www.noticiasdealmeria.com

En busca del tiempo perdido

Por Jose Fernández
x
josefernandez1806253facebookcom/22/4/14/22/31
lunes 29 de noviembre de 2021, 15:12h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Add to Flipboard Magazine. Compartir en Meneame

Escucha la noticia

Ahora que el periodismo está tan entregado a la chorrada y al sensacionalismo infantiloide, (no sé si se han fijado, pero las versiones virtuales de los periódicos se han empeñado en combinar aleatoriamente las informaciones con un amplio surtido de chismes y sandeces) se echa de menos en la cada vez más menguada y deteriorada sección de opinadores la siempre refrescante aportación de la especulación política, que es al periodismo lo que un signo de fuego que atraviesa el cielo: un apunte chispeante que dura justo el tiempo que tardamos en olvidarlo.
Por eso, y porque hoy me pillan con algo más de tiempo, me permito deslizarles el peso de una duda y la ligereza de una interpretación fotográfica. Verán. La agenda de un político con cargo representativo es más ajustada que el neopreno de Falete y no resulta fácil abrir huecos en ella, por lo que cuanto más alto es el cargo, más claro hay que tener a dónde y para qué se va a los sitios. Y llama la atención –y ya vamos entrando en el regocijante capítulo de la especulación- que nada menos que el todavía alcalde de Sevilla y secretario general del PSOE de Andalucía, Juan Espadas, apareciera la otra noche en un acto vecinal en Almería capital, haciéndose acompañar, además, del flamante secretario provincial de los socialistas almerienses, Juan Antonio Lorenzo, así como por un grupo de concejales socialistas del Ayuntamiento, ansiosos por hacerse perdonar el gesto de haber apoyado con indudable entusiasmo a Indalecio Gutiérrez, su tectónico competidor en el liderazgo del partido. Pero la alineación del equipo es ahora lo de menos. La pregunta es ¿qué hacía en una modesta entrega de premios de una asociación vecinal de Almería el hombre que decide las listas electorales de las elecciones municipales de 2023 en todas las capitales andaluzas? No sé si irán atando ya cabos o si todavía necesitan un mapa. Pero sigo.
El acto que hizo desplazarse desde Sevilla (412 km) a Juan Espadas era ¡nada más y nada menos! que la entrega de unos reconocimientos a unos vecinos por parte de la Asociación de Vecinos Casco Antiguo de Almería. Hago aquí una pausa valorativa. Unas plaquitas de metacrilato, unos cantes, unos aplausos y muchas gracias por su presencia. ¿Merecen la pena ocho horas de coche para eso? Ya me dirán ustedes. Pero mientras tanto, permítanme que les comente que voces generalmente certeras me apuntan la posibilidad de un acercamiento prospectivo entre la cúpula del PSOE y una mujer de esa asociación que no es -ni jamás será- florero, aunque sí que tiene -para sus menos partidarios- una acusada tendencia al perejilismo. Y es que no es la primera vez que se especula con su nombre, aunque ésta sí podría ser la buena, después de la llegada de Espadas y la recuperación de algunas figuras del PSOE que habían dado la espantada abjurando del cazurrismo institucional que gravaba la inteligencia en el partido. Y no lo digo en el sentido magnetofónico, que para eso ya están los restos mortales de Ciudadanos. Lo que parece es que el PSOE podría estar planteándose abrir el escenario a otros protagonismos menos insulsos, menos volcánicos, más empáticos y con un futuro electoral menos predecible que el del actual cartel.
El PSOE almeriense quiere recuperar el largo tiempo perdido (veinte años seguidos de rechazo electoral deberían haber dado para mucho más) como en la famosa obra de Proust, una novela que hay que leer recostado en cojines de pluma de ánade y mojando, como el blandurrio del protagonista, esponjosas y dulces magdalenas en tazas de tila como las que le servía su tía. Ahora bien, y con esto termino, mejor que nadie se deje llevar por la primera impresión. En el escaparate es difícil distinguir entre una tierna magdalena y un bizcocho duro y seco que, más que un cuchillo, necesita un cincel de cantero para poder ser servido. A ver si los que al final salen ganando con la jugada son los dentistas.

Jose Fernández

Periodista.Asesor de Prensa
en el Ayuntamiento de Almería.

Valora esta noticia
0
(0 votos)