www.noticiasdealmeria.com
Melilla: Hasta que se harten
Ampliar
(Foto: malasombra)

Melilla: Hasta que se harten

Por Rafael M. Martos
x
directornoticiasdealmeriacom/8/8/26
https://www.noticiasdealmeria.com
domingo 21 de mayo de 2023, 05:00h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Add to Flipboard Magazine. Compartir en Meneame

Escucha la noticia

Melilla pudo haber formado parte de la Comunidad Autónoma de Andalucía porque nuestra identidad trasciende la historia, pero los intereses electoralistas del PSOE lo impidieron, y a día de hoy es una ciudad autónoma española situada en el norte de África, bañada por el mar Mediterráneo, haciendo frontera con Marruecos. Tiene una población de unos 100.000 habitantes, de los cuales más de la mitad son musulmanes bereberes, descendientes de los antiguos pobladores de la levantisca región del Rif.

Melilla tiene una historia singular, marcada por su condición de enclave estratégico y por la convivencia de diferentes culturas y religiones. Desde el siglo XV, ha formado parte de lo que hoy conocemos como España, aunque no fue hasta el siglo XIX cuando se consolidó en ella su presencia militar y administrativa. En el siglo XX, Melilla fue escenario de la guerra del Rif y fue clave en el inicio de la Guerra Civil, y en el siglo XXI, ha sido foco de atención por los problemas de inmigración irregular y las reivindicaciones marroquíes sobre su soberanía.

Sin embargo, lo que debería ser un ejemplo de diversidad y tolerancia se ha convertido en una fuente de conflictos y tensiones. Los musulmanes bereberes melillenses, que representan el mayor grupo étnico y religioso de la ciudad, sufren una permanente sospecha de "alta traición" por parte de algunos sectores políticos y mediáticos españoles, que los acusan de querer romper con España y entregarse a Marruecos.

Un ejemplo reciente de esta actitud es la polémica por la compra del voto por correo en las elecciones municipales y autonómicas del 28 de mayo. Según algunas denuncias, el partido Coalición por Melilla (CPM), liderado por Mustafa Aberchán, habría pagado a miles de electores musulmanes para que votaran por su candidatura, y todo ello con el apoyo de Marruecos, aunque eso sí, de momento sin ninguna prueba.

Esta acusación es injusta y discriminatoria por varios motivos. En primer lugar, porque Melilla no es la única ciudad en la que se compran votos, ni CPM sería el único partido con ese comportamiento. Lo puedo decir porque durante casi un lustro dirigí allí un periódico y aunque pruebas para publicarlo no había, era un clamor que todos, absolutamente todos los partidos políticos compraban votos de un modo o de otro.

En segundo lugar, porque musulmanes hay en todas las listas electorales, y con el PP en el Gobierno de España, han tenido allí un delegado musulmán, y el PSOE también ha tenido cargos públicos y dirigentes musulmanes. Todo lo cual parece lógico en una ciudad cuya composición étnica y religiosa es la mencionada.

En tercer lugar, porque Mustafa Aberchán no es ningún traidor ni separatista, sino un político -corrupto o no ya lo veremos, porque este artículo no va en defensa de la honestidad de nadie- que ha sido presidente de la Ciudad Autónoma de Melilla, y que sabe lo que es que el aparato del Estado español te ahogue hasta obligarte a dimitir para que una sucesión de presuntos corruptos te sucedan, aunque eso sí, cristianitos y blanquitos. El problema, claro, era el "moro".

La conclusión es que un día los musulmanes bereberes de Melilla se acabarán hartando de que siempre se cuestione su españolidad, y entonces sí, igual deciden dar un puñetazo en la mesa. No para pedir la anexión a Marruecos, sino para exigir el respeto y la igualdad que merecen como ciudadanos españoles, igual que tuvieron que hacerlo hace ya bastante años para que se les reconociera legalmente así, aunque es evidente que para lo más rancio del españolismo su color de piel y su Dios son incompatibles con las esencia patrias.

Melilla es una ciudad plural y rica en matices, que no puede reducirse a una lucha entre dos bandos irreconciliables. Melilla no debería ser un problema, sino una oportunidad.

Rafael M. Martos

Editor de Noticias de Almería

Periodista. Autor de "No les va a gustar", "Palomares en los papeles secretos EEUU", "Bandera de la infamia", "Más allá del cementerio azul", "Covid19: Diario del confinamiento" y la novela "Todo por la patria"