www.noticiasdealmeria.com

A-rruinar Cabo de Gata

sábado 27 de junio de 2020, 11:59h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Escucha la noticia

El Parque Natural de Cabo de Gata es la joya de la corona de Almería desde cualquier punto de vista, desde la biodiversidad, a la economía, y todo gracias que sus paisajes fabulosos permanecen inalterados desde hace muchos años, protegido todo él porque todo el mundo entiende que su valor radica en gran medida en que la zarpa humana se ha mantenido a distancia, dando solo algunos arañazos.

Si Cabo de Gata se llenara de hoteles, chalets y apartamentos, si le echaran más asfalto, más coches, más autobuses, dejaría de ser lo que es, dejaría de valer lo que vale, insisto, en todos los sentidos, del ecológico al turístico.

El problema está en que parece haber dos posiciones sin punto de encuentro, y ambas son perjudiciales para el propio Parque Natural, para quienes viven en él y de él, y para quienes lo disfrutamos siempre que podemos.

Por un lado están quienes no quieren que se haga nada, que se le deje estar y punto, lo que conlleva que las decenas de edificaciones que hay abandonadas, acaben siendo ruinas insalvables e inútiles. Igual para fiestas “rave” tienen su aquel.

Por otro lado están quienes creen que hay que explotar las maravillas del Cabo de Gata a cualquier precio, porque construir hoteles y apartamentos da trabajo de presente y de futuro, y con ese argumento todo es justificable.

Lo lamentable es lo difícil que lo tiene la tercera vía, porque para que el Parque Natural sea un recurso económico para Almería, no es imprescindible que se llene de hoteles como el del Algarrobico, ahora un esqueleto fantasmal del que llegó a ser nuevo desarrollismo, y es posible optar por la rehabilitación de cortijos y darles un uso turístico, que puede ir desde el alojamiento o la restauración, hasta lo cultural o lo medioambiental, sin ser tampoco excluyente las iniciativas pública y privada.

Esto último es lo que se va a hacer a dos kilómetros de la playa de Los Genoveses, rehabilitar una vieja construcción al borde del derrumbe, para hacer de ella un alojamiento turístico. Pero claro, no es lo mismo que la noticia se titule “La Junta da licencia para construir un hotel de 4 estrellas en Los Genoveses”, porque lo cierto es que la Junta no ha dado licencia, que tampoco se va a construir nada, que tampoco de momento se ha establecido que tenga categoría de hotel y mucho menos sus estrellas… El titular, debió ser que “La Junta tramita la rehabilitación de un cortijo como alojamiento turístico”.

Cuando el titular y la realidad se encuentran a tanta distancia, y como el periodista seguro que no se lo ha inventado, solo cabe preguntarse entonces, quién y por qué filtra una información tan incorrectamente interpretada. Es evidente que ni los propietarios –una empresa de amplia tradición en la defensa natural del Cabo de Gata, y cuya matriarca fue Medalla de Oro de Andalucía- ni los políticos de la Junta lo han hecho, porque ambas partes saben que es un tema polémico, y por tanto, cuando más calladamente se lleve, mejor.

La única vía de filtración ha podido ser de quienes en la propia administración autonómica tramitaban el proyecto.

Al margen esta especulación, lo siempre llama la atención es la doble moral del PSOE ante este asunto.

Hasta el momento, el proyecto cuenta con 10 informes favorables, todos firmados bajo gobiernos socialistas de la Junta de Andalucía. Todos. Pero eso no evita que la propia Susana Díaz, presidenta en aquella época y por tanto responsable última de los mismos, se lance a criticar al actual Gobierno andaluz que, a día de hoy no ha movido un solo papel, no ha firmado nada, porque lo único que ha ocurrido es que le ha llegado una documentación, que ahora analizan y ya veremos qué hace con ella. De momento, el PP no ha firmado nada, pero el PSOE que lo firmó todo, ahora lo critica.

La cosa no es nueva. Lo vimos con el hotel del Algarrobico. El PSOE desde la Junta y desde el Ayuntamiento de Carboneras, lo impulsaron, y hasta desde el Gobierno central le buscaron subvenciones en Europa, y después, ante la presión, echaron para atrás, y acusaron al PP cuando entró a gobernar, no de no querer demolerlo… e indemnizar a la promotora, claro.

La alcaldesa de Níjar, la socialista Esperanza Pérez, ha afirmado una aplastante obviedad: “es legal”. Pues eso, que ella sabe el valor de Cabo de Gata, ella sabe lo que aporta a su pueblo, ella sabe qué es lo que hay que preservar, y si ella cree que este proyecto no debe ser obstaculizado, la verdad, me fio.

Rafael M. Martos

Editor de Noticias de Almería

Periodista. Autor de "No les va a gustar", "Palomares en los papeles secretos EEUU", "Bandera de la infamia" y de "Más allá del cementerio azul".