www.noticiasdealmeria.com
Urgencia idiomática en el Congreso
Ampliar
(Foto: malasombra)

Urgencia idiomática en el Congreso

Por Rafael M. Martos
x
directornoticiasdealmeriacom/8/8/26
https://www.noticiasdealmeria.com
jueves 07 de septiembre de 2023, 13:44h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Add to Flipboard Magazine. Compartir en Meneame

Escucha la noticia

La presidenta del Congreso, Francina Armengol, ha decidido que no hay tiempo que perder para que el catalán, el gallego y el euskera (y el valenciano y el aranés también, y pronto asturiano) puedan ser utilizados durante la sesión de investidura de Alberto Núñez Feijóo. Para ello, ha puesto en marcha un plan de contratación urgente de intérpretes, cascos y pinganillos para diputados y taquígrafos, sin necesidad de licitación ni de control presupuestario.

No voy a entrar -lo haré en otro momento de menos urgencia- en los aspectos legales y políticos de esta circunstancia, partiendo siempre de que me parece enormente positiva la reivindiciación, protección y difusión de los idiomas propios, porque no en vano, noticiasdealmeria.com es el único medio que ofrece una versión transcrita de la oralidad andaluza. Ahora bien, todo esto deja de tener sentido si las lenguas y los idiomas, en vez da para entendernos, acaban usándose para lo contrario.

Se trata así la decisión de Armengol, de una medida de vital importancia para el funcionamiento de la democracia y el respeto a la pluralidad lingüística. No podemos permitir que los diputados que representan a las comunidades autónomas con lenguas cooficiales se vean obligados a expresarse en castellano, una lengua que todos ellos desconocen y que les impide comunicarse con sus electores.

Tampoco podemos tolerar que el resto de los diputados, que sólo hablan castellano, se queden sin entender lo que dicen sus compañeros de otras lenguas. Por eso, es imprescindible dotarles de cascos y pinganillos que les permitan seguir el debate con fluidez y sin distracciones ("sa jodío er pinganiyo, presidenta").

Y, por supuesto, no podemos dejar de lado a los taquígrafos, que tienen la difícil tarea de transcribir las intervenciones de los diputados en las distintas lenguas. Para ello, es necesario contar con un grupo de traductores simultáneos que les faciliten la labor y les eviten errores o malentendidos, entre el gallego que habla gallego que es traducido al catalán, para que lo entienda un catalán que sabe castellano como el gallego que habla gallego.

Todo esto tiene un coste económico, pero ¿qué importa el dinero cuando se trata de defender la diversidad cultural y lingüística? ¿Qué importa el procedimiento administrativo cuando se trata de garantizar los derechos de los ciudadanos a ver una torre de Babel en el Congreso que no existe en las calles? ¿Qué importa la legalidad de acudir a un procedimiento de contratación de urgencia cuando se trata de satisfacer las demandas de los nacionalistas?

Armengol ha demostrado tener una visión clara y valiente de lo que necesita el Congreso. Ha sabido priorizar lo urgente sobre lo importante, lo accesorio sobre lo esencial, lo simbólico sobre lo real. Ha sabido dar respuesta a una reivindicación histórica que llevaba décadas esperando una solución, porque en medio siglo de democracia el Congreso de los Diputados ha sido un lugar en el que nadie se entendía, no había manera... todos hablando raro. Ha sabido hacer historia con una decisión audaz y generosa.

Gracias, presidenta Armengol, por hacernos ver la urgente necesidad de hablar en lenguas. Gracias por gastar el dinero público en algo tan útil y necesario. Gracias por contribuir al entendimiento y la convivencia entre los españoles. Gracias por hacer del Congreso un ejemplo de pluralismo y democracia. Gracias por su gran servicio a España.


Nota: Espero que se haya captado el tono irónico del artículo, y me pregunto un vasco que conoce perfectamente el castellano no lo habría entendido mejor que si alguien se lo traduce al euskera. En fin, pronto lo sabremos.

Rafael M. Martos

Editor de Noticias de Almería

Periodista. Autor de "No les va a gustar", "Palomares en los papeles secretos EEUU", "Bandera de la infamia", "Más allá del cementerio azul", "Covid19: Diario del confinamiento" y la novela "Todo por la patria"