www.noticiasdealmeria.com

¿Usted quién se creee que es?

lunes 25 de noviembre de 2019, 10:21h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Escucha la noticia

En la España del antiguo régimen, proliferaba una frase lapidaria y rotundamente significativa de los tiempos que corrían. Era aquello de “usted no sabe con quién está hablando”. Era una frase rancia, símbolo de la rigidez del poder establecido y del inamovible establecimiento de unas clases sociales dominadas por la casta; uf, ¡qué palabra!

Hace unos días, asistíamos a una secuencia que inevitablemente me ha retrotraído a aquellos tiempos, a aquella frase.

El protagonista, el inefable, el ínclito Rodrigo Sánchez Haro, al que ayer pudimos ver en su habitual y constante papel de guardaespaldas de Susana Díaz, el que más réditos le ha dado en su vida.

El escenario era la comisión de investigación de la FAFFE en el Parlamento Andaluz. Allí, el Sánchez Haro más puro el pata negra de los Sánchez Haro, en una actuación abochornante, robustamente descriptiva del más absoluto ridículo, evidenciando ser el señorito de la finca venido a menos, que no termina de encajar que ya no es el que manda en la hacienda.

Un tipo acostumbrado a mandar, a que nadie le rechiste, que no ha entendido que su vida ha cambiado, tras un antiguo régimen de cuarenta años que, por desgracia para él, ha pasado a mejor vida.

Un tipo al que todo ello le lleva a no aceptar que ahora hay un presidente de la comisión de investigación no es de su equipo, que tiene por misión ordenar las intervenciones y velar porque allí no se hable del sexo de los ángeles, sino de aquello a lo que se ha ido a investigar, hasta el punto de que termina llamando macarra y sinvergüenza al presidente de la cosa, por el mero hecho de que no le deja hacer lo que le da la gana.

No contento con ello, lo reconoce: “yo hablaré de lo que quiera y no sé quién es usted para decirme lo que tengo que decir y de lo que tengo que hablar”.

Este señor es el indigno representante de la ciudadanía almeriense en el Parlamento de Andalucía y a mí, sinceramente, este comportamiento no me sorprende en absoluto. Yo ya lo conozco. Es el mismo que este verano me llamó fascista en redes sociales sencillamente porque no pienso igual que él.

Es su recurso: el insulto, la descalificación y la prepotencia de un cacique de antaño que hoy no es más que un bracero de cuarta, sencillamente porque su preparación, su cultura y su altura intelectual es paupérrima; un deleznable producto de la dictadura de los carnés y de la sobada de lomo que impera en los partidos políticos.

Víctor Hernandez Bru

Periodista, director de EsRadio Almeria y Radio Marca Almería