www.noticiasdealmeria.com

Y Villarejo ministro de Interior

lunes 13 de enero de 2020, 19:13h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Escucha la noticia





Esto empieza mal. Y no, no hace falta recurrir a las hipérboles apocalípticas para descalificar a un gobierno que se descalifica a sí mismo a cada día que pasa, porque si roza lo esperpéntico que Pedro Sanchez eligiera como socios justo, justo, justo, a aquellos con quienes afirmó solemnemente que nunca jamás de los "jamases" pactaría, no lo son menos los primeras decisiones como presidente oficial.

Anunciar que la exministra de Justicia, Dolores Delgado, va a ser la próxima Fiscal General del Estado, es un insulto a Montesquieu, por el fondo, y por las formas, y eso es tanto como insultar a la democracia moderna fundamentada en la separación de poderes. ¿Qué fue de aquello de eliminar las puertas giratorias que tanto abanderaba Podemos e Izquierda Unida?

Ya solo falta que Sánchez ponga al inhabilitado juez Garzón como ministro de Justicia, y de paso al frente de Interior, a otro amigo de la camarilla con quien él y la próxima fiscal general se sentaban a comer entre comentarios homófobos, al preso comisario Villarejo.

Pero no, el ministro de Justicia no es Garzón, porque el agraciado es Juan Carlos Campo, la pareja de la presidenta del Congreso, Meritxel Batet, lo que se une a que la ministra de Igualdad, Irene Montero, lo es del vicepresidente Pablo Iglesias.

Ahora, revisen la hemeroteca sobre las críticas contra Ana Botella por ser primero concejal y luego alcaldesa de Madrid, siendo esposa de José María Aznar, cuando éste ya no era presidente del Gobierno. Lean lo que decían en el PSOE y a su izquierda sobre este hecho antes incluso de demostrar si Botella valía o no para el cargo, sin querer recordar el caso de Carmen Romero, esposa del expresidente socialista Felipe González, y que fue diputada por Cádiz 14 años, y luego europarlamentaria.

Es evidente que la familia de los políticos siempre es más capaz que la de los demás, porque rápidamente encuentran acomodo en la administración… sin lugar a dudas por tener más méritos que los demás… seguro.

Lo más preocupantes no esto, ni las puertas giratorias, lo peor de todo es que a Unidas Podemos les han dado áreas que están transferidas a las Comunidades, por lo que no tendrán nada que hacer más allá de cobrar la nómina… y dejarles con tanto tiempo libre y el Boletín Oficial del Estado en las manos, es un riesgo.

Rafael M. Martos

Editor de Noticias de Almería

Periodista. Autor de "No les va a gustar", "Palomares en los papeles secretos EEUU", "Bandera de la infamia" y de "Más allá del cementerio azul".