ocasiones para que no se colgara de la estructura de la canasta”.

Asegura además que “hay que tener en cuenta que el alumno conocía la prohibición de subirse a la estructura de la canasta de baloncesto, pues había sido advertido de ello con anterioridad y reprendida su conducta” y que “por otro lado, el accidente se produjo apenas transcurridos cinco minutos desde el comienzo del recreo, y por la descripción de los hechos no parece que pudiera prevenirse ni evitarse, ya que se produjo de forma rápida y sorpresiva” lo que se desprende del informe del director del Centro recoge textualmente lo siguiente: “Cuando el maestro tutor de 3º iba a dirigirse al alumno ----., para reprimirle la conducta de colgarse de la estructura de la canasta, se produjo el accidente”.

El Consultivo señala que “aun comprendiendo que la parte reclamante alegue que fue inadecuada la vigilancia, se trata de una conclusión a posteriori fundada en el resultado dañoso y sobre la base de deberes de conducta propios de un manual, sin que se razone de qué modo pudo haberse evitado el accidente, dado el lugar en el que sucede, y la conducta de su hijo durante el recreo. En este punto, hay que resaltar que las afirmaciones de los interesados se realizan sin respaldo probatorio, y sin que hayan rebatido lo informado en el procedimiento, al no haber comparecido en el trámite de audiencia”.

A juicio del Consejo Consultivo, “no está probada la falta de diligencia que se denuncia, pues los profesores informan a los alumnos sobre las prohibiciones y normas de conducta durante este tiempo de descanso y juego, reprendiendo personalmente a los alumnos que no cumplan con las mismas, y realizando las correcciones pertinentes. En este caso, no puede afirmarse que se incumpliera el patrón de conducta de los profesores encargados de la vigilancia durante el recreo. Sin embargo, el alumno incumplió las normas y, sin tiempo para corregir su conducta, el accidente ocurrió de manera fortuita y rápida, justo cuando un profesor se dirigía al menor para invitarle a bajar de la canasta. Siendo así, puede afirmarse que la conducta de la propia víctima fue decisiva en la causación del hecho lesivo, no pudiéndose establecer el necesario nexo causal con el funcionamiento del servicio público educativo. Por tanto, a la vista del expediente, no puede apreciarse la existencia de responsabilidad patrimonial de la Administración”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.