www.noticiasdealmeria.com
Mar de los Ríos: 'Escribir, como todo en la vida, es practicar, crear músculo partiendo de un poco de talento y muchas ganas'
Ampliar

Mar de los Ríos: "Escribir, como todo en la vida, es practicar, crear músculo partiendo de un poco de talento y muchas ganas"

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Escucha la noticia

La almeriense presentará el 23 de octubre su nueva novela titulada "Que no se entere la Cibeles"



Maria del Mar de los Ríos Porras. Un nombre largo, del cual nuestra protagonista no rehúye, pero que tras un alarde condensador consiguió que se convirtiese en, simplemente, Mar de los Ríos. Seguro que, al leer este segundo, ya estaréis mucho más cerca de reconocer a la persona que ocupa nuestra charla de hoy; quizá ya la hayáis reconocido por completo.

El acortamiento de su firma responde a motivos pragmáticos; como bien dice ella misma, firmar cada cajetín de cada plano de cada proyecto que pasa por sus manos con tan larga identificación -la arquitectura técnica es la profesión que le da de comer a diario a Mar- resultaba muy farragoso. Sin embargo, no hay que menospreciar el afán artístico que también se oculta ante esta decisión. Mar de los Ríos es el perfil escritor de nuestra entrevistada. Una mujer comprometida con el feminismo, mensaje que transmite desde 2004 de la mejor manera posible: a través de la tinta y el papel.

Charlamos con ella de su próximo libro, “Que no se entere la Cibeles”. Una serie de vivencias de diferentes mujeres; todas ellas relacionadas con el mítico emplazamiento de Madrid. Esta nueva obra, editada por Ediciones Casiopea, será presentada en sociedad el próximo 23 de octubre en la Casa de las Mariposas. Se nos presenta, de este modo, la oportunidad perfecta para entablar una conversación enriquecedora sobre feminismo, presente y futuro de Almería y sobre, en definitiva, el trasfondo y las inquietudes de nuestra protagonista.


P: Tus lectores te conocen de sobra. Sin embargo, empecemos con unas palabras para aquellos que todavía no se han lanzado a leerte. ¿Cómo te definirías como escritora?

Es difícil definirse a una misma. En pocas palabras, creo que soy una escritora que cuenta historias muy corales, con ritmo, con ojos de mujer, usando el sentido del humor y el espíritu de superación.

P: Y lo mismo, pero para con tu nuevo libro. ¿Cómo dirías a una persona que quiere empezar a leerte que “Que no se entere la Cibeles” es la forma idónea de empezar?

Sí, claro que es la forma idónea de empezar a leerme por “Que no se entere la Cibeles”. Pero quien conozca mi obra anterior tendrá un aliciente añadido, que será encontrar en mi última novela retazos de algunas anteriores. Aparecen personajes como si fuese Alfred Hitchcock en sus películas, pasaban por la plaza de la Cibeles.

P: ¿Cuándo se te ocurrió la idea de crear una novela cuyo centro narrativo fuera la Cibeles? ¿Por qué este lugar como centro neurálgico, por así decirlo, de la obra?

Para mi obra la arquitectura, la ciudad siempre son un personaje más. Yo soy arquitecta técnica y eso imprime ese amor por los edificios y las calles, que además cultivo en mis escritos de manera consciente o inevitable. En otra novela anterior, “Seis tardes de otoño” de 2017, todo transcurría en el Madrid de la 2ª República con el personaje de Ena, de “Tren de lejanías” de 2012, casi 20 años después. Me apasionó recorrer Madrid y surgió la idea de circunscribir una novela a una plaza, la de la Cibeles, yo diría que la más emblemática, donde el lector se queda apostado viendo entrar y salir personajes misteriosos de diferentes épocas de un palacio ficticio, Casa Morgana. A pesar de este aparente efecto dominó en mi obra, sin embargo, tengo que decir que todas mis novelas son de lectura independiente, eso sí que está trabajado.

P: En “Que no se entere la Cibeles” mezclas muchos géneros novelescos para unificarlos en una sola creación, con un resultado realmente interesante y coherente. ¿Te costó mucho crear y perfeccionar una novela tan heterogénea?

Escribir, como todo en la vida, es practicar, crear músculo partiendo de un poco de talento y muchas ganas. Después de casi 20 años sin parar de hacerlo, de haber tenido la oportunidad de colaborar en prensa escrita y en radio simultáneamente, tengo que decir que estaba preparada para abordar algo tan heterogéneo como compacto. Para mí tiene que suponer un reto el proyecto para animarme a encerrarme un año a desarrollar un universo paralelo.“Que no se entere la Cibeles” lo ha sido con creces.

P: A través de tus obras siempre te has marcado la premisa muy clara de poner el foco en el feminismo. En realzar la imagen y el valor de la mujer para convertirla en la verdadera protagonista. Teniendo en cuenta que tu primer libro propiamente dicho, “A través de la hornacina”, es de 2004, nos gustaría saber cómo has vivido esta evolución del movimiento feminista a través de todos estos años. Han pasado ya más de 15, y seguro que hay muchas diferencias que, sobre todo para los más jóvenes, son muy importantes de transmitir.

Yo siempre fui feminista, en el sentido de que siempre quise ser libre, trazar mi propio camino en la vida y por supuesto que se me diese la oportunidad de hacerlo. La etiqueta de cómo se llamaba políticamente aquel sentimiento la descubrí con los años. Mi vida marca mi obra y mi primera novela ya tiene ese estilo de hablar en primera persona, de luchar para conseguir tus sueños. En los últimos años afortunadamente ha resurgido el movimiento feminista en la sociedad y en la Literatura con mucha fuerza, que no debe entenderse como una moda, sino como una manera irrenunciable a construir un mundo más justo para todos.

P: Por último, nos gustaría terminar hablando un poco de Almería. A nivel cultural, feminista y de consumo de literatura, ¿cómo crees que hemos evolucionado? ¿Se presta la suficiente atención a estos temas por parte de las autoridades y la población, o todavía quedan cosas por hacer? ¿Cómo te gustaría que acabase siendo esta ciudad en los próximos años?

Las administraciones están mucho más sensibilizadas con la igualdad entre hombres y mujeres que hace 15 años, la sociedad también, aunque falta mucho para alcanzar el objetivo final. Desde el punto de vista cultural corremos el riesgo de hacerlo una categoría artística. Es decir, cuando un hombre escribe es Literatura sin más, cuando es una mujer siempre se le pregunta si hace Literatura romántica o feminista. El feminismo es una actitud ante la vida que se lleva a todos los ámbitos y que no admite medias tintas. Si una o uno cree firmemente en la igualdad de oportunidades, en una sociedad mejor para todos, los lleva a todos los ámbitos de su vida. Sea lo que sea que cuenta una escritora que haga bien su trabajo, que lleve al lector por su páginas ávido de la siguiente, será también Literatura con mayúsculas.

La Almería que me gustaría dejarle a mis descendientes sería una mucho más limpia, concienciada con el ecosistema, mejor comunicada con el resto del mundo y mucho más cultural a nivel de calle, donde las mujeres y los hombres caminasen a cualquier hora por ella libres y seguros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios