ISSN 1989-8630 **
24 de marzo de 2019, 17:18:55
Entrevistas


Munuera “No sé si el comunismo es una idea de futuro, pero el capitalismo no”


Este fin de semana ha sido el de la fiesta del PCE en Almería, también el de la llegada de la marcha a pie proveniente de Málaga que conmemora la Desbandá, y por eso es un buen momento para hablar con el secretario general del PCA en nuestra provincia, Miguel Ángel Munuera.



Miguel Ángel Munuera, hijo de unos emigrantes de Sorbas que llegaron a Gerona, está al frente de los comunistas de Almería, integrados a su vez en Izquierda Unida, y ahora en alizanzas diversas como Unidos Podemos y Adelante Andalucía. Por tanto, detrás de tanto cambio la pregunta es si esta ideología tiene cabida en la sociedad moderna, en la sociedad actual, y si necesita esos cambios para pervivir por ser algo del pasado, o son fruto de la evolución natural de los mismos principios. Para Munuera, el comunismo tiene a día de hoy total sentido, aunque reconoce que se acercó “en bruto” y luego lo fue “puliendo”, porque fue la “rebeldía ante lo que se daba de manera natural como impuesto” lo que le llevó a comprender que “el comunismo, con sus aciertos y sus errores, era lo más conveniente para otro tipo de sociedad”.

El secretario general de los comunistas almerienses, se sincera cuando a la pregunta de si esta ideología tiene futuro, responde que “no sé si es una idea de futuro, no lo sé, lo que sí sé es que el capitalismo no”. Para explicarlo recurre a la explotación de los recursos naturales del planeta “que hay cierto consenso en que son finitos, y por tanto este sistema depredador, se lo carga, y si no hay planeta, no hay debate ideológico entre comunismo y capitalismo”.

A partir de ahí explica que “una sociedad que acabe con la explotación, que asegure derechos sociales, creo que es una sociedad que tiene que tener futuro, porque si no, el planeta no tiene futuro”.

Lo que sí parece una evidencia es que aquel comunismo soviético poco tiene que ver con lo que actualmente se predica desde sus partidos herederos en los países democráticos, y Munuera destaca que éste nació del marxismo, con una idea primigenia vinculada a un capitalismo que creía en la explotación infinita, sin tener en cuenta los límites materiales del planeta. “Yo creo que hoy día, la contradicción capital/trabajo, es tan importante como entre productivismo y medio ambiente”, por lo que de sus palabras se deduce una evolución natural.

Pero tras la caída de la URSS, es primero Cuba, y luego Venezuela, los dos grandes iconos de los comunistas, pero Munuera prefiere no considerarlos “modelos a seguir”, y reconoce que “esa es la pregunta del millón que siempre se le achaca a los dirigentes de izquierdas”. Afirma que “cada pueblo tiene que tener su desarrollo en función de sus características” y asegura que para ellos, para los comunistas españoles “nuestro modelo está por construir, y bebe de todas las experiencias revolucionarias del mundo, desde las más radicales a las moderadas, por ejemplo, el modelo más avanzado que habido es la II República, por lo tanto nosotros beberíamos de ahí, un modelo netamente democrático”.

Justifica su respuesta en que las “revoluciones se justifican en unas razones históricas”, y que el comunismo convirtió en “potencia industrial y espacial” a un país semifeudal como Rusia, y que “el burdel del Caribe” que era Cuba, acabó teniendo los mejores niveles sanitarios, sociales y educativos de toda la zona, por lo que insisten en que no se pueden hacer comparaciones, y que cada uno ha de llevar su propio ritmo.

Y si el modelo lo traemos más a lo concreto, es decir, a una ciudad o una provincia como Almería, gobernada por los comunistas, Munuera se apresura a decir que “no somos extraterrestres, somos vecinos y vecinas, que tenemos las mismas preocupaciones que tiene la gran mayoría de la sociedad almeriense, como la participación, parar la especulación urbanística, blindar los servicios sociales, el respeto al medioambiente… todos esos elementos que no son nada especiales, que son de sentido común, son los que llevaríamos hacia delante”.

Y para cambiar las cosas hace falta, antes, ganar elecciones, y en ellos están. El PCE se reconfiguró como Izquierda Unida, y ésta a su vez, se ha unido con Podemos a nivel estatal en Unidos Podemos, y en nuestra Comunidad como Adelante Andalucía, y la idea sigue siendo crear “espacios de confluencia de izquierdas” para municipales y generales, a pesar de la bajada de escaños que se produce cada vez que se unen. Aunque Munuera no lo ve así, y afirma que como UP “la izquierda del PSOE es cuando ha tenido más escaños en toda la Democracia, por tanto electoralmente ha habido un avance, aunque la suma no ha dado los frutos que debía dar, por ahí bien…”. Reconoce que pueden haberse frustrado las “expectativas” y también que el impulso que tuvo Podemos a nacer “no es el mismo que ahora”, lo que ha afectado a que la suma electoral no acabara siendo la esperada.

En todo caso, “los 17 parlamentarios de Adelante Andalucía van a suponer la resistencia a unas políticas de derechas del tripartito fundamental, teniendo en cuenta el agotamiento del PSOE tras tantos años gobernando en Andalucía”. A pesar del descenso, considera que “es una buena base”.

Y si es cierto ese “agotamiento” del PSOE, unido a que “el tripartito ya está enseñando la patita”, Munuera no descarta que pueda haber un “sorpasso” como el que en su momento soñó el histórico Julio Anguita. Lo tiene claro “una de nuestras señas de identidad es la movilización” por lo que ante las política que empieza a poner en marcha el Gobierno andaluz, “esa unidad en la movilización en las calles, debe ser el fermento para construir algo más grande que sea una alternativa a las políticas de derechas del tripartito, así como al proyecto agotado del PSOE, y a partir de ahí sí se puede conseguir”. “Nosotros vamos a trabajar para ello” afirma el secretario general de los comunistas de Almería.

¿Y quién era más comunista, Santiago Carrillo que aceptó la monarquía constitucional y la bandera roja y amarilla, o el actual secretario general Alberto Garzón, que cuestiona a aquellos camaradas? Pues Munuera lo tiene claro, dice que el debate en la Transición “no entre socialismo y capitalismo, y había que decidir entre democracia y dictadura” y admite “soy crítico con aquello” pero quiere poner las cosas en su justo término, recordando que aquellas claudicaciones se debieron a la correlación de fuerzas y “al ruido de sables”. Pero no duda en reconocer que “Carrillo hizo lo que pudo, y con eso me quedo”.


Noticias de #Almeria.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.noticiasdealmeria.com