www.noticiasdealmeria.com

10N: La segunda oportunidad

lunes 07 de octubre de 2019, 20:23h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar



Quienes peinan canas –aunque algunos se las tiñan, que aquí nos conocemos todos- recordarán aquel programa televisivo de educación vial llamado “La segunda oportunidad”, que comenzaba con un accidente, y luego explicaba cómo podría haberse evitado. Concluía avisando que ante estas situaciones, no tenemos nunca una segunda oportunidad.

Es por eso que las elecciones del 10N debíamos tomarlas como lo que son, una segunda oportunidad que raramente tiene la ciudadanía de remarcar su posición ante unos resultados, y eso puede hacerse tanto a nivel provincial, como estatal.

Y si nos venimos a nuestra circunscripción, esa segunda oportunidad no debíamos entenderla como algo baladí. Hemos tenido la ocasión de conocer cómo han trabajado nuestros representantes más directos y votar en consecuencia.

Da la impresión de que nuevamente la marca de partido y la polémica sobre la investidura y la gobernabilidad, va a tirar más que el análisis de aquello que han hecho, de aquello por lo que se han preocupado en estos cinco meses de nada con colmo que ha presidido en funciones Pedro Sánchez.

Esta segunda oportunidad debería pasarle factura a nuestros políticos, porque no sería justo para Almería que volviéramos a ponerle un sueldo de 5.000 euros a personas que no han abierto la boca ni antes, ni durante, ni después, a personas que han hecho gala de un desconocimiento absoluto de la realidad provincial, a quienes no han ofrecido ni una solución a nuestros problemas pero sí han contribuido a generar miedos, odios, rechazos, o a quienes no tienen más interés que estar en Madrid y nos usan de plataforma.

Sí, hay más para castigar que para premiar si lo pensamos bien.

Y si lo mejor sería que votásemos en conciencia pensando en nuestra provincia –por ser esa la circunscripción-, quien decida hacerlo pensando en la gobernabilidad debería comenzar por aprovechar mejor aún esta segunda oportunidad. Porque votar a la izquierda del PSOE no garantiza que los socialistas gobiernen con ellos si no suman, y en caso de hacerlo tampoco, porque podrían preferir a Ciudadanos, dependerá de los números, pero también de quién esté dispuesto a apoyar la investidura de Sánchez sin pedir ministerios.

Votar a Ciudadanos no garantiza un gobierno del ala derecha del hemiciclo, ya que ahora Albert Rivera admite que puede apoyar a Sánchez… o no.

Pero es que si Pablo Casado para ser presidente necesita a Vox y a Ciudadanos, es altamente probable que Rivera no aceptara entrar en ese juego.

Sí, todo esto son elucubraciones, quinielas, y cada cual puede hacer la suya, por eso lo mejor es aprovechar esta segunda oportunidad sabiendo lo que ya sabemos, y no volvamos a tropezar como en el programa de televisión, dos veces con la misma piedra.