www.noticiasdealmeria.com

Pensar Andalucía desde Almería

domingo 01 de marzo de 2020, 09:44h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

El futuro de Andalucía pasa por la capacidad de potenciar su periferia como elemento de tracción de la maquinaria económica andaluza. Y en ese futuro que se está poniendo en marcha tras el cambio de gobierno de la Junta, Almería tiene mucho que decir. Esa es la idea que, coincidiendo con la celebración del Día de Andalucía, centró mi participación en el Forum Europa Tribuna Andalucía celebrado en Sevilla hace unos días. Creo que era una buena oportunidad para exponer ante un buen número de empresarios y cargos públicos de toda Andalucía la aspiración de Almería a cobrar más peso y protagonismo en el nuevo tiempo que vive nuestra comunidad tras el cambio de gobierno en la Junta de Andalucía. Un cambio que, en mi opinión, va más allá de la sustitución o el relevo y que plantea a los andaluces la oportunidad de un cambio de registro de dimensión histórica, avanzando en un nuevo modelo social y económico que interprete el futuro de Andalucía fuera del espíritu colonizador del partido, como hizo durante décadas el PSOE en nuestra tierra, vulnerando leyes y maltratando oportunidades. En ese contexto, mi obligación no es mirar a la Almería de dentro de cuatro años y de las próximas elecciones municipales, sino a la de las próximas generaciones. Y como dije en Sevilla, los almerienses debemos ser conscientes del importante papel que va a jugar nuestra provincia en una Andalucía mejor gestionada territorialmente. Hay dos maneras de gestionar el territorio: desde la emoción o desde la inteligencia. Gestionar desde la emoción es mirar el camino con las luces de cruce, poniendo el foco en lo más cercano, mientras que gestionar los territorios desde la inteligencia nos pone una luz más larga que amplía nuestra perspectiva y nos permite tomar mejores decisiones. Por eso creo que la Junta de Andalucía está actuando con inteligencia al otorgar protagonismo a la periferia. Andalucía, que es muy grande y muy diversa, tiene que aprovechar esa diversidad y convertirla en valor añadido. Por eso, cuanto más potenciemos a esa periferia andaluza que cultiva, que exporta, que innova y que entiende la subvención como remedio y no como un sistema de monocultivo, esa periferia donde Almería es modelo y referencia, más nos alejaremos del ineficaz y clientelar modelo centralista que impulsó durante décadas el Partido Socialista.