www.noticiasdealmeria.com
60 años del magnicidio que conmocionó al mundo
Ampliar

60 años del magnicidio que conmocionó al mundo

Por Abraham Benzaquén
x
abenzquennoticiasdealmeriacom/10/1/10/28
https://www.noticiasdealmeria.com

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Add to Flipboard Magazine. Compartir en Meneame

Escucha la noticia

El 22 de noviembre de 1963, el presidente de Estados Unidos, John F. Kennedy, fue asesinado a tiros en Dallas, Texas, en un hecho que sigue rodeado de misterio y controversia. ¿Quién fue el autor del crimen? ¿Actuó solo o formaba parte de una conspiración? ¿Qué motivos tuvo para acabar con la vida del líder más carismático y popular de su época?

Estas son algunas de las preguntas que aún no tienen una respuesta definitiva, a pesar de las numerosas investigaciones oficiales y privadas que se han realizado sobre el caso. La versión oficial, avalada por la Comisión Warren, sostiene que Lee Harvey Oswald, un ex marino que trabajaba en un depósito de libros cerca de la Plaza Dealey, fue el único responsable de los disparos que acabaron con la vida de Kennedy y que hirieron al gobernador de Texas, John Connally. Oswald fue detenido pocas horas después del atentado, pero nunca llegó a ser juzgado, ya que fue asesinado dos días más tarde por el mafioso Jack Ruby, en un hecho que alimentó las sospechas de una trama oculta.

Sin embargo, muchas personas no creen en la teoría del tirador solitario y apuntan a la existencia de otros implicados o cómplices en el magnicidio. Algunas de las hipótesis que se han barajado a lo largo de los años señalan a la CIA, el FBI, la mafia, el régimen cubano, la Unión Soviética, el complejo militar-industrial o el propio vicepresidente Lyndon B. Johnson como posibles autores intelectuales o materiales del asesinato. Estas teorías se basan en evidencias o indicios que cuestionan la credibilidad de la investigación oficial, como las contradicciones en los testimonios, las irregularidades en las pruebas, las desapariciones o muertes de testigos clave o las inconsistencias en la trayectoria de las balas.

El asesinato de Kennedy marcó un antes y un después en la historia de Estados Unidos y del mundo. Su muerte truncó las esperanzas de una generación que había depositado su confianza en un presidente joven, idealista y visionario, que se enfrentó a los desafíos de la Guerra Fría, impulsó la carrera espacial, defendió los derechos civiles y promovió la paz mundial. Su legado sigue vigente y su figura sigue siendo objeto de admiración y fascinación. Su memoria se mantiene viva en el recuerdo de millones de personas que aún se preguntan qué hubiera pasado si aquel fatídico día en Dallas hubiera sido diferente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios