www.noticiasdealmeria.com
El profesor Rodríguez Illana desvela las claves del “adoctrinamiento” sobre los andaluces desde el humor
Ampliar

El profesor Rodríguez Illana desvela las claves del “adoctrinamiento” sobre los andaluces desde el humor

lunes 26 de febrero de 2018, 21:32h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Presenta su libro “El españolimo sonriente. Humoristas al servicio de la colonización de Andalucía” en Almería



El Centro Andaluz del Pueblo Javier Verdejo ha acogido la presentación del libro “El españolismo sonriente”, editado por Hojas Monfíes y escrito por Manuel Rodríguez Illana, Doctor en Periodismo y Licenciado en esa especialidad y en Psicología. Compagina su trabajo como profesor de Lengua Castellana y Literatura en la enseñanza secundaria con las labores de investigación en torno al análisis ideológico del mensaje de los medios. Es miembro del Laboratorio de Estudios en Comunicación (LADECOM) de la Universidad de Sevilla.

Rodríguez Illana utilizó durante su charla vídeos que desarrollaron las líneas maestras del libro, dejando en evidencia que existe un adoctrinamiento histórico destinado a ubicar a los andaluces en los estratos más bajos de la sociedad, para lo que resulta imprescindible que éstos se crean que ese es su papel.

El profesor señaló que este estereotipo bufonesco del andaluz hoy tan difundido en los medios de comunicación, “no puede ser casual, ya que desde los siglos XVI y XVII, las comedidas del llamado Siglo de Oro, los personajes que se marcaban como andaluces tenían estas características”.

Rodríguez Illana se valió de vídeos sobre programas humorísticos y películas del mismo género, para dejar claro la degradación constante del andaluz, incluso a manos de los propios andaluces.

De este modo, trazó el perfil del andaluz que se transmite en la programación televisiva, en la que “la persona andaluza se caracteriza por dedicarse casi invariablemente al trabajo sexual y doméstico, es estadísticamente probable que sea toxicómana y provenga de ambientes marginales, también es maleducada, tramposa, holgazana, caradura, superficial y deliberada y vocacionalmente ignorante, no sabe hablar y de hecho le costará la misma vida aprender idiomas porque tiene pocas luces, en general, y eso sí, está genéticamente preparada para soltar un chiste en cualquier momento”.

Pero esto no solo ocurre con las producciones españolas, también se realiza con los doblajes, hasta el punto de que en películas o incluso dibujos animados, en los que no hay diferenciación en el original en el lenguaje, al emitirlas en castellano, a los personajes con esas características se les pone acento andaluz, y mostró casos desde Dumbo a Los Simpson.

El colmo de la vergüenza, para los asistentes a la charla, llegó cuando exhibió un fragmento de una entrevista entre Los Morancos y la Duquesa de Alba, y otro de un programa de Juan Imedio en el que un niño recitaba una petulante sucesión de rimas en forma de loa a su hijo, y que sonreía ante el gesto del bufón.

Pero más estereotipos que recoge el libro en estas versiones mediáticas son las de que el andaluz “no soporta al catalán, separatista e insolidario por naturaleza, que no quiere repartir su riqueza con los andaluces que tanto han contribuido a levantar su tierra.”

Un ejemplo “paradigmático” de todo esto son “Con ocho apellidos catalanes” y “Con ocho apellidos vascos”, donde no solo el protagonista, sino todo el entorno andaluz que le rodea, es esencialmente ese prototipo rancio, de vaguería, de fiesta, de ignorancia, de españolismo cutre, de incapacidad para aprender idiomas, y de chiste rápido para salir del paso.

Se detuvo en este caso para detallar que Dani Rovira, el actor principal, “quizá se puede entender que interpretaba un papel” pero luego mostró un monólogo en que hacía lo mismo, burlarse de la catetura de los andaluces. De hecho, en el mismo, se podía ver a Rovira contando que era un “cateto” llegado a Madrid, describiéndola con asombro “como si nunca hubiera viajado o como si su propia Málaga natal fuera un ciudad tercermundista”.

En ese mismo ámbito puso en solfa a Paz Padilla, que en Sálvame presenta en castellano, pero cuando tiene que hacer de drogadicta y prostituta en una serie, entonces saca el acento andaluz para marcar su inferior clase social.

En palabras del analista político, profesor de comunicación internacional y periodista especializado en África, Sebastián Ruiz-Cabrera, autor del prólogo al libro, “era cuestión de tiempo que algún académico lo hiciera en este tono: hablarles cara a cara a los guionistas de que nuestra representación como andaluces en los medios tiene las horas contadas. Parecía inevitable que alguien escribiera sobre ello con la metodología adecuada y el tiempo necesario para racionalizar esa muletilla de que somos especiales”. A juicio de Ruiz-Cabrera, “El lector o lectora será interpelado a bocajarro sobre el papel de Canal Sur en la normalización de una identidad andaluza atrapada en el tiempo; sobre las causas y consecuencias de la catalanofobia en nuestra tierra; sobre la instrumentalización del folclore religioso; sobre el estigma de que la gran mayoría de los personajes andaluces representados en las series o películas españolas son analfabetos, drogadictos o ignorantes; o sobre el humor y sus límites. Sin embargo, el último de los capítulos referido a Blas Infante, padre de la Patria Andaluza, tiene un peso académico y periodístico especial. Y más que cerrar el debate lo cuarteará explicando cómo su figura ha sido despojada de toda su prosa e ideología revolucionaria en pro del caciquismo. Porque nada es casual”.

“Chacha, puta y yonki”, “Cuatro mil años de holgazán”, “Picasso no es un pokemon”, “Yo creo que este es maricón” o “Blas Infante bajo en calorías” son algunos de los enunciados elegidos por Rodríguez Illana para poner título a los diversos capítulos que componen el libro, y que en buena proporción no son sino expresiones literales recogidas de los extractos mediáticos que en él se examinan.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Noticias de #Almeria

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.