www.noticiasdealmeria.com

Recuperación social para Almería

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Los españoles estamos asistiendo con verdadero estupor, a consecuencia de la reforma laboral del PP, el recorte de derechos y los copagos impuestos por el Gobierno de Rajoy, al florecimiento y, por desgracia, consolidación de una nueva realidad social compuesta por personas que disponen de un empleo y, por lo tanto, de unos ingresos, pero que no alcanzan a cubrir sus necesidades básicas ni las de su familia: contratos de apenas unas horas, trabajos no regulados sin garantías sociales o colectivos completos hundidos en la desesperanza ante la evidencia de que la recuperación no les reportará ningún tipo de mejora personal, son el nuevo mosaico sociolaboral.

Según el último informe de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES), presentado el pasado año, un total de 12,9 millones de personas, casi un 28% de la población, vive en riesgo de pobreza y exclusión social. En Almería, el ejemplo más visible lo tenemos en los trabajadores del servicio de Ayuda a Domicilio del Ayuntamiento de Almería. Las condiciones laborales impuestas por el PP no les permiten cobrar más de 800 euros al mes y la mayoría no alcanza ni de lejos esa cantidad porque, a duras penas, logra realizar unas pocas horas a la semana. Hablamos de 520 trabajadores, el 95 por ciento de ellos mujeres, que atienden a 1.500 usuarios, en lo que constituye un servicio vital para muchas familias.

Desde el PSOE hemos reclamado, vía moción, aprobada el pasado viernes por unanimidad de todos los grupos políticos con representación en el pleno, la aplicación de medidas para evitar la precariedad laboral en este servicio, como no realizar contratos por debajo de 20 horas semanales y tratar de aumentar las jornadas laborales a empleadas y empleados que llevan hasta nueve años trabajando entre 20 y 30 horas semanales. Además, el PSOE obliga con esa moción al equipo de gobierno del PP a aplicar subidas salariales de unos 50 euros mensuales para que, en el plazo de cuatro años, consigan los 1.000 euros de sueldo a jornada completa.

Pero no es el único caso. El PP en el Ayuntamiento mantiene a los jardineros municipales en una situación muy similar e igualmente insostenible para sus familias. Al comenzar la crisis solidariamente decidieron bajar sus sueldos un 12 por ciento para evitar que se produjeran despidos, con la promesa de volver a la situación inicial una vez ésta finalizara, algo que no ha sucedido .

En ambos casos hablamos de trabajadores que desempeñan su labor en sendos servicios municipales para el Ayuntamiento de Almería. Si esto es así para ellos, imaginemos cómo estarán aquellos que desarrollan su trabajo en el sector privado, y más aún quienes se encuentran atrapados dentro del ámbito de la economía globalizada, a través de multinacionales, en la mente de todos nosotros en este momento.

En ambos casos hablamos de trabajadores que desempeñan su labor en sendos servicios municipales para el Ayuntamiento de Almería.

Los expertos aseguran que en los últimos tres años la riqueza en España ha aumentado y que, con un PIB de 1,2 billones de euros, somos la quinta mayor economía de los 28 países de la UE y la decimocuarta en la lista de potencias económicas del mundo. Además, los indicadores económicos señalan que el número de millonarios no ha dejado de crecer en nuestro país, ni siquiera durante los crudos años de la crisis. España en el país europeo donde más ha aumentado proporcionalmente el número de grandes fortunas.

Frente a esto se encuentran más de 3,4 millones de desempleados y trabajadores con una precariedad laboral alarmante, que contemplan con desolación el abismo creado entre los más ricos y aquellos que cuentan con menos recursos. Hemos recuperado las cotas de actividad económica previa a la crisis, pero los fríos datos no pueden ser suficientes para declarar que efectivamente ya ha pasado porque la desigualdad es hoy más que nunca el principal problema de nuestra sociedad, y en ese aspecto la Comisión Europea nos sitúa en la peor posición, junto a Bulgaria, Grecia y Lituania.

Los responsables del PSOE apostamos por una salida social a la crisis, aplicando las directrices marcadas por Naciones Unidas en la Agenda 2030, para que el crecimiento económico venga aparejado de trabajo digno y que podamos sacar a ese amplio colectivo de personas de la inestable frontera de la exclusión social, para blindar de la pobreza esos hogares de padres trabajadores y niños en riesgo de pobreza, para romper la brecha salarial de género y para devolver la esperanza a los jóvenes en un futuro mejor.

Esperemos que el Partido Popular sepa aplicar en España y en aquellas ciudades donde gobierna, como Almería, esta oportunidad única que brinda la ONU y que contribuyan, atendiendo a sus respectivos ámbitos de gestión, a aplicar esta hoja de ruta social, como lo que es: una oportunidad única para garantizar el bienestar de las personas y caminar hacia un modelo de desarrollo más inclusivo y sostenible, donde se tengan en cuenta los derechos de los colectivos más vulnerables, especialmente los de la infancia y los de las mujeres, y donde se atiendan los problemas de mayor urgencia de la ciudadanía. En Almería, con casi 60.000 desempleados en la provincia, cerca de 20.000 están en la capital, hay un basto campo de trabajo que el PP debería empezar a abordar.