www.noticiasdealmeria.com

El “cambio” llega a Almería

lunes 04 de febrero de 2019, 20:00h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar





La sala en la que habitualmente se hacen las ruedas de prensa en la sede de la Delegación del Gobierno Andaluz en Almería estaba este lunes mucho más lleno de lo habitual, y no era para menos. Más allá de que se presentara la expedición andaluza a Fruitlogística, más allá de los datos reiterados del poderío hortofrutícola de nuestra provincia y de Andalucía en su conjunto, la convocatoria tenía tintes históricos, y de ahí la abultada presencia mediática, y por qué no, política.

Por primera vez desde que Andalucía tiene autonomía, por primera vez desde que se inauguró la Delegación del Gobierno en esta provincia, entre esas paredes cubiertas de atauriques con el escudo acuñado por Muhammad ibn Nasr, en el que se nos recuerda que “Sólo Dios es el vencedor”, quien tomaba la palabra no era del PSOE.

Casi cuatro décadas después, Carmen Crespo, almeriense del Partido Popular, era la viva imagen del cambio producido hace dos meses en la Junta de Andalucía, cuando los socialistas por primera vez en la historia de nuestro joven autogobierno, pasaba a la oposición.

Allí estaban, para dejar constancia del cambio histórico, el presidente del PP de Almería, Gabriel Amat, y también los parlamentarios del PP Maribel Sánchez y Ramón Herrera, pero también los que se quedaron fuera, como Amós García y Arancha Martín.

Pero fuera, aunque no del todo, estaba aún el socialista José Manuel Ortiz, el delegado de la Consejería en Almería, y que a estas alturas sigue en funciones, como todos los demás delegados del Gobierno en las provincias, como todos los cargos “de confianza”, como todos los cargos administrativos de libre designación… dos meses después.

Ver a Carmen Crespo en esta casa del Paseo de Almería 68 es la imagen del cambio que comienza en Andalucía. En sus manos está que no sea un espejismo como el de los desiertos, y les acabe ocurriendo como en Extremadura, porque desde luego, desde dentro, no se lo están poniendo nada fácil.