ISSN 1989-8630 **
9 de diciembre de 2019, 14:05:47
Opinión


No es obligatorio sonreir a Turki Al Sheikh

Por Rafael M. Martos






"Su excelencia Turki Al-Sheikh, magnate de Arabia Saudí, se ha convertido en el nuevo propietario de la UD Almería al haber adquirido todas las acciones de Alfonso García Gabarrón, que poseía el 96 por ciento de la sociedad. Después de varios días de intensas gestiones, a primera hora de la tarde de este viernes se ha procedido a la firma del traspaso de poderes en una notaría de nuestra capital"



En la única comida que compartí -hace ya algunos años- con Alfonso García Gabarrón en su calidad entonces de presidente de la Unión Deportiva Almería, y yo como director del gratuito Diario de Almería, se jactaba de cómo se había hecho con el club casi por casualidad ante el inexplicable desinterés de los empresarios y aficionados locales. Había tenido que venir un señor de Murcia a evitar la desaparición de un equipo, como ahora ha tenido que llegar otro desde Arabia Saudí, ambos ante la pasividad de los almerienses, aunque no de sus instituciones, que han venido apostando por éste hasta donde han podido buenamente.

Que este traspaso de poderes provoque chistes, y más ante el origen “exótico” del nuevo propietario, es normal, pero no lo es tanto que las bromas exterioricen un racismo y una xenofobía que, aunque sabiendo que está ahí latente, me ha sorprendido en los tuit y los memes de algunas personas por las que hasta ese momento tenía gran respeto.

Mi inquietud no es por el futuro de la ofrenda floral a la Virgen del Mar, patrona de la ciudad de Almería, por parte del club, ya que soy de quienes no entienden que en un Estado laico y aconfesional, la ciudad tenga patrona, y que ésta además tenga que recibir la genuflexión de las autoridades civiles y militares, y en el caso que nos ocupa, de un equipo y una afición en los que se integran no católicos... y vive básicamente del dinero de los impuestos de todo el mundo, creyentes y no creyentes.

Mi inquietud no es si en el palco seguirán poniendo a las autoridades -esas que le aportan nuestro dinero al club, esas que deciden sobre tantas y tantas cosas que hacen de estas localidades lugares privilegiados para los negocios- jamón y vino, o habrá cuscús y té.

Mi inquietud no es ni tan siquiera sobre qué harán los de Vox, porque ya lo sabemos, para ellos el nuevo presidente del club es árabe, no “un puto moro”, y seguirán yendo al palco...

… y ahí llega lo que a mi sí me preocupa.

A mi preocupa saber qué va a pasar con las chicas de la UD Almería, si se seguirá potenciando el equipo o se irán dejando decaer. Me habría gustado ver algún interés sobre este asunto.

Porque a mi lo que me preocupa es que se rindan honores y pleitesía al ministro de un país fundamentado en el fanatismo religioso, manipulador del Islam hasta la náusea, un país racista hasta el extremo, xenófobo como pocos, machista por decreto, corrompido hasta la médula, que no respeta ni uno de los Derechos Humanos ¡ni uno!...

Es mejor mirar para otro lado, y cachondearse de su titulación académica en una provincia y una comunidad autónoma que no tiene ninguna universidad entre las mejores del mundo (ni de Europa), y lidera el fracaso escolar. O burlarse de sus conocimientos futbolísticos y no mirar que ya tiene otro equipo que está entre los mejores de Egipto... que no es incompatible con su cargo “público” (en realidad allí son cargos “privados”) también de índole deportiva en su país.

Es mejor elucubrar sobre las pretensiones de este personaje, atribuirle oscuros intereses económicos, como si no fueran esos los que han movido a su anterior presidente, como si no fueran esos los que mueven a los grandes empresarios del fútbol, porque el fútbol es un negocio, y los equipos son empresas. Es lo que hay. Es decir, es cuestión de dinero, nada más...

Lo más divertido de todo esto es que los aficionados al fútbol, a estas alturas, siguen creyendo que los clubes son eso, clubes, con sus socios y todo, aunque uno solo tenga el 96% del capital social, y que los colores son importantes, y que los directivos y los jugadores se los creen... e incluso los hay que creen que las selecciones “nacionales” son una especie de ejército popular en pantalón corto...
Noticias de #Almeria.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.noticiasdealmeria.com