www.noticiasdealmeria.com
Síganos en Telegram: Gratis e inmediato
13 errores comunes en los endulzamientos explicados por Paloma Lafuente

13 errores comunes en los endulzamientos explicados por Paloma Lafuente

Escucha la noticia

Los endulzamientos son hechizos de magia blanca muy poderosos, capaces de ofrecer resultados consolidados y que sirven para resolver cuestiones sentimentales de todo tipo.

Estos rituales cuentan con una gran aceptación y clientes de todo el mundo demandan cada vez más este tipo de servicios en las consultas de esoterismo debido a la popularidad que han adquirido gracias a internet y las redes sociales.

Sin embargo, no se trata de conjuros novedosos, ya que se practican desde prácticamente los inicios del esoterismo. Y, por tanto, solamente los videntes con experiencia y con las habilidades innatas adecuadas pueden llevarlos a cabo con garantías.

En ese grupo privilegiado se encuentra la tarotista Paloma Lafuente, una de las videntes más prestigiosas a nivel internacional, especializada en endulzamientos. A su consulta llegan clientes de Latinoamérica y Estados Unidos y atiende peticiones a diario.

Por eso, conoce todos los secretos de estos hechizos y sabe qué se debe hacer y qué no se debe hacer para que sus efectos sean realmente los esperados. ¿Cuáles son los principales errores que se cometen al realizar endulzamientos? Paloma Lafuente nos lo cuenta.

1. Escoger el endulzamiento incorrecto

Muchas personas llegan a las consultas esotéricas con peticiones muy concretas de endulzamientos, pero no se dejan aconsejar ni tienen en cuenta todas las variables que deben producirse para que un hechizo de este tipo tenga éxito.

Paloma Lafuente recuerda que pedir un endulzamiento a nuestra elección es un error, porque sólo los especialistas, a través de las técnicas adecuadas, pueden saber qué conjuro es el que más nos conviene.

En otras ocasiones, las personas se empeñan en hacer endulzamientos porque saben que son muy poderosos, sin considerar que podrían serle útiles otros tipos de hechizos, que serían más adecuados para cada caso.

Hay que señalar que ningún endulzamiento es igual a otro, que son hechizos totalmente personalizados y que lo que sirve para una pareja puede no servir para nada para otra.

2. Utilizar mal los ingredientes

Los ingredientes son la base de un endulzamiento pero, en ocasiones, algunas personas utilizan mal estos elementos y ésa es la causa de que su conjuro fracase.

Tenemos que tener en cuenta, por un lado, que no se pueden variar los ingredientes. Deben ser exactamente los que se nos indican y se deben utilizar en el orden que el profesional de la videncia nos dice.

Por otra parte, cabe señalar que los ingredientes de un endulzamiento suelen ser sencillos de conseguir. Y en muchos casos pueden incluso ser recurrentes, como el hielo, la miel, el limón o las velas. Pero también hay otros ingredientes que son totalmente personalizados, como fotografías o prendas del ser amado. Y, en ocasiones muy puntuales, pueden ser necesarios ingredientes especiales, más difíciles de conseguir pero que se utilizan como recurso en amarres de mayor complicación.

3. No contar con el profesional adecuado

Si el vidente en el que confiamos no tiene experiencia en endulzamientos o, directamente, es un falso esotérico, es imposible que el hechizo funcione.

Como es el caso de Paloma Lafuente, un profesional esotérico debe reunir las cualidades innatas necesarias, así como los conocimientos, las técnicas y la experiencia que le permitan hacer el endulzamiento de la manera más exitosa.

Si confiamos en la persona equivocada o tratamos de hacer endulzamientos por nuestra cuenta, sin supervisión de un experto, no conseguiremos nada.

Para elegir al profesional adecuado, hay que informarse sobre él en su página web oficial, en redes sociales y en foros especializados, recabando testimonios reales de sus clientes.

4. Prescindir del tarot

Como decimos, hay videntes sin experiencia o falsos videntes que dicen conocer los secretos de los endulzamientos y garantizan resultados cien por cien efectivos en tiempo récord. Pero, en estos casos, suele tratarse de mentirosos que no conocen de verdad este campo.

La mayoría de ellos, por no decir todos, se olvidan de un paso previo al hechizo que es imprescindible: la lectura de las cartas del tarot.

Una sesión de cartomancia, como explica Paloma Lafuente, ofrece información muy valiosa sobre la pareja: en qué punto se encuentra su relación, cuál es su destino común y, por supuesto, qué endulzamiento es el que necesitan. Sin las cartas, es imposible saber esos datos y, por tanto, es imposible conseguir los resultados que se buscan.

5. No tener en cuenta el horóscopo

Otro aspecto interesante de los endulzamientos que muchas veces se pasa por alto es el horóscopo. Saber este dato de la persona amada es fundamental para saber cómo enfocar el hechizo que vamos a realizar.

El horóscopo -como el tarot- nos ofrece información imprescindible, ya que habla de la personalidad y el carácter de la persona a la que dirigimos nuestro ritual. Y esto nos puede ayudar a elegir el endulzamiento más adecuado, e incluso a conocer cuál es el momento idóneo para dar comienzo a nuestro conjuro.

6. Elegir mal el espacio del ritual

El espacio en el que llevemos a cabo nuestro endulzamiento debe ser un lugar al que solamente nosotros tengamos acceso. No podemos desplegar los ingredientes en cualquier sitio.

Para empezar, el espacio debe estar purificado y libre de energías negativas. Luego, es importante que sea un lugar íntimo y sin interrupciones ni distracciones, porque tendremos que realizar nuestras oraciones y no podemos dejar que nada ni nadie modifique lo más mínimo los elementos que utilizamos.

Paloma Lafuente recomienda que no hagamos el endulzamiento en casa si convivimos con otras personas, especialmente si esa persona es el objeto de nuestro ritual. En este caso, acude a la consulta de un profesional y te indicará cómo proceder.

Ten en cuenta también que debe ser un lugar espacioso porque tendrás que desplegar muchos ingredientes y tienes que tener libertad de movimientos.

7. No utilizar magia blanca

Como su propia definición dice, los endulzamientos son rituales de magia blanca. Esto significa que sus efectos son poderosos y positivos para quien los hace y para quien es objeto del ritual pero, en ningún caso, causan daño alguno.

Si un endulzamiento no funciona, nadie notará ningún cambio, ni para bien ni para mal.

Esto es muy importante porque los falsos videntes e incluso los esotéricos sin experiencia pueden ofrecer endulzamientos con magia negra o con magia roja. Esto es un tremendo error.

Como recuerda Paloma Lafuente, los endulzamientos siempre se harán con magia blanca, y ningún profesional utilizará la magia negra -ni en éste ni en ningún otro caso- porque sus consecuencias pueden ser peligrosas y hacer daño a terceros. No utilizar magia blanca puede ser la causa principal de que un endulzamiento fracase.

8. No mantener en secreto tu amarre

Paloma Lafuente es muy clara con esto: no se le debe decir a nadie que estamos haciendo un endulzamiento. Debemos estar muy concentrados en nuestro ritual y nunca debemos pregonarlo porque eso impedirá que funcione.

En este tipo de rituales sólo debes poner tu energía para que alcance la de tu ser amado, pero hacer partícipes a otras personas será una barrera para lograr los objetivos que te propones. Los endulzamientos se llevan en secreto siempre y para siempre.

9. Elegir una fotografía inadecuada

Como dijimos antes, en los endulzamientos son necesarios ingredientes personalizados, que suelen ser fotografías o prendas de la persona que es objeto de nuestro ritual.

Pero hay que tener muy claro que no nos vale cualquier fotografía para hacer el hechizo. En la imagen se debe captar el rostro de esa persona de forma clara y nítida, que se le vea lo mejor posible.

Por ejemplo, no valen las que lleve gafas de sol o sombrero, las que esté de espaldas, las que se le vea de lejos o las que sea difícil de identificar. Y, por supuesto, debe transmitir cómo es esa persona, debe captar su energía, porque eso es lo que trataremos de ‘atrapar’ con el conjuro.

10. No seguir los pasos indicados

Es habitual que los clientes se equivoquen en los pasos de un endulzamiento, que inviertan el orden sin querer o que crean que no pasa nada por hacer un paso antes que otro, o incluso todos a la vez.

Éste, como bien explica Paloma Lafuente, es uno de los errores principales cuando un endulzamiento fracasa.

Cuando confiamos en un profesional del esoterismo que es experto en endulzamientos, debemos seguir sus indicaciones paso a paso, tal y como se nos dice, porque es la única manera de que el ritual siga su curso y logre sus objetivos.

El más mínimo error en esto hará que el conjuro no sirva para nada y haya que iniciar el proceso desde el principio.

El orden de los ingredientes es muy importante, el orden de las oraciones, la manera en la que se nos pide que hagamos un paso… Por ejemplo, si se nos dice que encendamos una vela con una cerilla, jamás utilicemos un mechero. Esto es bastante frecuente y da al traste con todo el hechizo.

11. Tirar los ingredientes al finalizar el hechizo

¿Qué hacer con los ingredientes de tu conjuro una vez que terminas el ritual? La mayoría de las personas piensa que basta con recoger y limpiar todo y tirar lo sobrante a la basura. Esto es, como explica Paloma Lafuente, un error de principiante que puede salir muy caro.

Cuando un ritual se termina de realizar, el profesional esotérico que nos guía nos dirá qué debemos hacer con los ingredientes. Cada caso es diferente y no siempre se nos pedirá hacer lo mismo con estos elementos.

Tirarlos es un fallo grave, salvo que se nos diga que debemos hacerlo. Pero, por supuesto, lo haremos de la manera que se nos indique. De ahí la importancia de contar con el profesional adecuado, que sepa lo que hay que hacer en cada momento.

Cada endulzamiento puede terminar de una forma diferente -por ejemplo, pidiendo el deseo que persigues- pero el final del ritual es el momento en el que terminas de deshacerte de todos los ingredientes.

A veces, es posible que se te diga que debes guardar determinado elemento. Otras, que ciertos elementos deben ser quemados o congelados. Todo dependerá del tipo de conjuro y del objetivo del mismo. Sólo tenemos que seguir las indicaciones del profesional esotérico correspondiente.

12. Perder la fe, la paciencia o la concentración

Una característica de los endulzamientos es que se trata de conjuros que ofrecen resultados consolidados, es decir, que sus efectos se prolongan en el tiempo a largo plazo e incluso pueden durar para siempre.

Esto significa también que sus efectos no son inmediatos ni se notan de la noche a la mañana, sino de forma progresiva.

Por eso, muchas personas que no ven efectos pronto pierden la paciencia o la fe en el hechizo, y eso es precisamente lo que lo hace fracasar.

Debemos estar concentrados al cien por cien en el ritual, de principio a fin. A la más mínima distracción de nuestro objetivo, todo el proceso habrá sido para nada.

13. No realizar un seguimiento del ritual

Por último, algo fundamental es realizar un seguimiento de nuestro endulzamientopara comprobar que hemos logrado el objetivo. Muchos se olvidan de esto, pero Paloma Lafuente recuerda que una lectura del tarot cuando se ha terminado el conjuro nos ayudará a saber si hemos hecho el hechizo correctamente y si sus resultados se han consolidado de verdad.

Paloma Lafuente nunca deja a medias sus endulzamientos y siempre hace un seguimiento a sus clientes. Por eso su servicio tiene tan buenas opiniones y, por eso, a su consulta llegan personas de todo el planeta, incluyendo Latinoamérica y Estados Unidos.

Es una información de noticiasdealmeria.com:..
Valora esta noticia
0
(0 votos)