www.noticiasdealmeria.com

La elegancia pasional del tango y flamenco de La Milonga enamoran al Teatro Apolo

sábado 07 de noviembre de 2015, 20:40h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

El grupo, con numerosos artistas invitados, enamoró ayer al público congregado, que agotó las entradas para ver su nuevo espectáculo



Una gramola apoyada en una mesa con mantilla, diapositivas de época, perchero de madera, mesa de cantina con botella de anís, violín, acordeón, aire porteño mezclado con la raíz flamenca... Una puesta en escena cuidada por La Milonga Flamenca, que anoche estrenaba en el Teatro Apolo de la capital su nuevo espectáculo, un nuevo giro de tuerca a su fusión sin ambages del tango y el flamenco, con los sentimientos y la pasión emocional como denominadores comunes. La formación nacida en Almería compuesta en 2013 por músicos de diversa procedencia tanto musical como geográfica colgó anoche el cartel de ‘no hay billetes’ y respondieron sobre el escenario a la justa expectación.
Mauro Rosso a la voz y flauta, Antonio ‘El Wity’ a la guitarra y Hesú de la Guijira a las percusiones estuvieron acompañados, además, de un gran elenco de colaboradores que pusieron la magia a su propuesta musical. En el cuerpo de baile, del lado del tango Tupac y Belén, del lao flamenco Mayte Beltrán y Tony Santiago. También Miguel Ángel Fernández Sola en el acordeón; Borja Sáez en violín; y Rocío Zamora al cante.
Fue precisamente la cantaora, siempre atinada, la encargada de abrir el concierto, acompañada de ‘Wity’ y a los que progresivamente su fueron uniendo violín, percusión y baile al compás del ‘Nada le debo a la vida’ de Pepe Marchena. Fue la salida a una noche de emociones fuertes, con ‘El Andariego’ de Pepe Jara, clásicos como ‘Obsesión’, ‘Cambalache’ o ‘Uno’, regados de grandes ejercicios de baile, ya sea por taconeo y porte flamenco o con la pasión y erótica del tango.
Con un ambiente cada vez más caldeado, Mauro Rosso seguía comandando con elegancia el ritmo de un concierto que continuó con ‘Que Nos Vaya Bonito’, ‘Garganta de Arena’, ‘Quisiera Amarte Menos’ o ‘La Bien Pagá’. Momentos de mayor intensidad vocal que abrieron el camino al último tramo del recital, con temas que mantuvieron la tensión teatral. Por ejemplo, ‘Por Una Cabeza’, una canción que Rosso dedicó a sus abuelos. ‘Payaso’ de Bambino o ‘Puro Teatro’ de La Lupe, elevaron la intensidad para finalizar con su divertida adaptación de ‘Dos Gardenias’ de Machín y ‘En El Último Trago’, de José Alfredo Jiménez.
Más de una hora y media de buen hacer que el público reconoció con una larga ovación final, mientras decenas de camisetas volaban desde el escenario como regalo a la atención prestada.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Noticias de #Almeria

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.