www.noticiasdealmeria.com

2D: ¿De verdad es lo que quiere la Iglesia?

jueves 22 de noviembre de 2018, 18:21h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Y danzan... y danzan... y danzan las sotanas
alrededor del fascismo que las proclama
valedoras de la raza y de la santa cruzada.
Su monumento a los caídos de vergüenza se desangra.
Sotanas (Barricada)

El Partido Popular de Almería presentó a sus candidatos en la Plaza de la Catedral, un lugar muy poco adecuado para una foto de esta índole, y no debía ser una opinión tan errónea ésta cuando al poco tiempo se hicieron otra en la Rambla Federico García Lorca, mucho más amable, y luminosamente esperanzadora, y desde luego con mejor perspectiva.

Y es que la perspectiva es importante, porque en la Plaza de la Catedral era casi inevitable que tras los candidatos apareciera la inscripción con el nombre bien grande y en rojo, de José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange Española y de las JONS, así como el yugo y las flechas que convirtieron en su emblema.

Que a día de hoy se mantenga eso en la fachada principal de la Catedral solo sirve para que, como ha ocurrido este 20N, los falangistas almerienses se reúnan allí a rendir homenaje al dictador Francisco Franco, y a quien dotó de contenido ideológico como partido único, el golpe de Estado que desembocó en guerra civil. Y por supuesto, contravino de modo sistemático la propia doctrina falangista.

Desde luego no seré yo quien pida la ilegalización de esta formación política ni de ninguna otra, defiendan lo que defiendan, siempre y cuando acepten las normas constitucionales para llegar a sus objetivos, aunque éstos sean inconstitucionales. Y lo mismo digo de sus actos, porque entre otras cosas nos sirven para ver que en Almería no llegan a un par de docenas en día tan señalado.

Lo que no logro entender es por qué la Iglesia perpetúa ese nombre ahí… puedo comprender que digan misas en la memoria de esos siniestros personajes, porque al fin y al cabo se supone que la Iglesia reza por los pecadores, y ambos pecaron, y mucho, y seguro que si existe el Reino de los Cielos lo tendrán complicado para entrar… entre otras cosas -perdonen el sarcasmo- porque eran republicanos.

Pero esto es la Tierra, y hay leyes que prohíben esa inscripción, y el Obispado se niega a cumplirlas, y las instituciones competentes no hacen nada por obligarle.

Tal vez el Obispo disfruta mirando desde su despacho cada mañana, cara al sol que sale desde la izquierda hacia la derecha tras la inscripción de la catedral, tal vez disfrutó escuchando el mensaje de Falange y no pudo resistir el impulso de levantar el brazo… y descorrer la cortina para ver el espectáculo, digo…

Insisto en que los falangistas o la Fundación Francisco Franco deben tener derecho a existir legalmente, mientras en sus acciones se atengan escrupulosamente a la ley, igual para todos, pero cosa bien distinta es que una institución como la Iglesia se preste a ser comparsa de quienes por ejemplo, defiende “los españoles primero”, y esos españoles no son cualesquiera españoles, sino aquellos a los que ellos dan el carnet, los “cristianos viejos”. Ese no es el mensaje de la Iglesia Universal ¿no?

Señor Obispo: Si no quiere seguir ofendiendo a los católicos de buena fe, ni a los almerienses en general, borre esa inscripción ilegal para que no vuelva a ser lugar de encuentro de racistas y xenófobos… españoles, sí, pero racistas y xenófobos… católicos, sí, pero racistas y xenófobos. De lo contrario tendremos que seguir pensando que la Iglesia comulga con esta gente… que igual es eso.