www.noticiasdealmeria.com
Rozalén, Amparanoia, Morgan y Bely Basarte: música con nombre de mujer
Ampliar

Rozalén, Amparanoia, Morgan y Bely Basarte: música con nombre de mujer

sábado 24 de agosto de 2019, 15:20h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Las cuatro vocalistas y líderes de sus respectivas bandas ofrecen una noche de grandes canciones y mensajes en el festival ‘100 Por Ciento Mujer’



Muchos han sido los artistas que durante la programación de la Feria de Almería se han subido al escenario en el recinto de conciertos del Ferial, cada uno con sus propuestas cubriendo un abanico que alcanza a casi todos los públicos y gustos. Anoche, volvió a repetirse la ceremonia de la música en directo con cuatro nombres propios y estelares, unidos todos ellos por el denominador común de tener como líder y cara visible a una mujer: Rozalén, Amparanoia, Morgan, con Carolina de Juan al frente, y Bely Basarte. Todo ello bajo el nombre de ‘100 Por Ciento Mujer’, una iniciativa de Proexa Producciones, enmarcado en el programa para la Feria del Área de Cultura y Educación del Ayuntamiento de Almería.

Era un cartel para la visibilización y para la fiesta. Con ese carácter integrador y nunca conflictivo entendieron la velada tanto el público como los encargados de poner banda sonora a las casi cinco horas de música en directo.

La encargada de abrir fuego fue Bely Basarte, precisamente con la canción ‘Somos Fuego’ que dio las claves de su forma de entender la música. Letras repletas de humanidad, una voz dulce y melódica y unas formas que juegan entre la accesibilidad pop y la delicadeza de arreglos de violín y sutiles de teclados. Una preciosista manera de interpretar que seguiría su paso con ‘Contigo Aprenderé’, ‘Mientras Tanto’ o ‘Y Cuando No’.

El brillo de acústicas afinaría unas gargantas cada vez más libres para cantar un repertorio donde el amor y la autocrítica tras el desengaño y la pasión ejercen de hilo conductor principal como en ‘Me Miento Mal’ o los temas ‘Malditas Ganas’ y ‘Vía de Escape’, donde no faltaron referencias a Rayden, que colabora en sendas versiones de estudio. El cierre llegaría con ‘No Te Quiero Ver’ y la conocida ‘Mariposas’, que ofreció un magnífico sabor de boca para una artista en trayectoria ascendente.

Liderados por Carolina de Juan, Morgan vino a mostrar por qué es una de las bandas que generan la unanimidad de público y crítica por su propuesta atemporal, como todo lo que tiene una calidad a raudales. La dulce voz de su vocalista, también al piano, combina con la puesta en escena, sobria, sencilla, de vieja escuela y el sonido mágico y orgánico que completan Alejandro Ovejero en el bajo, David Schulthess en teclados y coros, Ekain Elorza en la batería y un Paco López a la guitarra que rugió con clase en la entrada del concierto, con la creciente ‘Planet Earth’.

Fue una puesta en situación sobre una manera de entender la música que trasciende al tiempo. La rítmica ‘Blue Eyes’, con su animosa entrada palmeada, los matices sureños de ‘Attempting’, el aire soul de ‘Work’, que dio paso a la sentida ‘Sargento de Hierro’, otro momento brillante, si es que alguno desmereció, como la clase que destilan armonías y voces de ‘Home’.

Acercándose a la despedida y con la gratitud por bandera por el recibimiento a su primera visita a Almería, Carolina de Juan avanzó para celebración de los más acólitos que el 30 de noviembre actuarán en el Teatro Apolo, en lo que será una de las citas imprescindibles para la programación de otoño del Área de Cultura. Con la motivadora ‘Flying Peacefully’ y el aire funk y góspel de ‘Another Road (Gettin’ Ready)’ Morgan se despidió para volver en unos meses con ‘Marry You’ y un aplauso unánime.

La fiesta de Amparanoia

Tras el cambio de escenario de rigor, sería el turno para Amparanoia, una banda que con motivo del vigésimo aniversario del disco ‘El Poder De Machín’ ha venido a refrescar la memoria sobre su imponente cancionero. Su música festiva y bailable viene de alguna manera a recordar que no es necesario abrumar a distorsión de guitarras para hacer ska y canciones bailables, como ha venido imponiéndose en el rock ‘trompetero’.

‘Sacaron Agua’ fue la canción elegida para abrir una muy aprovechada hora de actuación, claramente rodada por el rollo festivalero. Con clásicos que recuerdan a los tiempos dorados de Manu Chao, con quien tanto ha compartido a lo largo de los años, como ese ‘Welcome To Tijuana’ que revisa aquello de “tres cosas hay en la vida”. ‘You Know What I Mean’ vino a reforzar el mensaje de la noche: “te suena raro que una mujer sea fuerte mírame a los ojos, mujer al frente”, sin perder ese punto de vista integrador: “sin tu ayuda no voy a lograrlo”.

Acompañada de una banda numerosa y repleta de buenos músicos, como ejemplo más extremo la bajista Carmen Niño, la lista continuaría con el movimiento de ‘La Semana’, la cumbia de ‘El Destino’ y los aires zíngaros de ‘Somos Viento’ y recuperar el ‘Alma de Cantaora’ de su disco en solitario como Amparo Sánchez para cerrar con ‘En La Noche’ y un ‘Que Te Den’ donde aparecieron en escena Rozalén y su inseparable Beatriz Romero para delirio de los presentes. Un broche de oro antes de que la artista manchega tomara el relevo.

Rozalén, el gran final

Con mayor tiempo de actuación, Rozalén ejerció de cabeza de cartel con la responsabilidad y entrega que corresponde a una artista sincera en cada uno de los pasos que ha dado en el mundo de la música. Sin trampa ni cartón y aunque ello “me haya provocado varios disgustos y que algunos me dejen de escuchar”, comenzó su concierto con una de sus canciones más rockeras, ‘Será Mejor’, lo que de alguna manera presagiaba que se guardaba ‘La Puerta Violeta’, apropiada para la noche, para el tramo final. Subirse en un concierto de Rozalén es viajar por una amplia amalgama de sonidos y todos con la gracia natural que le caracteriza. Así que, tras el estribillo soberbio de ‘Será Mejor’ llegaría la cumbia de ‘El Hijo de la Abuela’, la declaración de intenciones de ‘Vivir’, ‘Ahora’ y ‘Para Los Dos’, mensajes de reafirmación personal.

Convertida desde hace años en una de las principales voces de la canción de autor en español, importante activista social y defensora con su música los derechos de las minorías y comunidades más desfavorecidas no faltaría en el repertorio la referencia a la memoria histórica de ‘Justo’, ni la alegría y el baile jovial de ‘Las Hadas Existen’.

Tras ellas, llegaría el ‘momento cantinero’, abierto por una afilada y desgarrada versión de ‘La Llorona’, la guasa entre la ranchera y la copla de ‘Me Arrepiento’ y la descabalgada rumba de ‘Tu Nombre’. Y en ese viaje musical no faltaría el guiño ‘dance’ de ‘Bajar del Mundo’ o la intensidad romántica de ‘Vuelves’ y la triple mirada a su debut con ‘Comiéndote a Besos’, ’80 Veces’ y ‘Saltan Chispas’.

Para los bises, aún quedaría la grandilocuente ‘Dragón Rojo’ y, entonces sí, ‘La Puerta Violeta’, que vino de ejercer de corolario para la velada, para culminar con el “canto a la buena gente” de ‘Girasoles’ y su versión rave de ‘Respect’. Como siempre, ganaron las sonrisas.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Noticias de #Almeria

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.