www.noticiasdealmeria.com

Nuevo liderazgo mundial.

martes 12 de enero de 2021, 18:28h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Compartir en Meneame

Escucha la noticia





El asalto al Capitolio americano es el final de una era, y no me refiero al mandato de Donald Trump, sino al liderazgo mundial que han ejercido los EE.UU sobre el resto del mundo. Los datos económicos lo vienen reflejando en las últimas décadas, pero va mucho más allá que las cifras macroeconómicas. Es una cuestión de valores, de principios, de maneras de entender el mundo, las relaciones humanas. La presidencia de Trump, no solo por su salida, supone el final de un modelo, el neoliberal, en el que la humanidad ha perdido en todos los sentidos.

Si nos basamos en los principios básicos para ser un buen líder que nos han repetido hasta la saciedad en los medios de comunicación, en los cursos de formación, en las charlas y talleres de coaching que tanto han proliferado en los últimos años, los EE.UU los han perdido todos. Seguridad, empatía, responsabilidad, optimismo, honestidad, determinación e inspiración. Para muchos nunca los tuvieron y su posición dominante, de liderazgo, ha estado basada en el miedo, en la prudencia para no repetir las guerras que los encumbraron a esa posición.

La I y la II Guerra Mundial cambiaron el mundo, de eso nadie tiene ninguna duda. Esos conflictos son los que reestructuraron el nuevo orden mundial, en el que los vencedores se repartieron el mundo y los perdedores agacharon la cabeza. En esos momentos tan delicados de la historia los americanos sí asumieron, y se comportaron, bajo esos principios de liderazgo.

Luego llego la Guerra Fría, la pelea entre los ganadores, donde el capitalismo venció al comunismo y los que en otro momento habían sido lideres, se sintieron poderosos con la seguridad de ser los dueños del mundo y la autoridad para repartirse el botín. Desde ese momento el abuso de poder, de una continua violación de los derechos humanos, de la imposición de un modelo económico que nos beneficiaba y en el que siempre ganábamos los mismos, ha predominado en el mundo.

En aquellas guerras aprendimos muchas cosas, la primordial es que con la tecnología que habíamos creado podríamos acabar con la especie humana. Ese miedo, la prudencia de todos por no provocar una situación en la que eso pudiese ocurrir, es lo que nos ha llevado a vivir ochenta años de tensa calma.

Una de las cosas que más me preocupan en estos momentos, es que hemos empezado a olvidar todo el daño que se generó en aquellos años de guerra. Hemos perdido el miedo a repetir la historia y las políticas polarizadas que se viven en cualquier parlamento del mundo lo demuestran, incluido el nuestro. Hemos perdido la fe en nuestros dirigentes porque ellos han olvidado a quién deben representar, qué defienden, por qué se dedicaron a la política y las líneas que no deben cruzar.

Y ante este punto de inflexión los que se han posicionado como los nuevos líderes mundiales han sido los chinos. No podemos olvidar que ellos también están en el bando de los que ganaron la Gran Guerra. Así se les reconoció por su encarnizada lucha contra los japoneses que hizo que estos tuvieran que dividir sus ejércitos. Luego se convirtieron en el gran demonio representado en las películas americanas por el invisible villano que desde las sombras quería conquistar el mundo, pero siempre ganaban los buenos, nuestros amigos matones a los que les reíamos la gracia.

Con el paso de los años han conseguido convertirse en la primera potencia económica, ante la crisis sanitaria también se han puesto en primera línea ofreciendo su vacuna y sus investigaciones, y ante la emergencia climática, junto a Europa, se han marcado objetivos más ambiciosos que los que proponía el Acuerdo de Paris para reducir el incremento de la temperatura en el planeta.

Sé que me vendrán con una infinidad de argumentos sustentados sobre la idea del comunismo que nos vendieron los ganadores. Puede que tengan razón, y sería una larga discusión, pero lo que tengo claro es que el modelo actual que rige el mundo, el que nos enfrenta en nombre del libre mercado, de la democracia, de la igualdad para todos, está basado en bonitas palabras que no han resistido al paso del tiempo.

No sé si con el liderazgo mundial de China iremos a mejor, lo que está claro es que a peor ya no podemos ir. Solo espero que Trump se vaya sin provocar ningún altercado más, que los americanos acepten su nueva posición en el mundo y sobre todo que no se sientan obligados a defendernos de los malos y salvar el mundo. Que tanta paz lleven como descanso dejan.

Moises Palmero Aranda

Natural de El Ejido, Almería. Licenciado en Ciencias Ambientales por la Universidad de Almería. Desarrolla su trabajo en el mundo de la Educación Ambiental desde la Asociación El árbol de las piruletas, donde ha utilizado la literatura como una herramienta más de sensibilización. Es autor y narrador de cuentos infantiles, entre los que destaca El árbol de las Piruletas y Un delfín entre las estrellas (próxima publicación) Secretos en el Sendero, nueve relatos de misterio donde se mezcla literatura, senderismo y geocaching, es su primera publicación en solitario. 32 motivos para no dormir; Pasos en la oscuridad; Taller de cuentos; 12 caricias; 13 muertes sin piedad; Ángel de nieve; Ulises en la isla de Wight; Crímenes callejeros; El oasis de los miedos; Letras para el camino, El mar, la mar, Relatos Velezanos V son algunas antologías donde aparecen sus relatos. Colabora en Candil Radio con los programas “La mirada del delfín viajero” y “Letras de Esparto”. En radio UAL dirige y presenta el programa de entrevistas Radio Ecocampus. También ha hecho sus pinitos en el mundo del cortometraje con El hombre y la flor. Otra oportunidad y su guión “Residuos” fue el ganador del I Concurso de guiones para cortometrajes “Carboneras Literaria”. Socio fundador de la Asociación Literaria y Cultural Letras de Esparto.

Valora esta noticia
0
(0 votos)