www.noticiasdealmeria.com

En las distancias cortas

sábado 09 de mayo de 2020, 16:01h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Escucha la noticia

“En las distancias cortas es donde un hombre se la juega.” La frase no es mía, sino de la agencia de publicidad que durante muchos años se encargó de la cuenta de la fragancia masculina “Brummel”, todo un clásico de las estanterías de los supermercados. Los lectores más veteranos recordarán el anuncio, que como muchos en esa época (estamos hablando de los años ochenta del siglo pasado) establecía una relación directa entre el producto y el coito. Tener buena memoria y haber pasado algunos años trabajando como publicista me permite traer ahora este recuerdo, que probablemente haya provocado una erisipela retrospectiva a cuantos están empeñados en juzgar el pasado con criterios éticos actualizados, lo que les lleva a vivir en un soponcio constante. Lo siento por ellas, por ellos y por elles. Pero no se trata ahora de abrir una causa general sobre el sexismo publicitario de hace cuarenta años, sino de volver al concepto que en su momento sirvió eficazmente para vender litros y litros de aquella colonia tan intensa: las distancias cortas.
Al margen de que antes y ahora no es la colonia, sino la voluntad de la otra parte, lo que determina la conclusión airosa del lance, sí es cierto que la proximidad es el terreno donde pasan las cosas importantes. Y si es verdad lo que nos ha dicho el Gobierno sobre el modo de propagación y contagio del coronavirus, lo que está pasando en nuestras calles no deja lugar a dudas: vamos a contagiarnos todos. Hasta ahora, yo creía que los conceptos más difíciles de entender eran que Dios es uno y a la vez tres personas divinas relacionadas entre sí, el logaritmo neperiano y el estilismo de Antonio Membrives. Sin embargo, después de ver cómo están las calles de Almería creo que habría que añadir a este catálogo de cuestiones intrincadas y profusas el concepto “guardar la distancia social.”
Oye; es inútil. Vayas por donde vayas verás que al lado (y lo digo en su acepción literal) de personas que se esfuerzan en no cruzarse, no tocarse y no mezclarse, hay siempre un cretino o una cretina que ha decidido que lo del virus es como los accidentes de coche, que solo le pasan a los demás. Y no quiero ser pesado, pero les recuerdo que el bicho sigue ahí fuera y que el bicho mata. Así que si salen a lo que sea (que esa es otra) tengan presente que en las distancias cortas es donde se juega esta partida. Y no parece razonable que no la ganemos porque haya idiotas comprando boletos a mansalva para el rebrote.

Jose Fernández

Periodista.Asesor de Prensa
en el Ayuntamiento de Almería.