ISSN 1989-8630 **
26 de abril de 2019, 6:58:31
Sucesos


Absuelto tras arrollar con su coche a ciclistas y otros vehículos abstraído por un videojuego


Los hechos sucedieron en el año 2016 y el joven ha estado en tratamiento psiquiátrico


Absuelto tras haber atropellado a ciclistas y colisionar con varios vehículos, e incluso amenzar a la Policía, según la sentencia de la titular del Juzgado de lo Penal 2 de Almería, que tras escuchar los informes forenses ha entendido que D.J.L.A., de 21 años sufrió un "brote psicótico súbito" en el momento de los hechos.

El joven, que posteriormente ha recibido tratamiento médico durante cerca de dos años, fue atendido por los médicos justo después de los hechos, y dos meses después, y ha confirmado que sufrió un "episodio psicótico agudo" y que sufría "pseudoalucionaciones", por lo que incluso llegaron a recomendar su ingreso en un centro de salud mental y no en prisión, donde estuvo posteriormente y desde donde también se le hizo seguimiento desde la enfermería hasta que inició un tratamiento a través de la Seguridad Social.

La juez Sara Herrera acepta en su sentencia lo dicho por el Ministerio Fiscal tras modificar sus conclusiones iniciales, pasando de pedir cinco años de prisión por los delitos de conducción temeraria y de atentado contra la autoridad a solicitar únicamente un año de libertad vigilada con tratamiento médico externo al aplicar la eximente completa de responsabilidad penal recogida del artículo 20.1 del Código Penal al entender que el acusado sufría un trastorno mental transitorio; una calificación a la que se ha adherido la defensa.

En el juicio, los forenses han declarado que el joven vivía una realidad "distinta" influenciado por el videojuego 'Grand Theft Auto', al cual solía jugar y dado que había perdido "el sentido de la realidad" y tenía "el libre albedrío totalmente perjudicado".

El acusado dice no recordar nada de aquello, ha pedido perdón y ha declarado que "Pensaba que me estaban persiguiendo y me asusté. Cogí el coche y me fui para la playa, a perderme un rato y a fumarme un cigarro. Eso fue mi perdición. No se lo que hice".

Los hechos sucedieron el 6 de febrero de 2016. Le habían echado del trabajo y su padre fue a recogerlo en coche, pararon un momento a comprar pan, y como el vehículo estaba en doble fila y les pitaban, se pasóp al asiento del conductor, con lo que inició su carrera por la Avenida de Cabo de Gata en dirección a la Universidad de Almería.

Colisionó con varios vehículos aparcados, embistió a un grupo de ciclistas, chocó contra la entrada del centro zoosanitario e impactó contra un autobús urbano y al menos dos coches en circulación, sin ocasionar daños personales.




Noticias de #Almeria.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.noticiasdealmeria.com