www.noticiasdealmeria.com

#COVID19 día 56
Todos mirando a Madrís

sábado 09 de mayo de 2020, 19:09h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Escucha la noticia

Uno de los ejemplos más groseros de manipulación informativa lo hemos tenido con el cambio de fase en la desescalada del COVID19, en la que además se ha exhibido sin pudor el centralismo que nos carcome, tanto entre los medios de comunicación como entre los políticos.

Vayamos… por fases. Durante varios días, la prensa del entorno del Gobierno incidía en marcar las diferencias entre la postura de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel García Ayuso (PP), y su vicepresidente Ignacio Aguado (Ciudadanos), sobre el cambio de fase, ya que la primera era reacia a pedirla, y el segundo activo defensor de solicitarla.

El voto de Ciudadanos en el Congreso, con Inés Arrimadas a la cabeza, salva a Pedro Sánchez (PSOE), que reconoce no tener Plan B, permitiéndole ampliar el Estado de Alarma a pesar de la abstención del PP.

Finalmente, el pulso en el Gobierno de Madrid lo gana Aguado, y la Comunidad solicita el paso a la Fase 1. Inmediatamente todas esas terminales mediáticas, en prensa, radio, televisión, digitales, y opinadores callan un día, pero en cuanto se filtra que Madrid no presenta condiciones como para pasar, el ataque se produce de un modo brutal contra Ayuso… olvidando que era cosa de Ciudadanos, y que en todo caso, habría que criticarle a ella que se dejara convencer por Aguado. Lo que sucede es que a Ciudadanos había que agradecerle el gesto con el PSOE, y ahí lo tienen… una Inés Arrimadas (Cs) revalorizada por su sentido del Estado, y un Aguado cuyo error nadie recuerda.

Pero como lo que hay detrás de todo esto no es un interés sanitario sino político, desde ese instante no para de hablarse de la desescalada de Madrid, olvidando que hay 17 comunidades y dos ciudades autónomas, que son 53 provincias, y que son no sé cuantos distritos sanitarios o comarcas… nada de eso importa a los medios, que siguen erre que erre contándonos lo que pasa allí, e insistiendo una y otra vez en la culpabilidad del PP… como si pudiese hablarse de culpabilidades en este asunto. Hablamos sencillamente de que el Gobierno autonómico considera que su territorio está o no en condiciones de cambiar de fase, y qué considera el comité técnico correspondiente. Por relevante que sea desde el punto de vista económico, solo se trata de eso.

Por si fuera poco, es bochornoso leer en Twitter a políticos andaluces opinando sobre Madrid en vez sobre Andalucía.

El colmo lo pone la inefable Adriana Lastra (PSOE), que tuitea “Madrid no puede pasar a la Fase 1. Estamos protegiendo la salud de los madrileños. Protegemos Madrid” antes de anunciarse la decisión del comité de expertos, pero sin hacer alusión a que Castilla-La Mancha, gobernada por el socialista Guillermo García Page, también pidió el paso de toda ella a la nueva fase, pero no se le ha permitido, por lo que habría que entender que su presidente socialista no estaba por proteger la salud de sus conciudadanos. Por cierto, dice el socialista que “Madrid nos irradió el virus” ¿podría explicar cómo lo hizo?

Más descarado es el cartel que publica el PSOE en redes sociales con una sanitaria con mascarilla arrogándose el "protegemos Madrid" por la actitud "irresponsable" del Gobierno del PP-Cs que pedía el cambio de fase, pero ni una legra de su compañero Page, o de la Comunidad Valenciana. Y tampoco de dónde son las mascarillas... que igual son fake.

¿Se han dado cuenta? Me da exactamente igual si Madrid pasa o no pasa, o dicho de otro modo, me importa lo mismo que Galicia, Cataluña o Castilla-León, y es que en Andalucía, la situación del rompeolas de todas las Españas nos interesa en función de los turistas que nos aporta, pero en la fase 1 no podrán venir.

Con los miles de muertos encima, el uso torticero de todo esto es de vergüenza.

Rafael M. Martos

Editor de Noticias de Almería

Periodista. Autor de "No les va a gustar", "Palomares en los papeles secretos EEUU", "Bandera de la infamia" y de "Más allá del cementerio azul".