www.noticiasdealmeria.com

Por una buena gestión de nuestros residuos

domingo 02 de junio de 2019, 12:28h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar





El 8 de junio será una jornada histórica en nuestra provincia. Por primera vez, y con el deseo de que sea un punto de inflexión, el sector agrícola y el sector conservacionista, naturalista y ecologista, nos vamos a unir para realizar una limpieza de residuos derivados de nuestra agricultura.

Queremos dejar aparcadas nuestras diferencias, nuestras formas de entender el mundo, nuestra economía, para unirnos y trabajar juntos en la solución de los problemas que nos afectan. Queremos desterrar esa sensación de enemigos irreconciliables que muchos interesados se han dedicado a construir para enfrentarnos. Queremos dar ejemplo de que otra forma de hacer las cosas es posible y que todos debemos caminar con un mismo objetivo, conservar nuestro patrimonio ambiental y cultural que son la base de nuestro modelo económico, el que, no podemos olvidar y valorar, nos ha traído hasta aquí, el que nos ha hecho como somos y al que le debemos cada uno de los privilegios de los que disfrutamos.

Ha llegado el momento de actuar, de dar un paso adelante, de romper barreras, prejuicios, e incluir en el diagnostico de la realidad a toda la sociedad, de dejarnos de enfrentamientos que lo único que hacen es poner freno a las soluciones, además de ofrecerles a nuestros competidores argumentos para atacar nuestra agricultura. Ha llegado el momento de asumir nuestras debilidades y ponernos manos a la obra en la búsqueda de soluciones permanentes y no parches para aguantar una década más. Ha llegado el momento de generar noticias positivas, de pensar en el futuro y remar todos a una, porque las consecuencias que se deriven de las decisiones adoptadas en este punto crucial de nuestra historia nos repercuten a todos, no solo al sector agrícola.

El lugar elegido para la limpieza ha sido el entorno del Cuartel del Príncipe Alfonso, situado en el Espacio Protegido de Punta Entinas Sabinar, un enclave simbólico porque es el punto de unión, la delicada frontera, entre la superficie invernada y el Bosque de lentiscos y sabinas mejor conservado del sureste europeo, entre la economía y la conservación, entre el producto y el recurso, entre el futuro y el pasado, entre Agricultura y Medio Ambiente.

Queremos, que además de histórica, sea una jornada de reivindicación, para exigir un modelo de gestión que garantice la economía circular, que valorice nuestros residuos y elimine todos esos puntos de acumulación de basuras que a todos nos avergüenzan. De sensibilización a todos esos desalmados que prefieren arrojar sus residuos en cualquier lugar sin tener en cuenta las consecuencias en materia de salud de sus vecinos, de la biodiversidad de la provincia, de la falta de respeto a la figura del agricultor y por no ser conscientes del daño que hacen a la imagen de todo el sector agrícola y a la provincia de Almería ante el mundo. De protesta ante la sociedad almeriense que culpabiliza a todos los agricultores por las acciones de unos pocos y que mira al sector naturalista como un freno para el desarrollo. De trabajo, ya que queremos retirar seis grandes contenedores de residuos del medio natural. De convivencia entre ciudadanos que quieren una agricultura más sostenible y que quieren ser participes de los cambios y poner su granito de arena. De dialogo, donde podamos hablar y analizar los problemas, las consecuencias y las posibles soluciones de la gestión de residuos. Siempre, las mejores ideas aparecen combinando puntos de vista, escuchando las opiniones de los demás y debatiendo distendidamente. Lúdica, porque queremos disfrutar de la jornada, que festejemos el esfuerzo como el comienzo de un nuevo camino.

Desde el primer momento que se planteó las administraciones locales y autonómicas confiaron en la iniciativa, pero solo se podrá llevar a cabo, solo se hará realidad, gracias al eslabón fundamental de cualquier sociedad, la ciudadanía, que a través de una gran cantidad de empresas del sector agrícola, gestoras de residuos, transportistas, asociaciones conservacionistas, naturalistas, ecologistas, y vecinos a título personal, han decido apoyar la acción. Sin todos ellos solo sería una bonita idea, gracias a su generosidad , se ha convertido en el comienzo de una nueva oportunidad.

Ha llegado el momento de sumar, por nuestros espacios naturales, nuestra agricultura, nuestra imagen, nuestra provincia y por las nuevas generaciones a las que no podemos fallarles.