www.noticiasdealmeria.com
Centralismo redundante
Ampliar
(Foto: malasombra)

Centralismo redundante

Por Rafael M. Martos
x
directornoticiasdealmeriacom/8/8/26
https://www.noticiasdealmeria.com
viernes 09 de junio de 2023, 05:00h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Add to Flipboard Magazine. Compartir en Meneame

Escucha la noticia

La izquierda se ha enfurecido por las palabras del líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, de que si llega a la presidencia del Gobierno derogará leyes como la de Memoria Democrática o la Ley Trans, entre otras, como la de la eutanasia. Según los partidos progresistas, estas declaraciones suponen una amenaza para los derechos y las libertades de ciertos colectivos y una muestra de la involución que pretende el PP. Sin embargo, lo que revelan estas críticas es un profundo desconocimiento del Estado de las autonomías, que permite a las comunidades autónomas legislar sobre estas materias según sus propios criterios y necesidades, e incluso sensibilidades.

Vayamos a datos, como que en Madrid se aprobó una Ley Trans pionera en España, que reconoce el derecho a la autodeterminación del género y facilita el cambio de nombre y sexo en el registro civil, y lo hizo con un gobierno del Partido Popular. En Andalucía, el PP votó a favor de la Ley Trans y la Ley de Memoria Histórica impulsadas por el PSOE, así como la de muerte digna, y no las ha derogado, ni cuando ha gobernado con Ciudadanos, a pesar de las presiones de Vox, ni tampoco ha pensado en hacerlo ahora que tiene mayoría absoluta.

Por tanto, resulta absurdo e incoherente que la izquierda se escandalice por la posible derogación de unas leyes estatales que son innecesarias e irrelevantes en muchas comunidades autónomas.

Vamos a otros detalles curiosos de las palabras derogatorias de Feijóo, como la eliminación de los ministerios de Consumo y de Igualdad. En ambos casos, las comunidades autónomas tienen plenas competencias en ello, por lo que son innecesarios y su creación solo ha respondido a la necesidad de dar puestos de trabajo a los socios de gobierno. Además, en el caso de Igualdad, hay que explicar que lo importante son las políticas de igualdad, no la existencia de un ministerio con ese nombre. Es como si entendiésemos que al no haber un ministerio de la Infancia o de la Ancianidad, o de la Mujer, o de las familias, o de las confesiones religiosas, o de los sindicatos… el gobierno no tiene políticas para estos sectores, o como si la desaparición del Ministerio de Fomento, hubiese conllevado las eliminación de las políticas de obra pública… lo importante son las políticas, no los políticos.

Decir que la derecha debe asumir que vivimos en Estado descentralizado es algo habitual, pero los ribetes centralistas de la izquierda no son menores, quizá por su voracidad legisladora, por su afán de hacer leyes y más leyes, aunque sean redundantes, inoportunas o precipitadas, aunque estén cargadas de errores contraproducentes, como la del “Solo sí es sí”, que hasta el Tribunal Constitucional ha confirmado fallida al aceptar que las rebajas penales a los delincuentes sexuales han estado dentro de la ley.

Pero déjenme que les diga lo divertido que también resulta escuchar a la extrema derecha mediática aplaudiendo estas futuras derogaciones de Feijóo (la política no lo hace porque le roba el programa y no le gusta) cuando en realidad no cambiarán absolutamente nada. Y Feijóo lo sabe, porque ha sido presidente de una comunidad autónoma. Supongo que Isabel Díaz Ayuso y Juanma Moreno también le habrán comentado algo del tema en sus territorios.

Rafael M. Martos

Editor de Noticias de Almería

Periodista. Autor de "No les va a gustar", "Palomares en los papeles secretos EEUU", "Bandera de la infamia", "Más allá del cementerio azul", "Covid19: Diario del confinamiento" y la novela "Todo por la patria"