www.noticiasdealmeria.com

28F: La ignorancia de los legisladores

lunes 24 de febrero de 2020, 20:24h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

De momento no podemos exigirles a quienes vienen a trabajar a Andalucía que sepan expresarse en andaluz, ni tan siquiera que “parezcan” andaluces cuando hablan después de llevar entre nosotros décadas, en las que suelen mantener su acento nativo como seña de superioridad lingüística… que vivir en Andalucía no les debe suponer hablar mal el castellano, deben pensar.

Lo que no vendría mal es que, por lo menos, quienes reciben un sueldo de la administración pública andaluza, conozcan la historia institucional de quien les paga, no es mucho pedir. Aunque claro, si los propios legisladores son un atajo de ignorantes, pues tampoco se van a poner estupendos.

Es tan escaso, tan nulo, lo que de nuestra historia por el autogobierno se enseña en los colegios e institutos, que las nuevas generaciones que entran en política y llegan a cargos, lo hacen con un desconocimiento de tal calibre que abochorna.

Que los libros de texto no recojan momentos claves como el protagonizado por los federales de Andalucía o la Constitución de Antequera del año 1883 es ocultar que la consecución del autogobierno no ha sido cosa de un arrebato en las fechas preconstitucionales, como negarse a que los escolares estudien qué supuso el 4D de 1977 en nuestra historia, sí, pero también cómo rompió la configuración territorial que se estaba pergeñando para el Estado en aquellos momentos.

Negarles a los escolares el derecho a conocer que la verdiblanca fue aprobada como bandera de Andalucía (1918) antes de que lo fueron la señera para Cataluña (1933) o la ikurriña para Euzkadi (1936), es negarles el derecho a un legítimo orgullo, que además en Almería viene de hace mil años, cuando esa misma enseña era la que lucía en lo alto de la Alcazaba “con espíritu triunfante”.

Que en los institutos, se dedique más tiempo y espacio a los nacionalismos catalán y vasco que al andaluz, sin mencionar las asambleas de 1917, de 1918, donde hubo gran presencia almeriense y se aprobaron himno y bandera, 1919, 1933… que se minusvalore la personalidad de Blas Infante, cuando solo hay que mirar los periódicos de la época para conocer su relevancia, o cómo las “fuerzas vivas” montaron un complot para boicotear la candidatura en la que estaban él y los héroes del Plus Ultra, Franco (hermano del posteriormente dictador, Francisco Franco) y Rada, o el hecho significativo de lo rápido que acudieron a asesinarle los falangistas.

Pero claro, qué podemos esperar si nuestros políticos no son capaces de saber qué pasó el 28F de 1980… que no saben que están celebrando haber creado un problema donde nunca debió haberlo.