www.noticiasdealmeria.com

11A: Ahmed -'Blas'- Infante vive

sábado 10 de agosto de 2019, 11:24h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar




"El racismo es siempre institucional".

Ramón Grosfoguel





En el mundo campesino, en la actualidad tan maltratado por la prepotencia urbanícola, la constatación empírica de la influencia de las fases lunares sobre ciclos de germinación y crecimiento de las plantas forma parte de su realidad cotidiana. Nuestro satélite, que incide con poder colosal sobre las mareas, la actividad volcánica o los ciclos fértiles femeninos, nos afecta al conjunto de nuestra especie. Por ello civilizaciones como la de Las mil y una noches establecieron un mes lunar de ayuno al año, el Ramadán, y la llamada Fiesta Grande o Día del Cordero. Los beneficios sobre la salud psicofísica del hombre en esta sístole y diástole de abstinencia y excesos controlados, han podido ser verificados por la experiencia. A pesar del Agrocidio y las trágicas carencias rurales a beneficio de 'burrócratas', las depresiones y enfermedades mentales en general no tienen proporcionalmente la afección aguda de las ciudades. ¿Existen periodos del año donde irracionales pulsiones de autodestrucción, incluso homicidas, se manifiestan, y permanecer atentos a esos días coadyuva a armonizarnos con la Naturaleza, a nuestra humanización en suma? No debemos descartarlo a la ligera.



Aunque a los Sapiens - desde que los neandertales cuidaban a sus semejantes impedidos, enfermos o ancianos - el principal peligro que nos acecha no procede de cuestiones morales o costumbres 'desviadas', según la pretensión dogmática de ciertas religiones. Quizá provenga de la institucionalización de la Barbarie. Contemplamos horrorizados por ejemplo al arrogante patán Trump: balbuce peregrinas excusas cuando su publicitada xenofobia ha puesto en peligro a los anteriores habitantes del sur estadounidense de origen hispano, 'mestizo' e indio. O cuando trata de sojuzgar con ilegales bloqueos y sanciones a naciones soberanas que no son de su cuerda, como Venezuela, Nicaragua, Cuba, Irán o Corea del Norte, sin importarle el sufrimiento que inflige a esos Pueblos por el desabastecimiento de insumos básicos, lo que provoca muertes a diario. La élite 'whasp' ('blanca', anglosajona y protestante) dicta sus caprichosos arbitrios fundamentalistas contra las supuestas 'razas inferiores', importándole un ardite las masacres de civiles desarmados. Ya el ilustrado Toqueville en 'La democracia en América' comprobó asombrado que el fanatismo etnocentrista de los colonos, compatibilizaba con cinismo un pretendido 'cristianismo' Biblia en mano y un sedicente respeto por la ley... con la calcinación total de Pueblos indígenas milenarios.



Hoy no se nos oculta que el nacional-catolicismo ha sido el maestro de múltiples crímenes contra la Humanidad. Así clamaba el Canto del gigante andalusí Juan Peña, el Lebrijano: "No fueron los judíos ni los moros, fueron los reyes cristianos: ella se llamó Isabel, él se llamaba Fernando'. Los clerical-imperialistas españoles y en menor medida los portugueses, espoleados por el mórbido y rapaz papado, han esparcido de anónimas fosas comunes el globo terráqueo, de punta a punta.



En la madrugada del 11 de agosto se conmemora el asesinato de Blas Infante por el fascismo nacionalista español que reivindica Vox, y al que apoyan en coalición partidos que posan de 'demócratas' y 'constitucionalistas', como el PP, Ciudadanos y el PSOE, en alianza con los naranjas en diversas localidades. Hoy se sigue fusilando al llamado 'padre de la patria andaluza', aunque él no la fundara, incansable adalid de los derechos del 'Pueblo morisco o andaluz', en certera expresión de su genio inmortal. Pero además recordamos este año y los dos sucesivos el 450 Aniversario de la Guerra de Liberación de Al-Andalusía, unida al traidor complot y ejecución de Fernando de Válor y Córdoba un 20 de octubre de 1569 en Laujar de Andarax, el proclamado rey Aben Humeya, cuando aspiraba a negociar una paz no humillante una vez burladas definitivamente las oficiales Capitulaciones condicionadas con el reino nazarí.



Fumigar la historia a la carta, o interpretarla a jirones, forma parte del oscurantismo cristo-fascista, aún hoy vigente. No esperéis encontrar en la mayor parte de los pueblos de los almerienses Filabres, de la granadino-almeriense Alpujarra o de la Axarquía malagueña un digno recuerdo a nuestros héroes que se levantaron frente al cruel despotismo monárquico y la Inquisición, como merecen más que de sobra. Mezquino 'olvido' a causa de inculcados complejos y chusco castellanismo de opereta por parte de arrogantes regidores o ediles a los que el trasero les huele todavía a zaragüelles moriscos (basta que busquen sus apellidos impuestos por el amo invasor en los 'expedientes de hidalguía' de la Real Chancillería de Granada y Valladolid).



Pero mejor vivir en la rastrera hipocresía, aun al precio de que nos contemple el mundo entero a los andaluces como los 'frikis' más ridículos y acomplejados de la Vía Láctea. No, lustracirios del clerical-imperialismo, no sólo no nos avergüenza nuestro simpar Legado Andalusí... ni la Alhambra, la Mezquita de Córdoba, Medina-Azahara, Gibralfaro, las Alcazabas de Badajoz y Almería, la Sinagoga toledana de Sta María la Blanca, la Aljafería de Zaragoza, los mundos mozárabe o mudéjar... sino que estamos muy orgullosos de esta Herencia todavía hoy admiración del orbe entero, presuntuosos payasones.



En un anterior artículo, El triple genocidio andalusí, denunciamos públicamente el exterminio cultural y físico en las piras del 'santo oficio', cárceles y deportaciones padecidos; mientras se silencia en los libros escolares ¡y al mismo tiempo se celebra! (¿¡sic!?) esta gran 'gesta': haber transitado, a paso de cangrejo, del Primer Renacimiento europeo, el Andalusí, a la Edad Media en plena Edad Moderna. Y tal esperpento haciéndolo coincidir con la lúgubre feria de Málaga y hasta con grotescas 'performances', con barniz religioso o sin él. Los descendientes de las víctimas desculturizados, para ser buenos debemos alegrarnos de las matanzas y expolios de los colonos españolistas... ¡viva la 'grasia' masoca y olé!



Sin embargo, al tomar Consciencia de sí mismo, el universal andaluz de Casares Blas Infante renacería islamizado, tras una peregrinación a Agmat, junto a Marraquech, para visitar la tumba del rey-poeta andalusí exiliado Almutamid, adoptando el nombre de Ahmed (el que reconoce la Inmensidad de lo Incognoscible). Por ello nos repugna cierto 'andalucismo' capillita y cobarde, adversario del autor de El Ideal Andaluz, que niega o se mofa de este histórico hecho con las más peregrinas excusas. O como advierte con lucidez y coraje el escritor Rafael Martos en su artículo La deuda con Blas Infante: "Quienes se ríen de su aceptación del Islam, no saben la esencia de la misma de su acto de fe, y desde luego muestran una profunda islamofobia si consideran que ese hecho invalida una trayectoria personal o política". Y lo que desconocen también algunos soberbios imbéciles que reparten carnés de 'andalucismo' por las sacristías es que a nosotros eso nos da igual, porque en la islámica cosmovisión alcanza mucho mayor honor ser un 'hanif', o buscador de la verdad (como Abraham - no era judío, cristiano ni 'mahometano' -, el Padre de las Tres Culturas), que el simple muslim. Así que ajo y agua, fantoches que seguís disparando en vano a la Memoria de Ahmed Infante, a la de los Buldan (Países de...) Al-Andalus y a la de toda la Humanidad.



Tampoco debemos dejar a un lado o solapar, al estilo de los pútridos politicastros lavabadajos de convento, el recuerdo imborrable del sufrimiento perpetrado a unos nobles hijos de Al-Andalus marginados, los cuales retornaron desde el Sind (actual sur de Pakistán) y otros lugares de la Ruta de la Seda en busca de sus patriarcas andalusíes avasallados y alienados, artífices de su esplendor comercial durante siglos. Nuestra deuda de gratitud con ellos no tiene límites, porque muchos moriscos perseguidos, haciéndose pasar por nómadas, o formando familias con ellos, consiguieron sobrevivir al Terror clerical-castellanista.



No podemos de ningún modo postergar a los gitanos. En especial cuando hace unos días se conmemoró el último intento de exterminio total de nuestros hermanos calés: el 270 aniversario de la Gran Redada, Crimen contra la Humanidad perpetrado por un canalla asesino de la dinastía borbónica - disposición de Fernando VI -, a lo que aludían con un eufemismo que os sonará: 'la solución definitiva', precedente claro de 'la solución final' en los campos de concentración nazis... el Samudaripen u Holocausto gitano, del que se rememora asímismo el 75 aniversario. Niños arrancados de los brazos de sus madres, al igual que ahora se hace con los de las gitanas desfavorecidas socialmente para darlos en adopción a la fuerza. Hombres reducidos a la esclavitud por orden de Hitler y aquel infame Borbón. Ancianas y niñas, más débiles físicamente, dejadas morir por las condiciones insalubres y la malnutrición en infectas mazmorras. Sádicas bestialidades perpetradas por el Dr. Mengele cegándoles con colorantes inyectados para que sus ojos se volviesen azules, macabros experimentos para medir su resistencia bebiendo agua de mar o su capacidad sin respirar...



¿Queréis conocer el máximo Horror? Existe un lugar donde tras matar a sus familias, dejaron a las moriscas para que sirviesen de 'refresco' sexual de la tropa. Por vez primera se documenta esta planificada locura de continuas violaciones masivas en la historia moderna de Europa. No menos de trescientas mujeres si atendemos a sus propios cronistas áulicos. Visitar el céntrico barrio del Matadero de Berja (Almería), evoca aquellos crímenes en las miradas de muchas de las descendientes de las víctimas a las que acogieron los gitanos como su propia gente, y que debieron quedar preñadas por las 'manadas' de secuestradores, de aquellos vándalos desalmados clerical-castellanistas. ¿Algún interés del desvergonzado Ayuntamiento de Berja o de las feministas locales para poder pasar página? Nada de nada... hay que contemporizar con la Bestia fascista y lo que no sean fruslerías 'blanqueadas' burguesas del baratillo, para el demagógico populismo electorero, a esconderlo.


Miles de cadáveres de inocentes masacrados, encarcelados durante años sin cargo alguno, torturados, deportados... resultaba indiferente que tuviesen tierras, fuesen cofrades o queridos por todos sus vecinos por su laboriosidad o la maestría en su oficio... como uno de los más respetados de Jerez de la Frontera, reducido a cadenas, apellidado Monje, antepasado de José Monje Cruz, el incomparable Camarón: ¿y cómo puede haber seres tan viles que pisoteen su sangre? ¿Cómo se entiende que existan algunos autodenominados 'gitanos', con prestigio social, religioso o artístico, que simpaticen o militen en partidos que se han aliado con Vox, muchos de cuyos miembros enaltecen al tirano Franco, aliado de los carniceros nazis, a los que incluso apoyó militarmente con una división en la II GM? Tenéis suerte que no sea yo mismo gitano, porque si lo fuese os maldeciría con toda mi alma invocando a las antiguas divinidades hindúes, Ondivel y la Majarí Calí, para que os condenasen, y a cuantos os apoyen, por toda la eternidad.



El Padre de muchos Pueblos, Abraham, creyendo cumplir la voluntad divina, el 9 del calendario lunar de Du-l-Hiyya (11 de agosto este año) fue a degollar a su hijo Isaac. Y en el último instante antes de culminar esa brutalidad filicida, le fue ordenado por Lo que le sobrepasaba infinitamente que detuviese la efusión de sangre humana, realizando en su lugar el sacrificio de un cordero para compartir en familia, con amigos y una parte con los pobres. ¿Qué sois por el contrario los que os consideráis fieles 'judíos', 'cristianos' o 'musulmanes' y vertéis la sangre de millares de Isaacs en Palestina, El Paso, Yemen, Venezuela, Libia, Colombia, Kurdistán, Zaire, Nicaragua, Siria, Honduras, Iraq, México, Chechenia, Araucanía, Afganistán... o justificáis esta aniquilación imperial-armamentista permanente contra la Humanidad?


Hacemos un urgente llamamiento de auxilio a los millones de andalusíes de la Diáspora, en Africa, Abia Yala, Oriente y el planeta entero, a todo ser humano de cualquier creencia, razón o estética: el Genocidio de los clerical-imperialistas no se ha detenido, y prosiguen ahogando nuestra Cultura e Identidad milenarias invisibilizándonos y con sus patrañas o asechanzas con hedor a incienso. ¡Basta ya, como dijo el alma contemporánea de la Matria andalusí, Ahmed Infante: "Andaluces, no emigréis, combatid"! Y así lo haremos, en todos los frentes, sin descanso, tregua ni cuartel hasta nuestro último aliento o el Día de la Justicia...


Ahmed Infante, vivo por siempre en nuestros corazones, eres la ola del Mar que imbatible vuelve una y otra vez, el Viento indómito jamás sometido, la Luz que nos alumbra en el Hogar, la fecunda Tierra de Al-Andalusía Libre... Tahia Al-Andalus Hurra!!!