www.noticiasdealmeria.com

Adriana Valverde y la Junta de los Eres

jueves 28 de noviembre de 2019, 19:15h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Escucha la noticia

Si no fuera por la cantidad de mentiras, manipulaciones, sandeces y tergiversaciones que uno ha tenido que escuchar en esta semana del 25-N, porque el día de la Lucha de la eliminación de la violencia Contra la Mujer ya no es un día, sino de momento una semana, que terminará siendo un mes; repito, si no fuera por eso, el personaje de la semana en Almería habría sido Adriana Valverde.

La portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Almería, a la que tengo bastante estima y me parece una buena persona en términos generales, una mujer agradable y trabajadora, empieza a distinguirse por lanzar ideas que más bien parecen encaminadas a ganar cierta cuota de protagonismo que no consigue encontrar con ideas brillantes, sino que cuestiones que bien podrían ir impresas en la memoria anual del colegio de peones camineros.

A cuenta de la situación de las trabajadoras de la asistencia a domicilio, Valverde no ha tenido otra ocurrencia que presentar al alcalde la disyuntiva entre subirle el sueldo a estas señoras o seguir gastando dinero en cuidar el campo de golf, como si la solución para aumentar los emolumentos de estas trabajadoras que, por cierto, pertenecen a una empresa privada cuya labor depende de la Junta de Andalucía dependiese de si se riega más o menos en El Toyo.

Un totum revolutum, una ensalada mental digna del Chapulín Colorado, traída al ámbito municipal almeriense en un copernicano giro filosófico que no consigue otro efecto que ojiplatar a todo el que ha tenido la desgracia de escucharlo.

A la señora Valverde convendría aclararle lo dicho, que estas trabajadoras pertenecen a una empresa privada, que si bien sirven en el Ayuntamiento, dependen de una concesión que emanó en su momento de la Junta de Andalucía, en tiempos en los que, oh sorpresa, gobernaba la administración autonómica el Partido Socialista, que es en el que milita doña Adriana. A Valverde no le costará identificar qué época era esa, sobre todo si le recordamos que era aquella en la que 680 millones de euros de todos los andaluces se distraían de tal modo que acababan, en parte, gastados en prostíbulos y en camellos de alto standing, y otra parte en cuestiones que han quedado para la parte privada de la historia.

Con ser todo esto grave, más aún me lo parece el hecho de que doña Adriana, que no ha tenido el buen gusto de firmar una nómina ajena en su vida, venga a decirle a una empresa cuánto ha de pagar a sus trabajadoras, sin saber, por ejemplo, el número de horas que echa cada una de éstas. Lo que no ha hecho doña Adriana es contarle al empresario en cuestión de dónde ha de sacar el dinero para aumentar el sueldo de las trabajadoras.

Es como aquello de la pólvora del rey y la facilidad que ésta ofrece para agasajar a los amigos con sus salvas. Y de eso, EREs mediante, seguro que sabe mucho el partido de la señora Valverde.

Víctor Hernandez Bru

Periodista, director de EsRadio Almeria y Radio Marca Almería